partir (partiendo)

Presente

English
I depart, am departing
yo
parto
partes
Ud./él/ella
parte
nosotros, -as
partimos
vosotros, -as
partís
Uds./ellos/ellas
parten

Futuro

English
I will depart
yo
partiré
partirás
Ud./él/ella
partirá
nosotros, -as
partiremos
vosotros, -as
partiréis
Uds./ellos/ellas
partirán

Imperfecto

English
I was departing, used to depart, departed
yo
partía
partías
Ud./él/ella
partía
nosotros, -as
partíamos
vosotros, -as
partíais
Uds./ellos/ellas
partían

Pretérito

English
I departed
yo
partí
partiste
Ud./él/ella
partió
nosotros, -as
partimos
vosotros, -as
partisteis
Uds./ellos/ellas
partieron

Condicional

English
I would depart
yo
partiría
partirías
Ud./él/ella
partiría
nosotros, -as
partiríamos
vosotros, -as
partiríais
Uds./ellos/ellas
partirían

Presente perfecto

English
I have departed
yo
he partido
has partido
Ud./él/ella
ha partido
nosotros, -as
hemos partido
vosotros, -as
habéis partido
Uds./ellos/ellas
han partido

Futuro perfecto

English
I will have departed
yo
habré partido
habrás partido
Ud./él/ella
habrá partido
nosotros, -as
habremos partido
vosotros, -as
habréis partido
Uds./ellos/ellas
habrán partido

Pluscuamperfecto

English
I had departed
yo
había partido
habías partido
Ud./él/ella
había partido
nosotros, -as
habíamos partido
vosotros, -as
habíais partido
Uds./ellos/ellas
habían partido

Pretérito anterior

English
I had departed
yo
hube partido
hubiste partido
Ud./él/ella
hubo partido
nosotros, -as
hubimos partido
vosotros, -as
hubisteis partido
Uds./ellos/ellas
hubieron partido

Condicional perfecto

English
I would have departed
yo
habría partido
habrías partido
Ud./él/ella
habría partido
nosotros, -as
habríamos partido
vosotros, -as
habríais partido
Uds./ellos/ellas
habrían partido

Presente

English
I depart, am departing
yo
parta
partas
Ud./él/ella
parta
nosotros, -as
partamos
vosotros, -as
partáis
Uds./ellos/ellas
partan

Imperfecto

English
I departed, was departing
yo
partiera
partieras
Ud./él/ella
partiera
nosotros, -as
partiéramos
vosotros, -as
partierais
Uds./ellos/ellas
partieran

Futuro

English
I will depart
yo
partiere
partieres
Ud./él/ella
partiere
nosotros, -as
partiéremos
vosotros, -as
partiereis
Uds./ellos/ellas
partieren

Presente perfecto

English
I have departed, departed
yo
haya partido
hayas partido
Ud./él/ella
haya partido
nosotros, -as
hayamos partido
vosotros, -as
hayáis partido
Uds./ellos/ellas
hayan partido

Futuro perfecto

English
I will have departed
yo
hubiere partido
hubieres partido
Ud./él/ella
hubiere partido
nosotros, -as
hubiéremos partido
vosotros, -as
hubiereis partido
Uds./ellos/ellas
hubieren partido

Pluscuamperfecto

English
I had departed
yo
hubiera partido
hubieras partido
Ud./él/ella
hubiera partido
nosotros, -as
hubiéramos partido
vosotros, -as
hubierais partido
Uds./ellos/ellas
hubieran partido

Afirmativo

English
Depart!
yo
parte
Ud./él/ella
parta
nosotros, -as
vosotros, -as
partid
Uds./ellos/ellas
partan

Negativo

English
Don't depart!
yo
no partas
Ud./él/ella
no parta
nosotros, -as
vosotros, -as
no partáis
Uds./ellos/ellas
no partan

parto
25 Mas ahora parto para Jerusalem á ministrar á los santos.
22 Porque sabemos que todas las criaturas gimen á una, y á una están de parto hasta ahora.
partes
Ella se divide en cinco partes.
La cabeza tiene dos partes, la cara y el cráneo.
Papá las está mandando cada día á todas partes.
Por todas partes se encuentran flores hermosas.
Las cinco partes son: América, Europa, Asia, África y Oceanía.
Sube la señora, y busca en balde por todas partes a su hermana.
UNA LECCIÓN DE GEOGRAFÍA La tierra tiene cinco partes o continentes.
La América contribuye con tres cuartas partes a la producción mundial de maíz.
VARIANTS: =Por todas partes; doquiera.= [66] =Cirilo Villaverde.= A Cuban novelist.
En todas partes se nota[10] la necesidad de aumentar el número de las escuelas normales.
El ladrante slang yanqui sonaba por todas partes, bajo el pabellón de bandas y estrellas.
En ciertas partes de Honduras donde el suelo retiene la humedad, la caña prospera admirablemente.
La América se divide en tres partes, que son: la América del Norte, la América Central y la América del Sur.
Quería tener el mejor arquitecto de Europa para construir este hermoso edificio y le buscó por todas partes.
Hubo un tiempo[14] en que Chile contribuyó con las tres cuartas partes[15] de la producción mundial de cobre.
De todas las partes del carnero la más desdeñada es la pierna y en realidad no dejan de[6] tener razón para ello.
El nombre de chino también se aplica en algunas partes al hijo de mulata y negro, y en otras al de indio y zambo.
EL CUERPO HUMANO El cuerpo humano se compone de tres partes principales que son la cabeza, el tronco y las extremidades.
En los campos hay que contentarse con él; pues no se puede por todas partes sacrificar el ganado mayor para la alimentación.
Este plato nacional tiene por todas partes un compañero obligado, el _asado_; pero es preciso que este asado reuna ciertas condiciones.
Dos terceras partes del valor de las exportaciones provienen de los metales preciosos; la exportación de cueros y ganado sigue en importancia.
Los cafetos se encuentran en muchas partes, pero la mayor producción y la mejor calidad de café se obtiene en los campos cerca de Río de Janeiro.
Por todas partes[138] cruzaban numerosas legiones de estos animales, pequeños y grandes, desde los más dañinos hasta los de más desagradable figura.
Ahora bien, una designación común crea en la mente la presunción de que existen semejanzas estrechas entre todas las partes que concurren a formar ese todo.
Por todas 20 partes de estas líneas férreas se ven trenes cargados de[330] bananas componiéndose cada uno de los trenes de varios vagones.
of_ =parecer= =pariente= _m._ relative =parte= _f._ part; =en ninguna parte= nowhere, not anywhere; =por todas partes= everywhere =pasa= _3 sing.
Es la menor de las grandes Antillas, y tiene una extensión[275] aproximada de 3400 millas cuadradas, o más de las tres cuartas partes de la de Connecticut.
Los demás actos o autos se presume que son conocidos de las partes con tal que[29] hayan transcurrido dos o tres días desde el en que fueron[30] firmados por el juez.
NOTES: [Note 137: =hace mucho tiempo=, _a long time ago_.] [Note 138: =por todas partes=, _everywhere_.] [Note 139: =todo lo destruían=, _they destroyed everything_.
Y en tercer lugar, debo decirle que yo le hospedo en mi casa con mucho gusto, que soy su amigo, y en ocho ó quince días tendré el gusto de acompañarle á todas partes, y de...
La humilde mofeta, llamada en unas partes _zorrino_, y en otras _mapurite_, sale de Sud America en estado bruto y regresa valiendo en pesos lo que por ella se pagó en centavos.
Primeramente es preciso para llenar las condiciones de sabor deseado que el pedazo sea cortado en las partes firmes de la pierna del buey, allí donde la carne es más resistente.
Los elencos o cuadros de las compañías son siempre discretos y a veces notables y en sus primeras partes[3] suelen figurar nombres de cantatrices,[4] tenores, barítonos o bajos famosos.
Los pies se quejaron de que ellos tenían que llevar al cuerpo y andar por todas partes; los ojos se quejaron de que ellos tenían que ver siempre todas las cosas y vigilar constantemente.
El carbón no abundará[4] en ella como en Europa, Estados Unidos y otras partes; pero es innegable que en esa parte del mundo hay importantes yacimientos carboníferos que aguardan su explotación.
Arrojado de todas partes, sin tener un pedazo de pan que llevarse á la boca, ni ropa con que preservarse del frío, comprendió el cuitado con terror que se acercaba el instante de pedir limosna....
EL REINO DE LAS HADAS Valles oscuros, torrentes umbríos, bosques nebulosos en los cuales nadie puede descubrir las formas a causa de las lágrimas que gota a gota se lloran de todas partes!
algunos donde el indio constituye las dos terceras partes de la población; otros donde el negro predomina en igual proporción; y por fin, países donde el indio y el negro son totalmente o casi desconocidos.
Aquel día mi chiquita no salió al balcón, sin duda avergonzada de su condescendencia; pero al siguiente la hallé dispuesta y aparejada al combate de miradas, señas y sonrisas, que ya no escasearon por ambas partes.
In most Spanish American countries the sound of _d_ in the past participle is slurred or omitted altogether and final _o_ is often changed to _u_, as in _pasado_, "_pasau_." [10] =En todas partes se nota,= _Everywhere one notes_.
En la noche solitaria purifican con sus rayos y mi corazón abrasan y me prosterno ante ellos con adoración extática; y en el día no se ocultan cual se ocultó mi esperanza; por todas partes me siguen mirándome fijamente en mi espíritu clavadas...
Veíanse por todas partes caballitos, sables de varias 15 formas, fusiles, pistolas, cascos, lanzas, banderas, cinturones, cornetas, pelotas, velocípedos, tambores, carros, cañones pequeños, etc., todo revuelto y en gracioso desorden.
Todos rieron de buena gana,[52] pero el señor Martínez, calmando a sus amigos con un gesto, dijo: --Para llenar ese déficit está el carbón.[53] El carbón ha suministrado las tres quintas partes de las exportaciones de la Gran Bretaña para la América latina.
Muy cerca de allí, dos enormes barcas de Boston descargan también harina de trigo y de maíz en abundancia fabulosa, y en diversas 15 partes del muelle y de la bahía descargan a la vez como una docena de buques más, casi todos procedentes de los Estados Unidos.
La gran mayoría de los llamados «panamás» son hechos en el Ecuador y también en ciertas partes de Colombia, denominándose _suazas_, los que de este último país proceden; pero los principales centros de producción están en la primera república nombrada, siendo los más famosos los de Montecristo y Jipijapa.
Seguiríales entonces, como un desenvolvimiento necesario, la trasmisión, por los libros que esos conocimientos encierran, traduciéndolos al castellano, de las ideas que forman hoy, por decirlo así, el caudal común de la humanidad, y que no por todas partes penetran en la América del Sur, por falta de caminos y agencias adecuadas.
Para colmo de aflicción, vió la buena señora por todas partes los objetos con que Celinina había alborozado sus últimos días; y como éstos eran los que preceden á Navidad, rodaban por el suelo pavos de barro con patas de alambre; un San José sin manos; un pesebre con el Niño Dios, semejante á una bolita de color de rosa; un Rey Mago montado en arrogante camello sin cabeza.
Á poco se esparció una voz por el lugar,--una de esas voces que parecen formarse en las nubes, y que llegan á la tierra como aerólitos consistentes y compactos,--de que aquel hombre, que parecido al huracán había venido sin saberse de dónde, ni á dónde iba, andaba á salto de mata, prestado y forastero en todas partes, para burlar á la justicia que le buscaba con objeto de echarle mano.
Cuando se cansó de tales maniobras, se asomó por entero y me miró fijamente por un buen rato, cual si tratase de demostrar que no me tenía miedo alguno.{15-5} Entonces se generalizó por entrambas partes un fuego graneado de miradas, acompañado por lo que á mí respecta de una multitud de sonrisas, saludos y otros proyectiles mortíferos, que debieron causar notables estragos en el enemigo.
Fué más lejos aún que Pereda, pues no se limitó su innovación a reproducir, tal como era en el mundo real, la psicología de cada personaje, sino que llegó, subordinando las partes al todo, a una síntesis profunda y suprema en que pone de relieve,[69] como un filósofo que de análisis en disección[70] ha llegado a la meta[71] de una hipótesis compendiosa, las leyes históricas del período más ominoso de la colonización española en Cuba.
También a los norteamericanos se les ofrecieron muchas y numerosas dificultades que vencieron a fuerza de energía y trabajo y lograron rescatar a su gente saneando el istmo 15 con petróleo, destruyendo las larvas de los mosquitos que son los que inoculan la fiebre amarilla, poniendo casas que protegieron con tela metálica y aplicando en todas partes los métodos más científicos y modernos, valiéndose también del[268] vapor y de la fuerza eléctrica 20 en el funcionamiento de las máquinas empleadas en el trabajo.
En ocasiones saltan de repente[6] lagartos enormes, parecidos a las iguanas, y huyen revolviendo la basura del suelo; en otras nada se ve, pero se oye un sordo roznar en la espesura, y el ruido de un andar lento al través de la maleza; de continuo[7] y por todas partes la animación de la naturaleza en el esplendor de su abandono; y a raros intervalos, a orillas del camino y escondida se encuentra la choza miserable de algún vecino de Guayabito, pálido y enfermizo: el hombre está de más[8] en medio de aquellas selvas, y sucumbe sin energía, como abrumado por el mundo físico.
El comedor está amueblado como en todas partes.[136] En las casas de alguna importancia[137] los estilos que predominan son el inglés y el francés: una mesa, generalmente de extensión, para que no tome[138] más espacio del que[139] se necesita según el número[140] de comensales, sillas de madera tallada y a veces con asiento de cuero, una heladera, un aparador en cuya parte superior se guarda[141] a la vista[142] la loza, los cristales, etc., reservándose las gavetas para los cubiertos, y el armario inferior para los manteles y servilletas o algunos fiambres y otras provisiones, inclusive vinos y licores.
En las pampas está la inmensidad, la soledad, el silencio, la abrumante igualdad de lugar y de tiempo: en las montañas, el hombre halla horizontes limitados, que hace suyos y toca como si fueran su propiedad; se siente acompañado por las colinas graciosas de pendientes circulares y suaves, por los picos rocallosos y salvajes, por los boscajes aislados y las mesetas de verdura; encuentra la animación bulliciosa de la naturaleza en todas partes, en las voces del torrente que se desata furioso entre las rocas de la quebrada, en los ruidos de las auras que juguetean en las selvas, en los zumbidos del viento que se choca en las cumbres sinuosas.
En toda la travesía no se encuentra una gota de agua, ni se ve ni se puede contar con un parapeto que le permita ampararse para descansar un momento del incómodo y frío viento que penetra por sobre todo abrigo; que del mismo modo no encontrará un árbol, un peñasco, un algo[1] que le resguarde por un instante del calor del sol que le abrasa y le persigue con una intensidad que parece va aumentando segundo por segundo.[2] Entonces es el gran momento de la contemplación: la vista se pierde sin distinguir señal alguna; el camino está por todas partes abierto, sin valla que se interponga; cielo y tierra son uniformes en color y en aspecto; de un lado todo celeste, de otro lado blanquizco, amarillento.
Por todas partes se veían cruzar escuderos caracoleando en sus corceles ricamente enjaezados; reyes de armas con lujosas casullas llenas de escudos y blasones: timbaleros vestidos de colores vistosos, soldados cubiertos de armaduras resplandecientes, pajes con capotillos de terciopelo y birretes coronados de plumas, y servidores de á pie que precedían las lujosas literas y las andas cubiertas de ricos paños, llevando en sus manos grandes hachas encendidas, á cuyo rojizo resplandor podía verse á la multitud, que con cara atónita, labios entreabiertos y ojos espantados, miraba desfilar con asombro á todo lo mejor de la nobleza castellana, rodeada en aquella ocasión de un fausto y un esplendor fabulosos.
El fastuoso banquero, cuyo nombre sólo con ser mencionado[3] hace desfilar por la mente un mundo fantástico de millones, estrecha con su mano pulida la grosera garra del chalán marrullero; el humilde comisionista se codea familiarmente con el propietario acaudalado a quien adula según las reglas de la democracia en boga; el mozalvete recién iniciado en la turbulenta vida de los negocios pasea por todas partes sus miradas[4] codiciosas; el aventurero procaz roza el modesto traje del simple dependiente con los estirados faldones de su levita presuntuosa; el insular petimetre ostenta su bigote rizado a tijera[5] bajo la mirada aguda del periodista burlón que prepara su crónica sensacional, husmeando todas las conversaciones; el anciano enriquecido por largos años de duro trabajo comenta, con la frialdad del egoísmo que dan los años, esa crónica diaria de la Bolsa, muchas de cuyas páginas están escritas con sangre[6]; el usurero famélico gira y gira describiendo círculos siniestros en torno de sus víctimas infelices.
Por las extensas galerías que se prolongaban á lo lejos formando un intrincado laberinto de pilastras esbeltas y ojivas caladas y ligeras como el encaje, por los espaciosos salones vestidos de tapices, donde la seda y el oro habían representado, con mil colores diversos, escenas de amor, de caza y de guerra, y adornados con trofeos de armas y escudos, sobre los cuales vertían un mar de chispeante luz un sinnúmero de lámparas y candelabros de bronce, plata y oro, colgadas aquéllas de las altísimas bóvedas, y enclavados éstos en los gruesos sillares de los muros; por todas partes á donde se volvían los ojos, se veían oscilar y agitarse en distintas direcciones una nube de damas hermosas con ricas vestiduras, chapadas en oro, redes de perlas aprisionando sus rizos, joyas de rubíes llameando sobre su seno, plumas sujetas en vaporoso cerco á un mango de marfil, colgadas del puño, y rostrillos de 'blancos encajes, que acariciaban sus mejillas, ó alegres turbas de galanes con talabartes de terciopelo, justillos de brocado y calzas de seda, borceguíes de tafilete, capotillos de mangas perdidas y caperuza, puñales con pomo de filigrana y estoques de corte, bruñidos, delgados y ligeros.
--De ambas partes.
¿Cómo se llaman estas partes?
¿Cuáles son estas dos partes?
¿Cuáles son las tres partes?
¿Cuáles son las cinco partes?
¿Cuántas partes tiene la tierra?
¿Cuántas partes tiene la cabeza?
¿Qué se encuentra por todas partes?
¿En cuántas partes se divide la América?
¿En cuántas partes se divide la tierra?
¿De cuántas partes se compone el programa?
--¿Quién hace la notificación a las partes?
[15] =tres cuartas partes=, _three fourths_.
¿De cuántas partes se compone el cuerpo humano?
[3] =primeras partes,= _the leading characters_.
[136] =como en todas partes=, _as (it is) everywhere_.
--¿Cómo se denomina las diversas partes de una oficina?
=ambos, -as,= both, the two; =por ambas partes,= on either side.
--Contribuye con las cuatro quintas partes a la producción mundial.
=Variant=: =Es evidente por todas partes= (or _doquiera_, a contraction of _donde quiera_).
--Este cuidado se deja, por lo general, a cargo de los procuradores, que representan a las partes.
--Correspondería a las tiendas de comestibles que en la América española se llaman almacenes, abacerías, lonjas, y en algunas partes, bodegas.
--En algunas partes se la usa en ciertas industrias, como en la fabricación de cerveza; en otras se la destina al consumo de las poblaciones.
--Sí señor; _por_ enero y febrero, o más exactamente, entre diciembre y abril la navegación en las partes altas del Orinoco está interrumpida.
--Casi en todas partes; pero aun donde la gratuidad es un principio proclamado, no todos los niños reciben gratuitamente los libros y otros útiles escolares.
23 Y como los soldados hubieron crucificado á Jesús, tomaron sus vestidos, é hicieron cuatro partes (para cada soldado una parte); y la túnica; mas la túnica era sin costura, toda tejida desde arriba.
=parte=, _f._, part; =á (en) todas partes=, everywhere; =de parte de=, on the part of, in behalf of; =de parte á parte=, through and through; =por ninguna parte=, nowhere; =por otra parte=, on the other hand.
--En modo alguno.[9] Sin duda en todas partes se ven personas que no desean tener trato con nadie, que nunca reciben extraños y menos extranjeros en sus casas; que a nadie hacen siquiera[10] el ofrecimiento de su[11] amistad.
--Tuve la suerte de[5] visitar un cafetal en el mes de octubre, cuando los cafetos están en pleno florecimiento.[6] Las plantas cubrían las colinas y los llanos, y el aire llevaba a todas partes el delicado perfume de sus flores.
--Don Enrique expresaba una idea semejante, y me decía que, viajando por Centro América, se descubren por todas partes signos de actividad relacionada con el comercio de banana, en el cual los norteamericanos han invertido enormes capitales.
--Sí, pues cada república hispano-americana le ha dado un nombre distinto: le llaman _sombrero de pelo_ en la Argentina, _colero_ en Chile, _cubeta_ en Méjico, _buche_ en el Ecuador, y en otras partes _chistera_, _galera_, _sorbete_, _bolero_, y qué sé yo cuántos[4] nombres más.
--Un manjar hecho con maíz tierno rallado, pimientos, tomates, grasa y azúcar que se cuece en agua o en el baño maría,[15] calentándolo al rescoldo.[16] Este plato, más o menos modificado, se consume en toda la América española y se llama _humita_ en Chile y el Río de la Plata y _chigüil_ en otras partes.
_Poesía_ 77 Colón 78 El combate de Diego Pérez 83 El Mayflower 86 Emilio Castelar 90 El cura y el sacristán 92 El español de varias partes 95 El canal de Panamá 100 Puerto Rico 104 La República Argentina 109 El espantajo 116 El Brasil 121 El café 127 Chile 130 El arrepentimiento de un penitente 135 Una visita a Costa Rica 140 Cuenca, la ciudad meridional del Ecuador 144 El juez ladrón y el ladrón juez 147 Méjico 153 El Perú 158 El alacrán de Fray Gómez 163 Venezuela 166 Refranes 170 Apéndice de verbos 172 Vocabulario 207 LISTA DE LOS GRABADOS La Giralda de Sevilla _Frontispicio_ Página Un Vendedor de Botijos 8 El Palacio Real de la Granja 12 Una Calle de una Aldea Española 16 Un Olivar de España 22 Una Ventana de la Alhambra 26 El Patio de los Arrayanes de la Alhambra 36 La Plaza Mayor, Burgos 46 Un Rincón de Sevilla 52 La Salida de las Cuadrillas 54 Pasto para las Bestias 58 Una Calle Sevillana 66 Cristóbal Colón 76 La Santa María 79 Una Brújula 82 El "Mayflower" en el Puerto de Plymouth 86 El Estadista Castelar 90 Un Rebaño de Ovejas en un Rancho Chileno 92 Las Esclusas de Pedro Miguel Miradas desde el Norte, Agosto de 1910 100 Las Esclusas de Gatún 100 El Corte de Culebra del Canal de Panamá 102 Vendedores de Sombreros, Puerto Rico 105 Las Palmas de Puerto Rico 106 Regatas de Buques en el Puerto de San Juan 106 El Acarreo do la Lana, Argentina 110 La Plaza de Congreso, Buenos Aires 112 Ganado de una Estancia Argentina 114 Mulas de Carga, los Andes 118 Panorama de la Bahía y Ciudad de Río de Janeiro 120 Secando el Café en el Brasil 126 Un Cafetal Brasileño 128 Vaqueros Chilenos 130 Un Yacimiento de Nitrato 132 Minando el Salitre 134 Llamas de los Andes 136 El Puerto de Valparaíso 138 Recogiendo las Bananas de Costa Rica 140 El Seminario de Cuenca 145 La Catedral de la Ciudad de Méjico 156 En la Región Minera del Perú 158 Una Tumba de los Incas 159 El Monte Misti y el Observatorio de Harvard 160 Un Aguador Inca 162 Un Cañón de los Andes en la Línea Ferroviaria de Oroya 164 Estatua de Bolívar, Plaza de Caracas, Caracas, Venezuela 166 En el Mercado de Caracas 168 MAPAS España 2 América del Sur 74 América Central 152 SECCIÓN DE CUENTOS EUROPEOS LECTURAS FÁCILES [Transcriber's note: The spelling and accentuation of the original work have been retained.
parte
VARIANT: =Por su parte=.
Sevilla_, 1789, za parte, p.
Cada parte forma un continente.
Por mi parte no diré lo contrario.
ver la parte navegable de ese río.
La cabeza es la parte más importante.
usted sino la cuarta parte, ó la quinta.
La cara es la parte anterior de la cabeza.
Esta región es la parte mas poblada del país.
La mayor parte son indios o sus descendientes.
El céntimo es la centésima parte de una peseta.
VARIANT: =Como en la mayor parte de las casas=.
En la parte austral del continente encontrará Ud.
parte=, _my part_, or _all that was in my power_.
La oreja es la parte externa del órgano del oído.
una gran parte lo haremos _por_ ferrocarril; y Ud.
San Felipe= = _y en parte de la calle de San Felipe_.
Ya había empeñado la -- parte de su herencia paterna.
La mayor parte de su población desciende de los españoles.
La mayor parte de la población se halla en la costa sudeste.
Callad, que por mi parte Lo he olvidado todo: Y ella ...
La parte _por_ terminar se recorre sin embargo en diligencia.
Respondióle Jesús: Si no te lavare, no tendrás parte conmigo.
El sol aún seguía bañando una parte no insignificante del paseo.
The gentleman is right._ [48] =por su parte,= _in his turn_.
En la parte meridional del Brasil se extraen el hierro y el carbón.
En cuanto á la luna y las estrellas, no se veían por ninguna parte.
La mayor parte de las lluvias caen entre los meses de mayo y octubre.
Pero un águila real llegó desde un picacho y tomó parte en la discusión.
Por la parte del sur es de tal modo apacible que parece un lago dormido.
La mayor parte de las gentes que trabajan en los platanales son de Jamaica.
En las dos cámaras se eligen cada dos años una tercera parte de sus miembros.
ayudó a la salvación de ella, cada uno debe recibir la cuarta parte de mi reino.
En la parte norte de la altiplanicie se dilatan espléndidas tierras de pastoreo.
Todas estas colonias se juntan y forman parte del pueblo brasileño de hoy día.
La mayor parte del Brasil no está poblada, porque está cubierta de densas selvas.
Una quinta parte de la población es blanca, descendiendo principalmente de españoles.
Por mi parte tenía hecha intención de irla á oir á la parroquia; pero lo que sucede...
Una cosa roja, color sanguinolento viene retorciéndose de la parte solitaria de la escena.
En la parte del sur hay grandes bosques donde se hallan maderas preciosas de cedro y ciprés.
En las simas se han refugiado las gramíneas, los musgos, y la mayor parte de las criptógamas.
Su población actual es de más de un millón de habitantes, de raza blanca en su mayor parte.
Por una parte, posee en su fuerte cerebro la facultad musical; por otra, la fuerza matemática.
La población blanca posee la mayor parte del territorio, y la clase obrera es casi toda mestiza.
Descubrió después la isla de Haití y la de Cuba, considerada por Colón como parte del continente.
El hombre es bueno, es noble, es mi compañero: parte conmigo su pan, duermo á los pies de su cama.
Los indios introducen algunas veces una parte de la quena en cántaros de barro, horadados exprofeso.
Cuando ambos beligerantes quedaban ya rendidos de la refriega, empezaba la parte galante de la fiesta.
VARIANTS: =Encomiable; plausible; digno de aplauso.= [20] =Por mi parte,= _As for myself; for my part_.
Por traer,{66-4} hasta trajo una vieja que daba azotes en cierta parte á un chico por no saber la lección.
La república Argentina tiene recursos agrícolas inmensos, pero en gran parte todavía no están desarrollados.
Capítulo 6 1 PASADAS estas cosas, fuése Jesús de la otra parte de la mar de Galilea, [que es] de Tiberias.
El clima es cálido, húmedo y malsano a lo largo de la costa, pero fresco y más seco en la parte alta del país.
Es casi tan grande como los Estados Unidos de América, pero tiene solamente una quinta parte de su población.
Son pequeños ríos y lagos que se utilizan para el transporte de productos y en gran parte para excursiones campestres.
La mayor parte de las muestras disecadas que de esa lindísima ave figuran en los museos de Europa, han ido de Guatemala.
Gran parte de la tierra está cubierta de hierba, donde se cría gran cantidad de ganado vacuno, caballos, ovejas y cerdos.
También he visitado el puerto de Santos, por donde sale la mayor parte de los veinte millones de sacos que el Brasil exporta.
El canal tiene de un extremo a otro 162 kilómetros de largo; pero una cuarta parte de esa longitud consiste en lagos naturales.
La mayor parte del área del país, que consiste en más de 1,135,000 millas cuadradas, posee el clima de las zonas templadas.
Muchos países remedian en parte[11] esta deficiencia, dando clases de pedagogía y ciencias afines en los institutos secundarios.
Como por otra parte el consumo del maíz debe necesariamente ir en aumento,[4] se sigue[5] que siempre habrá demanda por ese grano.
Las frutas admíranse sobre todo en la parte norte de la meseta, donde prospera, además, el tabaco, la caña de azúcar y el algodón.
Por otra parte, toda iniciativa, por pequeña que sea, encaminada a fomentar esa industria, es recompensada con crecientes salidas.
Este último era un perfumista que se encontraba en grande apuro, y Tamburí compró toda la partida por la tercera parte de su valor.
Pero llegó a viejo, el animoso caballero, y sobre su corazón cayó la noche porque en ninguna parte encontró la tierra del Eldorado.
Por su parte, Honduras tiene otra mina celebrada, la Rosario,[11] que produjo más de diez y seis millones de duros en treinta años.
Se construyeron excelentes frontones; pero de algún tiempo a esta parte[3] el _football_ viene suplantando a la pelota como deporte.
Y, correlativamente, una gran parte de los bancos de las repúblicas americanas no son sino sucursales de las instituciones europeas.
Por mi parte deseo tomemos cuantos trenes podamos[23] o por lo menos cuantos nos ofrezcan[24] la perspectiva de un viaje interesante.
Aunque no tiene más que la cuarta parte de los habitantes de París, ocupa dos veces el espacio de la 10 capital francesa.
Además, las compañías deben pagar la cuarta parte del costo del repavimento y de la reparación de las calles por donde pasan las líneas.
Por otra parte, si el comentario histórico es fuente de disensiones entre los propios, ¡cuánto más no ha de[13] serlo entre los extraños!
La parte de esos establecimientos que beneficia la leche se conoce con el nombre de cremería, aunque suele dárseles el nombre de _tambos_.
Por eso no he señalado como navegables más que[33] el río de las Balsas, parte del Grijalva, del Usumacinta y del Pánuco, todos en Méjico.
No te detengas[149] en ninguna parte, para que estés de vuelta[150] antes que tu padre venga a comer, desde el molino en donde trabaja.
Llamóle el Cadí para exigirle la tercera parte que correspondía al Sultán, y costó mucho dinero al avaro el librarse de las garras del Cadí.
no ha dejado de observar, sin duda, que a consecuencia de la guerra, gran parte de los títulos de esas mismas empresas han cruzado el océano.
El pescado es, por otra parte, un producto caro, debido precisamente a la deficiencia de los medios que se emplean para pescarlo y conservarlo.
Gran parte de la población vive en las ciudades; la capital, que es Buenos Aires, tiene por sí sola casi la quinta parte de la población total.
LA NIÑA DEL VIGÍA Un faro es un edificio muy elevado, que generalmente tiene la forma de una torre, con un gran fanal en la parte superior.
La mayor parte de los espectadores, á la vista del nuevo prodigio, abandonaron tumultuosamente Ia habitación y salieron despavoridos á la plaza.
Calixto iba á Sevilla, á ver á su familia, á darle la alegre nueva, á cobrar en persona su parte de décimo, un confite de algunos miles de duros.
Mas la vanidad le ha sorprendido por donde ha sorprendido casi siempre á toda ó la mayor parte de nuestra clase media y á toda nuestra clase baja.
MÉJICO Méjico ocupa casi toda la parte de la América del Norte que está al sur de los Estados Unidos y entre el golfo de Méjico y el océano Pacífico.
La mayor parte del país es plana, y en esas planicies o pampas cubiertas de pastos se encuentran millones de reses vacunas, caballos, carneros y cabras.
El departamento de las bodegas, parte capital del establecimiento, comprende las secciones de elaboración, fermentación maquinaria, depósito y tonelería.
En Sud América, en la parte austral sobre todo, el clima es favorable al crecimiento del manzano, del peral y otros árboles frutales de la zona templada.
Yo no aconsejaría esos procedimientos que, por otra parte, no podrían implantarse sin estudiar la forma en que están hechas las concesiones en estos países.
El casco, cuya férrea visera se veía en parte levantada hasta la frente, en parte caída sobre la brillante gola de acero, estaba vacío...completamente vacío.
of_ =parecer= =pariente= _m._ relative =parte= _f._ part; =en ninguna parte= nowhere, not anywhere; =por todas partes= everywhere =pasa= _3 sing.
Unos vecinos que vieron al avaro remover la tierra del jardín y cavar en ella, dieron parte al Cadí, añadiendo que sin duda Tamburí había descubierto un tesoro.
Pensaría{6-4} que estaba loco; pero á la mañana siguiente, cuando se tuviese noticia del crimen, seguramente concebiría sospechas y daría parte del hecho al juez.
Una gran parte de sus tierras son de tal modo bajas, que las inundaría el mar si no tuvieran alrededor de la costa unas paredes que impiden el paso de las olas.
Capítulo 10 1 DE cierto, de cierto os digo: El que no entra por la puerta en el corral de las ovejas, mas sube por otra parte, el tal es ladrón y robador.
Gran parte de la goma recogida en Méjico, la América Central, Colombia, Perú y Ecuador tiene este origen, aunque el cultivo científico del caucho se generaliza en esos países.
No gustaba de murmuraciones ni de chismes, y jamás tomó parte á favor ni en contra de las distintas camarillas que se disputaban con ensañamiento el predominio de la sacristía.
Estos indios eran trabajadores y el hecho que la mayor 5 parte de Chile está en la zona templada influye en[311] el carácter de la gente y en el progreso del país.
Las damas, por su parte, utilizan los servicios de peinadoras que van a domicilio, o acuden en persona a establecimientos especiales originarios de París y llamados institutos de belleza.
luego.[4] Entretanto, observaré que al atribuir a cada país los rasgos fundamentales que forman parte de un concepto general de todos ellos, ustedes cometen errores en cada caso particular.
También suele comprar calderas, pailas y sartenes viejas en una parte de la Isla, para venderlas por nuevas[3] en la otra, si es que no logra colocarlas en la misma parte donde las adquirió.
El carbón no abundará[4] en ella como en Europa, Estados Unidos y otras partes; pero es innegable que en esa parte del mundo hay importantes yacimientos carboníferos que aguardan su explotación.
Los campos de tabaco, situados principalmente en la parte occidental de la isla en la provincia Pinar del Río, producen abundante y rico tabaco del cual se hacen los famosos cigarros de la Habana.
Además, la parte financiera fué muy descuidada y estuvo en manos de algunos que abusaron de[267] los privilegios que se les confiaron, robando a la empresa y a la nación francesa sus fondos.
Como su parte más elevada está a 25 metros sobre el nivel del mar, para llegar a ella tendrán que remontar los buques tres esclusas por una vertiente y descender otras tantas por la otra vertiente.
Un millón de[315] toneladas se exporta 25 a Europa para abonar los campos de Alemania en los cuales se siembra la remolacha; una décima parte de esta cantidad llega a los Estados Unidos.
Observé que los párpados jamás se contraían, como es tan usual en la mayor parte de las personas, principalmente cuando hablan; pero su mirada siempre era llena, abierta y sin encogimiento ni emoción.
Y todos los vivientes, incluso la Andrea y el administrador, se pusieron en marcha, y gran parte de esa noche se sentian gritos de hombres y mujeres, que el eco respondia pavorosamente: --¡Ño Neira!
En la parte opuesta había pesebres para las bestias, saltaderos para las gallinas, y paja fresca para comodidad de los animales, que en el campo son tan constantes y bienhechores compañeros del hombre.
Las cabezas de la enjalma estaban completamente cubiertas de chapas de plata, así como la mayor parte de los grandes estribos de madera, curiosamente tallados, que a uno y otro lado de la montura pendían.
un año apenas Pasado como un soplo, ¡Con qué exquisita gracia, Con qué admirable aplomo, Me dijo, al presentarnos Un amigo oficioso: «--Creo que en alguna parte He visto á usted.--» ¡Ah!
El que lo aprenda bien y lo pronuncie mejor no tendrá 25 dificultades en hacerse comprender, ni en entender lo que digan en cualquier parte que vaya, ya sea en España o en las Américas.
La parte superior de su cuerpo es de un color ceniciento obscuro, con listas blancas en las alas; tiene unas manchas blancas sobre los ojos, figurando grandes cejas; su pecho es cenizoso y su vientre blanquecino.
Los perros levantaron las piezas[4] y comenzó el tiroteo en la parte de arriba; y salidas las reses del lecho de la quebrada, se hubiera dado por perdido el lance, si dos de ellas, macho y hembra, no hubiesen corrido hacia abajo.
Un lecho de madera tallada, algunas sillas de tapicería floreada, una cómoda, un lavabo y algunos cuadros se veían en la pieza, todo cubierto de polvo, señal evidente de que aquella parte de la casa estaba abandonada por completo.
Con estos datos no se extrañará ya que mis dos vecinas, después de apostrofarse recíprocamente, como lo hacen en la primera parte del diálogo transcrito, puedan hallar ofensivo á su dignidad el ser callealteras ó el dejar de serlo.
La máquina estaba materialmente atestada de carga: en la covacha, en el pescante, en la parte superior, en el interior, debajo de los asientos, y aun en el espacio destinado a los pies de los viajeros, por donde quiera[5] había maletas.
No seré yo, pecador, quien lo niegue; aunque sospecho que la regalona vida y suculenta mesa tendrían en ello no pequeña parte; que el jamón y el vino crían carne y sangre con más eficacia que todas las antífonas, jubileos y responsorios.
ve[8] en el trópico es el indio, a quien[9] se le encomiendan los trabajos pesados y sin cuya ayuda no podría prosperar el blanco,[10] el cual,[11] por su parte, ofrece a aquél la oportunidad de educarse y de mejorar su condición económica.
Sí; ni en la Opera, de París; ni en el Real, de Madrid; ni en el Covent Garden, de Londres; ni en ninguna parte, nunca, pero nunca,[9] tan bello, tan inmenso florecimiento había animado ante mis ojos las clásicas _corbeilles_[10] de un teatro.
Por una parte las plantaciones científicamente administradas, las poblaciones rurales saneadas, constituyen un ejemplo altamente sugerente, y el orden que reina en esas comarcas ha ejercido una influencia saludable en la administración pública.
De algún[129] tiempo a esta parte[130] se han popularizado los archivos[131] para la catalogación de documentos por el sistema vertical,[132] así como las fichas,[133] las máquinas _de_ escribir[134] en todos[135] los demás enseres modernos de oficina.
No es raro que la propiedad se extienda desde una calle hasta la que limita la manzana por el lado opuesto, y en este caso la parte posterior está ocupada por el huerto o fondo, como familiarmente se le llama, y donde suele haber añosos árboles frutales.
Cuando llegó á la aldea, poníase el sol entre celajes de oro; la campiña estaba muda, solitaria é impregnada de suavísima tristeza; todo lo cual es parte á sacar chispas de poesía de la corteza de un alcornoque, y no sé si pudo sacar alguna del alma de Sebastián.
This beautiful woman, Galatea, became his wife, and bore him a son called Paphos, founder of the city of that name in Cyprus.] --Por mi parte, puedo deciros que siempre la creí una locura; mas desde anoche comienzo á comprender la pasión del escultor griego.
parte, _f._, part, portion, direction; á esta --, up to now; de algún tiempo á esta --, for some time past, for some time now; en --, partly; en alguna --, somewhere; por mi --, for my part; por todas --s, in every direction; everywhere; por una --, on the one hand.
Sobre estas columnas fundó una administración que todavía no conoce rival en estos países, y parte de cuyas creaciones, como puntos luminosos han lucido hasta en las negras horas del gobierno bárbaro que por tantos años mantuvo detenido el carro del progreso[2] argentino....
El puerto de Maracaibo es uno de los más importantes de Venezuela, desde el 5 punto de vista comercial, pues no sólo sirve para puerto de salida a los productos del país, sino también al café y otros frutos valiosos de la parte oriental de Colombia.
En Bahía puede tomarse uno de los cómodos vapores que costean la parte norte del Brasil, _por_ la oportunidad que ofrece de visitar las ciudades de Ceará y Pará, donde sería posible continuar el viaje por el Amazonas hasta Iquitos, en el Perú, en los vapores de la línea Booth.
Un domingo, su hermana mayor, que le quería mucho, obtuvo permiso de los labradores, á quienes servía de pastora, para ir á ver al desdichado enfermito, y le trajo una florecita azul que había cogido en el campo, y que por casualidad había salido de la tierra con una parte de raíz.
En toda esta parte del barrio comercial de la Marina hormiguean los hombres de trabajo, ocupados en las operaciones de descarga y 20 recepción de las mercaderías, y centenares de carros van y vienen por el amplio espacio de la esplanada con admirable actividad.
La carne de los pollos es tierna y de buen gusto,[11] la de los adultos no vale nada.[12] Los naturales del Río de la Plata separan el cuello entero y parte del ñandú, los despluman y limpian, suavizan el cuero, y abriéndolo por la extremidad inferior, hacen talegos, que llaman _chuspas_.
Fué la travesía--como al emigrar--plácida y hermosa, y al murmullo de las olas del Atlántico, Sebastián, libre por vez primera de la diaria esclavitud del trabajo, sintió que se despertaban en él extraños anhelos, aspiraciones nuevas, vivas, en que reclamaba su parte alícuota la imaginación.
Á mí me daba mucha vergüenza contestarle, pero como á Luisa le había escrito también Paco Núñez declarándose, yo por encargo de ella le dije un día en el paseo: «Paco, de parte de Luisa, que sí,» y á la otra vuelta Luisa le dijo á Pepito: «Pepito, de parte de Asunción, que sí.» Y quedamos novios.
Es verdad que en una gran zona del continente la cosecha es deficiente en cantidad y pobre en calidad, razón por la cual hay que importar gran parte del maíz que consume la población; pero esto mismo es un aliciente para iniciar en los países menos adelantados el cultivo perfeccionado de ese cereal.
Añadió con humildad que se creía inferior en doctrina y merecimientos á otros muchos insignes varones allí presentes, y que por su parte procuraba suplir la falta de otras excelencias y altas dotes á fuerza de entusiasmo y celo por la comunidad que, aunque indigno, tenía la honra de dirigir, etc., etc.
en nuestras farmacias tantos[37] enseres domésticos y de tualeta.[38] Por otra parte, preciso es distinguir en la América latina la droguería, donde se venden drogas y cuerpos químicos, al por mayor, de[39] las boticas o farmacias, donde se despachan recetas y se adquieren específicos y medicinas caseras.
Es difícil competir, por otra parte, con naciones que tienen sobre nosotros la ventaja de haber arraigado ya en esos países, mediante los capitales que han invertido en multitud de industrias y empresas, las cuales, naturalmente, se proveen en Europa de los materiales, utensilios y maquinaria que necesitan.
De todo lo cual resulta, lector, aun sin mi decidida afición á reparar en achaques de costumbres, más de lo suficiente para que comprendas cómo, sin poner trabajo alguno de mi parte, y sin que en mi obsequio se le tomara nadie,{175-2} pude adquirir los datos que apunté en las primeras páginas de este bosquejo.
En otra sala, que se llama oficina o despacho, están los altos escritorios,[48] ante los cuales empleados diligentes trabajan en los libros de comercio.[49] Estos establecimientos hacen gran parte de sus transacciones a crédito,[50] siendo por esto muy común en ellos el uso de los documentos[51] y papeles de comercio.
Ya ves qué de[12] consecuencias se desprenden de un fenómeno, al parecer trivial.[13] Y no paran aquéllas aquí, pues el extranjero, por su parte, aprende en esas tierras que explota a apreciar las cualidades del nativo educado, su alto idealismo y su entusiasmo por las cosas que interesan a la inteligencia y al sentimiento.
El zagal, por su parte, aunque sin atender al efecto que su narración había producido, parecía todo turbado é inquieto; y mientras los señores reían á sabor de sus inocentadas, él tornaba la vista á un lado y á otro con visibles muestras de temor y como queriendo descubrir algo á través de los cruzados troncos de los árboles.
Si en lugar de atravesar el Titicaca hubiéramos continuado el viaje en tren por un ramal que se desprende en dirección al sur desde Juliaca, habríamos podido llegar a Arequipa (cerca de la cual se halla el Observatorio de Harvard), y de allí a Mollendo, puerto del Perú, por donde pasa una gran parte del comercio exterior de Bolivia.
Abierta por sus dos extremos, con la embocadura formada por un recorte en forma de rectángulo, pero cuyo lado superior está eliminado y el opuesto a éste cortado, como en los clarinetes, hacia el ulterior y en forma de chaflán, tiene cinco agujeros en la parte superior y uno al costado, por cuya razón solo produce semi-tonos-fúnebres.
A consecuencia de haber destruido un ciclón gran parte de los productos de la Antilla francesa llamada Martinica, en la primera mitad del siglo XVIII, quiso 5 el monarca francés auxiliar de algún modo a los agricultores de aquel país, y les envió dos plantas de café para que propagaran su cultivo en dicha Antilla.
EL BESO I Cuando una parte del ejército francés se apodero á principios de este siglo[1] de la historica Toledo,[2] sus jefes, que no ignoraban el peligro á que se exponían en las poblaciones españolas diseminándose en alojamientos separados, comenzaron por habilitar para cuarteles los más grandes y mejores edificios de la ciudad.
De los primeros en comenzar á reir y de los últimos en dejarlo, fueron don Dionís, que á pesar de su fingida circunspección no pudo por menos de tomar parte en el general regocijo, y su hija Constanza, la cual cada vez que miraba á Esteban todo suspenso y confuso, tornaba á reirse como una loca hasta el punto de saltarle las lágrimas á los ojos.
Las mismas gentes ricas tienen a este modesto plato nacional tal apego, que cuando viajan por Europa, la ausencia del puchero destruye en parte el encanto que produce la cocina sabia,[4] y se consideran dichosos si logran encontrar en alguna parte el recuerdo de la patria ausente y del hogar abandonado en medio de los cálidos vapores que aquél exhala.
Algunos países, y ciertas regiones dentro de un país, están más libres que otros de esa tradición y, por lo tanto, han comenzado a organizar la enseñanza secundaria como continuación de la primaria, con el propósito de que la mayor parte del pueblo pueda terminar en ella su educación después de haber adquirido conocimientos de valor práctico para la vida.
Esto es lo que se halla hoy en cien brazas de agua[7] en el Brasil, también en parte de la América latina, empieza a influir el elemento alemán; la Argentina absorbe día tras día media población de la Italia meridional; Colombia y Venezuela buscan en Francia sus orientaciones intelectuales; Méjico recibe los efluvios salutíferos del utilitarismo _yankee_.
No cabe duda que todo eso del hablar las corzas es pura aprensión de Esteban, que es un complete mentecato, decía entre sí el joven montero, mientras que jinete en un poderoso alazán, seguía paso á paso el palafrén de Constanza, la cual también parecia mostrarse un tanto distraída y silenciosa, y retirada del tropel de los cazadores, apenas tomaba parte en la fiesta.
EL BESO POR DON GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER{145-1} I Cuando una parte del ejército francés se apoderó á principios de este siglo{145-2} de la histórica Toledo, sus jefes, que no ignoraban el peligro á que se exponían en las poblaciones españolas diseminándose en alojamientos separados, comenzaron por habilitar para cuarteles los más grandes y mejores edificios de la ciudad.
Cuando el sol de la siesta sacaba al lagarto de su cueva y la víbora de coral[1] dormía enroscada cerca del hormiguero, don Calixto, acostado en el pasto, a la sombra que proyectaban los canelones y los molles, tiraba su aparejo en la parte más honda del arroyo, en aquel pesquero que tanto conocía y en donde abundaban la lisa begona, el surubí de carne amarilla y el dorado de escamas relucientes.
Una tormenta espantosa estaba á punto de estallar; empero todos los convidados á porfía probamos á aplacar aquellas disputas, hijas del deseo de dar á entender la mayor delicadeza, para lo cual no fué poca parte la manía de Braulio y la expresión concluyente que dirigió de nuevo á la concurrencia acerca de la inutilidad de los cumplimientos, que así llama él al estar bien servido y al saber comer.
II.--VIDA Y COSTUMBRES 1.--EL HOGAR PATERNO Hacia la parte del sud del sitio, de treinta varas de frente por cuarenta de fondo, estaba la habitación única de la casa, dividida en dos departamentos; uno sirviendo de dormitorio a nuestros padres, y el mayor de sala de recibo, con su estrado alto y cojines, resto de las tradiciones del diván árabe que han conservado los pueblos españoles.
No obstante de que en todos los países de Sud América se desatiende la pronunciación de las letras _c_ y _z_, especialmente cuando la _c_ va seguida de _e_ o _i_, conviene que los inexpertos adviertan 15 que es preferible pronunciarla como la _th_ inglesa, pues ésta es la pronunciación usada por toda la gente ilustrada de España y de una gran parte de las Américas españolas.
Hizo Colón un tercer viaje desde Europa a la parte de la isla dominicana, llamada por él La Española, y ensanchó sus descubrimientos; pero las envidias y rivalidades 5 que se habían desarrollado contra él en la Corte, dieron por resultado[222] su prisión, realizada en nombre de los reyes por un juez llamado Bobadilla, que le mandó para España, cargado de cadenas, en el año 1500.
andar, to go, walk, act, be; á más --, at full speed; como se las entrase á más -- el día, as the day went on; as the day passed (for them); -- penando, to suffer torment; -- por, to go about, be current in; -- más de sobra, to be more in excess; á los talones, to follow closely; de algún tiempo á esta parte anda, (who) for some time now has been; quien (en) mal anda, (en) mal acaba, a bad beginning makes a bad ending.
XI.--LA CAZA Y SUS PRODUCTOS _Uses of the =Preterite Indicative= and =Imperfect=_ --El interés que mis hermanos[1] y yo demostramos por la caza nos viene quizá por herencia,[2] pues nuestro padre pasó una gran parte de su vida en Sud América, cazando animales salvajes que desolló más de una vez con sus propias manos.[3] Nos decía que las selvas allí son muy espesas y que la lucha entre las especies animales hace su caza difícil.
El rebaño se cría en libertad en una vasta extensión que no es nunca menor de doscientas cincuenta hectáreas; por allí corre a su guisa,[7] marcha y circula sin conocer nunca, ni aún en el invierno, el reposo del establo; estas grandes marchas dan a la fibra de esta parte carnosa una resistencia poco agradable y un gusto diferente de la del carnero criado en países donde la propiedad está muy dividida y donde es de regla[8] la estabulación.
Era Esteban un muchacho de diecinueve á veinte años, fornido, con la cabeza pequeña y hundida entre los hombros, los ojos pequeños y azules, la mirada incierta y torpe como la de los albinos, la nariz roma, los labios gruesos y entreabiertos, la frente calzada, la tez blanca pero ennegrecida por el sol, y el cabello que le caía en parte sobre los ojos y parte alrededor de la cara, en guedejas ásperas y rojas semejantes á las crines de un rocín colorado.
III Quince días después de la escena que acabamos de referir, y á eso de las nueve de la mañana, muchísima gente ociosa presenciaba, en la calle de San Juan de Dios y parte de la de San Felipe{41-1} de aquella misma capital, la reunión de dos compañías de migueletes que debían salir á las nueve y media en busca de _Parrón_, cuyo paradero, así como sus señas personales y las de todos sus compañeros de fechorías, había al fin averiguado el Conde del Montijo.
No se 20 detuvo en parte alguna, y en cuanto entregó la cesta a su abuela querida, emprendió su viaje de regreso.[151] Caminaba por la orilla del dique que protegía al vecindario próximo, y recordaba lo que su padre le había dicho varias veces acerca de[152] los sacrificios que 25 había costado el construirlo, del importante servicio que el dique hacía, y de las desgracias que causaría el mar si aquella obra se destruyera.
Junto á aquella verja, de pie, envueltos en sus capas de color galoneadas de oro, dejando entrever con estudiado descuido las encomiendas rojas y verdes, en la una mano el fieltro, cuyas plumas besaban los tapices, la otra sobre los bruñidos gavilanes del estoque ó acariciando el pomo del cincelado puñal, los caballaros veinticuatros,[2] con gran parte de lo mejor de la nobleza sevillana, parecían formar un muro, destinado á defender á sus hijas y sus esposas del contacto de la plebe.
Cuando la lengua de Castilla se arraigó en la parte meridional de nuestro continente, sus hijos enriquecieron a la madre patria «no menos con los tesoros de su suelo que con sus aventajados talentos que fecundiza el sol ardiente y desarrolla una naturaleza grandiosa y magnífica.» Por entonces[1] el sonido de las liras americanas se perdía entre el grande concierto de las españolas: el hilo de agua,[2] por decirlo así, se engolfaba sin dejar huella[3] en el mar a cuyo aliento contribuía.
El asistente, obedeciendo las órdenes de su capitán, comenzó á descargar golpes en la sillería del coro, y después que hubo reunido una gran cantidad de leña que fué apilando al pie de las gradas del presbiterio, tomó la linterna y se dispuso á hacer un auto de fe con aquellos fragmentos tallados de riquísimas labores entre los que se veían por aquí parte de una columnilla salomónica, por allá la imagen de un santo abad, el torso de una mujer, ó la disforme cabeza de un grifo asomado entre hojarasca.
El asistente, obedeciendo las órdenes de su capitán, comenzó á descargar golpes en la sillería del coro, y después que hubo reunido una gran cantidad de leña que fué apilando al pie de las gradas del presbiterio, tomó la linterna y se dispuso á hacer un auto de fe con aquellos fragmentos tallados de riquísimas labores, entre los que se veían por aquí parte de una columnilla salomónica, por allá la imagen de un santo abad, el torso de una mujer, ó la disforme cabeza de un grifo asomado entre hojarasca.
Como iba diciendo,[75] una casa electricista corre con la instalación de conductores, medidores, toma-corrientes,[76] llaves, fusibles, así como de las campanillas con sus cuadros indicadores, pilas, transformadores, etc., mientras otra casa especialista, de las[77] denominadas[78] de artefactos de luz eléctrica, proporciona las arañas, los pendientes, los brazos, los faroles y los «plafonniers.» Por su parte, el cerrajero[79] se encarga de las cerraduras y cerrojos de las puertas, pestillos, manijas, bisagras, fallebas y pasadores.
La verdad era que el camino, que equivocadamente había tornado, se hacía cada vez más áspero y difícil y que por una parte la sombra que ya arrojaban las altísimas rocas, que parecían suspendidas sobre mi cabeza, y por otro el ruido vertiginoso del agua que corría profunda á mis pies, y de la que comenzaba á elevarse una niebla inquieta y azul, que se extendía por la cortadura borrando los objetos y los colores, parecían contribuir á turbar la vista y conmover el ánimo con una sensación de penoso malestar que vulgarmente podría llamarse preludio de miedo.
El comedor está amueblado como en todas partes.[136] En las casas de alguna importancia[137] los estilos que predominan son el inglés y el francés: una mesa, generalmente de extensión, para que no tome[138] más espacio del que[139] se necesita según el número[140] de comensales, sillas de madera tallada y a veces con asiento de cuero, una heladera, un aparador en cuya parte superior se guarda[141] a la vista[142] la loza, los cristales, etc., reservándose las gavetas para los cubiertos, y el armario inferior para los manteles y servilletas o algunos fiambres y otras provisiones, inclusive vinos y licores.
por un hombre[1] versado en asuntos económicos, le suplico me diga quién es el obrero en[2] la América latina, a qué raza o nacionalidad pertenece y cuál es su estado social.[3] --El que quiera[4] comprender perfectamente la situación de las clases trabajadoras en la América latina debe ante todo darse cuenta de este hecho: Que la composición etnológica de la población varía en esos países según se vaya[5] del trópico, donde abunda el indio,[6] a las zonas templadas y frías donde acaso no se encuentra un solo indígena.[7] Por otra parte, las comarcas situadas sobre el Atlántico reciben más inmigración europea que las situadas sobre el Pacífico.
La recuerdo como si la viera: un maiten enorme tendia parte de sus ramas sobre la casita blanca con techo de totora; en el corredor, eternamente la Andrea,{191-1} su mujer, lavando en la artesa una ropa mas blanca que la nieve; una montura llena de pellones y amarras colgada sobre un caballete de palo; y dos gansos chillones y provocativos en la puerta, amagando eternamente nuestras medias rojas que parecian indignarles.{191-2} Cada año, cuando a vuelta de los exámenes llegábamos a las casas de los Sauces, nuestra primera visita era a la Andrea, que suspendia el jabonado de la ropa para lanzar un par de gritos de sorpresa y llorar despues como una chica consentida.
II Las llamas rojas y azules se enroscaban chisporroteando á lo largo del grueso tronco de encina que ardía en el ancho hogar; nuestras sombras, que se proyectaban temblando sobre los ennegrecidos muros, se empequeñecían ó tomaban formas gigantescas, según la hoguera despedía resplandores más ó menos brillantes; el vaso de saúco, ora vacío, ora lleno y no de agua, como cangilón de noria, habia dado tres veces la vuelta en derredor del círculo que formábamos junto al fuego, y todos esperaban con impaciencia la historia de _La cruz del diablo_, que á guisa de postres de la frugal cena que acabábamos de consumir, se nos había prometido, cuando nuestro guía tosió por dos veces, se echó al coleto un último trago de vino, limpióse con el revés de la mano la boca, y comenzó de este modo: --Hace mucho tiempo, mucho tiempo, yo no sé cuánto, pero los moros ocupaban aún la mayor parte de España, se llamaban condes[1] nuestros reyes, y las villas y aldeas pertenecían en feudo á ciertos señores, que á su vez prestaban homenaje á otros más poderosos, cuando acaeció lo que voy á referir á ustedes.[2] [Footnote 1: condes = 'counts,' 'earls.' The word conde comes from the Latin _comes, comitem_, 'companion,' and during the Roman empire in Spain was a title of honor granted to certain officers who had jurisdiction over war and peace.
--En parte solamente.
¿Qué forma cada parte?
2.{145-2} =una parte ...
[Footnote 1: una parte...
¿En qué parte está el fanal?
¿En qué parte del continente?
¿Qué se exporta de esta parte?
=Page 41.=--1.{41-1} =y parte...
¿Cuál es la parte más importante?
=alícuota; parte --,= equal share.
¿Cómo es el clima en la parte alta?
¿Qué parte de la cabeza es la cara?
¿Qué parte de la población es blanca?
¿Qué parte de la América ocupa Méjico?
[22] =por parte del=, _on the part of_.
¿Qué parte de la población es mestiza?
¿De qué consiste una cuarta parte del canal?
¿Quién posee la mayor parte del territorio?
¿Dónde se halla la mayor parte de la población?
=111.=--[111.13] =vereda= is subject of =parte=.
¿A cuánto subía (_amounted_) su parte de décimo?
[11] =remedian en parte,= _are remedying in part_.
--¿Cómo[79] puede hacerse hoy esa parte del viaje?
¿Dónde se encuentra la mayor parte de la población?
¿De dónde desciende la mayor parte de la población?
--¿Se exporta la mayor parte de la cosecha del trigo?
--Á ninguna parte, Padre, que se está muy quietecito.
--Sin duda así es, y por mi parte no diré lo contrario.
[3] =de algún tiempo a esta parte,= _for some time past_.
=quinto,= fifth; =la quinta parte,= a (one) fifth (part).
[79] =Por su parte, el cerrajero=, _The locksmith, in turn_.
[130] =De algún tiempo, a esta parte=, _For some little time_.
--Sólo una parte pequeña de la zona apropiada se halla bajo cultivo.
¿Qué tienen que remontar los buques para llegar a su parte más elevada?
--Por mi parte temo que los caminos de Santo Domingo no sean muy buenos.
--Así te pasaran con una lanza moruna de parte á parte, ladrón, embustero.
[34] =un veinticinco avos=, _one twenty-fifth_; =la veinticinco ava parte=.
--Muchísimas, y gran parte de ellas están en la América Central y Antillas.
=parte=, _f._, part; =dar ----,= to inform; =por todas ----s=, everywhere.
--Con excepción de una vasta meseta que ocupa la parte oriental de ese país.
--Analicemos ahora--interrumpió mister Smith--la parte relativa al intercambio.
--Pues ésa es precisamente[1] la parte de la América latina donde menos abunda.
--Ese procedimiento supone una vigilancia minuciosa por parte de los litigantes.
=azote,= _m._, lash, blow, whip; =que daba --s en cierta parte,= who was spanking.
--Y nuestro nitrato y nuestro cobre...--añadió por su parte[48] el señor Enríquez.
25 Y hallándole de la otra parte de la mar, dijéronle: Rabbí, ¿cuándo llegaste acá?
--Se han generalizado en Chile, Brasil, Argentina, Uruguay y parte de Centro América.
28 Estas cosas acontecieron en Betábara, de la otra parte del Jordán, donde Juan bautizaba.
--Pues ¿no sabéis lo que pasa?--dijo un tercer miguelete, tomando parte en la conversación.
[111] =se compone de un juego del que forman parte=, _consists of a set which is made up of_.
=parte=, _f._, part, district, place; =en mayor ----=, in large part; =por todas ----s=, everywhere.
--Tan así es[15] que, en su parte austral, Chile cuenta con más de veinte millones de hectáreas de bosques.
--Á cualquiera parte en que se puedan hallar cuatro palmos de terreno donde revolverse, y un rayo de claridad que nos alumbre.
--Por mi parte, puedo deciros que siempre la creí una locura; mas desde anoche comienzo á comprender la pasión del escultor griego.
--Veo que la gran red de ferrocarriles de la parte austral de Sur América extiende una de sus líneas hasta las proximidades de Cuzco.
_La Literatura Española en el Siglo XIX, parte segunda, Madrid, 1891_, contains a good criticism of the literary work of Becquer, pp.
--Por nuestra parte--intervino Enríquez, ingeniero chileno,--poseemos los mayores depósitos de nitrato que existen en el mundo y, como Ud.
[62] =Si no en su totalidad, la mayor parte de esa travesía.= VARIANT: =Ya que no en su totalidad, por lo menos la mayor parte de esa travesía=.
--Ese es un hecho universal, que en este caso exterioriza cierta inofensiva vanidad por parte del[22] nativo más bien que[23] un sentimiento hostil.
16 Y como se hizo tarde, descendieron sus discípulos á la mar; 17 Y entrando en un barco, venían de la otra parte de la mar hacia Capernaum.
32 He aquí, la hora viene, y ha venido, que seréis esparcidos cada uno por su parte, y me dejaréis solo: mas no estoy solo, porque el Padre está conmigo.
26 Y vinieron á Juan, y dijéronle: Rabbí, el que estaba contigo de la otra parte del Jordán, del cual tú diste testimonio, he aquí bautiza, y todos vienen á él.
--Ahora me explico[14] el contraste entre la aridez de la parte occidental del Perú y la fertilidad de las faldas orientales, o sea lo que allí se llama la Montaña.
=parte,= _f._, side, part; =dar --,= to inform, give notice, report; =ser --,= to be sufficient; =á ninguna --,= nowhere; =de mi --,= for my part; =por todas --s,= everywhere.
16, note 3.] Cuanto queda repetido, si se le despoja de esa parte de fantasía con que el miedo abulta y completa sus creaciones favoritas, nada tiene en sí de sobrenatural y extraño.
23 Y como los soldados hubieron crucificado á Jesús, tomaron sus vestidos, é hicieron cuatro partes (para cada soldado una parte); y la túnica; mas la túnica era sin costura, toda tejida desde arriba.
--Si no en su totalidad, la mayor parte de esa travesía[62] puede hacerse por agua; pues como usted ve, el río Ulúa, que desemboca en el Atlántico, se comunica con el lago Yojoz por medio del río Blanco.
--En el extremo sur se extiende una meseta desprovista de árboles excepto en la parte más austral, donde aquéllos reaparecen, gracias a la humedad que, como le expliqué ya, traen los vientos del Pacífico.
--Al contrario; se le halla solamente en ciertos distritos, como en los estados de Sonora, Coahuila y Veracruz en Méjico, parte del Brasil en el Atlántico y algunas regiones del Perú y Chile en el Pacífico.
=parte=, _f._, part; =á (en) todas partes=, everywhere; =de parte de=, on the part of, in behalf of; =de parte á parte=, through and through; =por ninguna parte=, nowhere; =por otra parte=, on the other hand.
--En esa parte del continente la cordillera de los Andes modifica la dirección de los vientos e introduce diferencias en la cantidad de lluvias que reciben las regiones situadas al este y al oeste de aquélla.
--¡Ya va largo![39]--exclamó el señor Souza.--La América del Sur puede ofrecer una superficie inmensa, que comprende no solamente la Argentina sino también el Brasil, la parte este de Bolivia y todo el Paraguay.
26.--EL LUTO Ya han pasado dos meses y las niñas están cansadas del encierro, y abren algún tanto y por un momento, un postigo, para ver _algo_ de la calle y oír el órgano que toca en la esquina o en otra parte.
--De los saladeros del Uruguay y de la Argentina; y se obtenía del beneficio de animales bovinos de calidad inferior, conocidos con el nombre de «criollos,» de que se componía la mayor parte del ganado de las haciendas.
=di=), to give; =---- parte=, to inform; =---- un chasco=, to play a trick; =---- una media vuelta=, to turn around; =---- un paso=, to take a step; =--- un salto=, to jump; =no te dé el sol=, let the sun not find you.
--Las operaciones propias de[8] una institución oficial financiera: intervienen en todo pago en que es parte el gobierno federal, y guardan en depósito los dineros de todas las reparticiones públicas dependientes de ese gobierno.
--Parécense más bien a las viejas universidades de las naciones católicas europeas, cuyo espíritu han conservado en parte aunque una vez que pasaron a depender del Estado se impuso en ellas, como consecuencia, la enseñanza laica.
--Nadie, señor, sino que una de mis hijas me había pedido una flor de lis, no la he encontrado en ninguna parte, y al pasar por aquí entré a ver si estaba aquí, pero como no he visto a 40 nadie, creí que no tenía dueño y la he cortado.
[Illustration: Marcándose el Ganado en Argentina] La mayor parte de la población se compone de descendientes de los antiguos colonos españoles y de los inmigrantes llegados de algunos países de Europa; especialmente de Italia, Alemania, Francia y España.
--En efecto en esa zona, que además del Brasil incluye parte del Ecuador y Perú, así como las llanuras del norte que comprenden las Guayanas, Venezuela y Colombia, se hallan las mayores extensiones de bosque virgen que quedan aún sin explotar[18] en el planeta.
¡Si te encuentro!_ Púsose luego _el tío Buscabeatas_ á recapacitar fríamente, y comprendió que sus amadas prendas no podían estar en Rota, donde sería imposible ponerlas á la venta sin riesgo de que él las reconociese, y donde, por otra parte, las calabazas tienen muy bajo precio.
--No soy geógrafo ni pretendo serlo.[1] Estoy repasando con tinta roja la parte navegable de los ríos y señalando con líneas azules ciertos trayectos del ferrocarril; _porque_[2] ha de saber Ud.[3] que pienso tomarle _por_[4] compañero en un viaje imaginario _por_ toda la América latina.
15 Mas os he escrito, hermanos, en parte resueltamente, como amonestándoos por la gracia que de Dios me es dada, 16 Para ser ministro de Jesucristo á los Gentiles, ministrando el evangelio de Dios, para que la ofrenda de los Gentiles sea agradable, santificada por el Espíritu Santo.
--Porque para la fabricación del nitrato es indispensable el alto calor de los inmensos hornos eléctricos--contestó mister Smith.--Sin embargo, no creo que esta forma costosa de fabricación se usara en la preparación de nitrato para abonos, de los cuales, por otra parte, no podemos prescindir.
--Por mi parte,[20] preveo un enorme campo de acción para los capitales que hayan de emplearse en instalaciones hidroeléctricas,--dijo el señor Souza.--En la América latina la substitución del vapor por la electricidad[21] en la generación de fuerza trae una economía mucho mayor que en los Estados Unidos.
--Se dice: palomita, dile á la Señora de nuestra parte, como en las letanías se le dice: _ora por obis!_ Y como si la mariposa hubiese atendido al encargo y á esa súplica, y á aquella fe tan pura y sencilla, elevóse al impulso de sus blancas alas, y se perdió en el éter como un suave perfume, ó como un dulce sonido.
28.--EL DÍA DE MUERTOS[1] EN MI PUEBLO En los hogares del pobre, en las calles y plazas de mi pueblo, en los senderos que conducen a la huerta y a la montaña, hay, antes de llegar el día de Muertos, un movimiento inusitado y extraordinario: Diríase que se prepara una gran fiesta en la cual deben tomar parte todos los corazones.
10, note 1.] --Por una parte vuestras continuas excursiones, y por otra el dale que le das de los cazadores furtivos, que ya con trampa ó con ballesta no dejan res á vida en veinte jornadas al contorno, habían no hace mucho agotado la caza en estos montes, hasta el extremo de no encontrarse un venado en ellos ni por un ojo de la cara.
--Á propósito de aventuras extraordinarias, exclamó al verle uno de los monteros de don Dionís, dirigiéndose á su señor: ahí tenéis á Esteban el zagal, que de algún tiempo á esta parte anda más tonto que lo que naturalmente lo hizo Dios, que no es poco, y el cual puede haceros pasar un rato divertido refiriendo la causa de sus continuos sustos.
¡Yo os aseguro que hice cuanto estaba de mi parte{108-2} para complacer á Cabezudo, que quería no cayese gota de agua; á Animalejos, que quería cayese sólo un chaparrón; y á Barbaruelo, que quería lloviese si Dios tenía que!{108-3} Dios lo puede hacer todo, pero á veces lo hace tan indirectamente, que parece no hacer nada ó hacer todo lo contrario de lo que se le pide.
26, note 1.] En las ráfagas del aire y confundido con los leves rumores de la noche, creyó percibir un extraño rumor de voces delgadas, dulces y misteriosas que hablaban entre sí, reian ó cantaban cada cual por su parte y una cosa diferente, formando una algarabia tan ruidosa y confusa como la de los pájaros que despiertan al primer rayo del sol entre las frondas de una alameda.
25 Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis acerca de vosotros mismos arrogantes: que el endurecimiento en parte ha acontecido en Israel, hasta que haya entrado la plenitud de los Gentiles; 26 Y luego todo Israel será salvo; como está escrito: Vendrá de Sión el Libertador, Que quitará de Jacob la impiedad; 27 Y este es mi pacto con ellos, Cuando quitare sus pecados.
122, note 1.] Concluída esta breve introducción histórica, el héroe de la fiesta guardó silencio durante algunos segundos como para coordinar sus recuerdos, y prosiguió así: --Pues es el caso, que en aquel tiempo remote, esta villa y algunas otras formaban parte del patrimonio de un noble barón, cuyo castillo señorial se levantó por muchos siglos sobre la cresta de un peñasco que baña el Segre, del cual toma su nombre.
--En la mayor parte de esas repúblicas se consideran naturales todos los nacidos en ellas.[1] Algunas excluyen de esta condición a los hijos de extranjeros, siempre que[2] el hijo no opte por la nacionalidad de nacimiento al llegar a su mayoría de edad.[3] En otras, las constituciones acuerdan a los hijos la nacionalidad de sus padres sólo en caso que aquéllos expresamente lo soliciten dentro de un tiempo breve después de alcanzada la mayoría de edad.
--Ninguna.[109] El moblaje _de_ la sala, que es donde reciben los dueños[110] de casa, se compone de un juego del que forman parte[111] un sofá, dos sillones, varias sillas, un piano de cola, vertical o de los llamados mecánicos, mesas de todos tamaños, consolas, canapés, taburetes, escabeles y unas cuantas banquetas para apoyar los pies.[112] La repisa de la chimenea puede estar adornada con floreros, estatuitas, algún[113] reloj u otro[114] objeto semejante.
--_Pedro Pablo Figueroa_ (CHILENO) =Amunátegui, Luis= (1828-1888) La parte más valiosa que hay en la personalidad múltiple de _Miguel Luis Amunátegui_[7] es la del propagandista tenaz de las glorias del pasado chileno; es la del escritor de actividad asombrosa en la aclaración de todos los puntos obscuros del ayer[8]; es la del biógrafo fecundo y generoso inmortalizador de tantas glorias de nuestra historia; es la del obrero infatigable de la verdad histórica y de la ilustración social de Chile.
¡Y su corazón se estremeció de espanto cuando supo que en aquellos benditos campos había que establecer todos los años, al llegar el día consagrado á glorificar al santo y sencillo labrador, que hasta cuidaba de las avecillas del cielo, un juzgado y un hospital para reprimir el crimen y proteger á sus víctimas!{97-2} Bebió el agua milagrosa, mezclándola con las lágrimas que arrancaban á sus ojos la piedad y el dolor, y penetró en el santuario, donde pasó orando y llorando la mayor parte de la mañana.
22 El día siguiente, la gente que estaba de la otra parte de la mar, como vió que no había allí otra navecilla sino una, y que Jesús no había entrado con sus discípulos en ella, sino que sus discípulos se habían ido solos; 23 Y que otras navecillas habían arribado de Tiberias junto al lugar donde habían comido el pan después de haber el Señor dado gracias; 24 Como vió pues la gente que Jesús no estaba allí, ni sus discípulos, entraron ellos en las navecillas, y vinieron á Capernaum buscando á Jesús.
--En acosar y perseguir á los infelices pastores que se arriesgan por esa parte de monte, ya haciendo ruido entre las matas, como si fuese un lobo, ya dando quejidos lastimeros como de criatura, ó acurrucándose en las quiebras de las rocas que están en el fondo del precipicio, desde donde llama con su mano amarilla y seca á los que van por el borde, les clava la mirada de sus ojos de buho, y cuando el vértigo comienza á desvanecer su cabeza, da un gran salto, se les agarra á los pies y pugna hasta despeñarlos en la sima....
19.--EL ZUM-ZUM El zum-zum es una especie de colibrí, el pájaro más chico y precioso de todos los de la isla de Santo Domingo, que a no ser por[1] su cola y piquito, apenas tendría dos pulgadas de longitud: no es posible describir ni retratar con exactitud los contornos de su exiguo y aguzado cuerpo, la belleza y brillo metálico de sus colores cambiantes en sus finísimas plumas, sus alitas infatigables, sus rápidos y continuos movimientos, su graciosa volubilidad; nuestros mismos ojos no tienen bastante perspicacia para admirarle, porque jamás se fija; siempre en el aire, expresando un silbido tenue como cuando se desprende la punta de la lengua de los labios cerrados, entreabierta la boca[2]: ya atraviesa con la rapidez del rayo, ya se cierne sin percibirse casi su veloz aleteo (cuyo zumbido originó su nombre), libando la miel de los _aguinaldos_, de los _díctamos_ o de las rosas, sin dignarse posar en parte alguna: tan silvestre, libre y fugaz, que no puede existir dos días en jaula sin morir....
8.--DESCRIPCIÓN DE VENEZUELA Sus aguas son muchas, claras y saludables, pues no hay amagamiento de serranía ni ceja de montaña que no brote[1] cristalinos arroyos, que cruzando la tierra con la frescura de sus raudales, la fecundan de calidad,[2] que no hay cosa que en ella se siembre que con admiración no produzca, ayudando a su fertilidad la variación de su temperamento, pues a cortas distancias, según la altura o bajío que hace la tierra, se experimenta frío, cálido o templado, y de esta variedad de temples se origina su mayor excelencia, pues lo que en un sitio no produce, en otro se multiplica, y lo que en una parte se esteriliza, en otra se fecunda, y así abunda de[3] trigo, maíz, arroz, algodón, tabaco, azúcar, de que se fabrican regaladas y exquisitas conservas; cacao, en cuyo trato tienen sus vecinos asegurada su mayor riqueza; frutas, así indianas como europeas; legumbres de todos géneros, y finalmente de todo cuanto puede apetecer la necesidad para el sustento, o desear el apetito para el regalo.
partimos
¿Qué es lo que ponemos sobre la mesa, partimos por la mitad, y sin embargo no comemos?
parten
De la línea principal parten varios ramales, lo cual da al país un total de cerca de 430 millas de ferrocarriles.
Es éste, además, un gran puerto marítimo de donde parten más de cincuenta líneas de navegación para Europa y Estados Unidos, cuyos vapores hacen escalas en Montevideo, Santos, Río Janeiro, Bahía y Pernambuco.
De Nueva 10 York parten una vez por semana vapores de pasajeros, que hacen un servicio moderno y rápido en catorce días, siendo como de dieciséis días la duración del viaje a Río de Janeiro, con una parada en Bahía.
partía
5 Pepito volvió la cabeza hacia el sitio de donde partía, y vió junto a la verja una mujer mal vestida, con un niño desnudo en sus brazos.
partía
5 Pepito volvió la cabeza hacia el sitio de donde partía, y vió junto a la verja una mujer mal vestida, con un niño desnudo en sus brazos.
partían
Caminaron los hermanos algún tiempo y al llegar a una encrucijada, donde partían cuatro caminos, el hermano mayor dijo: --Hermanos míos, separémonos; cada uno tome un camino, busque su fortuna y después de un año nos reuniremos otra vez aquí.
Una tarde, á eso de las seis, los ladrones que habían salido de _servicio_ aquel día á las órdenes del _segundo de Parrón_, regresaron al campamento, llevando consigo, maniatado como pintan á nuestro Padre Jesús Nazareno, á un pobre segador de cuarenta á cincuenta años, cuyas lamentaciones partían el alma.
Sosteníalo al frente y de ambos lados, por hacerlo necesario el declive del terreno, un pretil de piedras y cal, del cual partían unos postes que mantenían un gran emparrado, soberbia gala de pobres moradas, magnífico techado de frescas y movibles tejas, tan bien sujetas, que no las arranca de su puesto sino la violencia ó la muerte: techo paterno del pobre, que se renueva cada primavera de por sí; cuya misión es suavizar la luz sin ahuyentarla, quitar á los rayos del sol su ardor sin que pierdan su alegría, refrescar el ambiente con miles de abanicos, avisar á voces la caída de un chaparrón, y detener sus aguas, mientras la familia recoge los enseres de su labor y busca abrigo;...
119-120] Los astros menores de esta brillante constelación, formando un dorado semicírculo en torno de ambos galanes, reían y esforzaban las delicadas burlas; y la hermosa, objeto de aquel torneo de palabras, aprobaba con una imperceptible sonrisa los conceptos escogidos ó llenos de intención, que, ora salían de los labios de sus adoradores, como una ligera onda de perfume que halagaba su vanidad, ora partían como una saeta aguda que iba á buscar para clavarse en él, el punto más vulnerable del contrario, su amor propio.
partí
Me dió tal rabia que la tiré contra el suelo y la{22-1} partí un brazo.
De esta doctrina partí yo días pasados al pedir al glorioso San Isidro que intercediese con Dios en favor de Cabezudo, que quería no cayese gota; de Animalejos, que quería cayese sólo un chaparrón; y de Barbaruelo, que quería lloviese si Dios tenía que.
partiste
En medio de los martirios de la vida, me refrescas y alientas con el aire de tus alas, porque si partiste en tu forma humana al viaje sin retorno, siento la venida de tu sér inmortal, cuando las fuerzas me faltan o cuando el dolor tiende hacia mí el negro arco.
partió
Sin escuchar la última palabra, el impetuoso cazador hundió su acicate de oro en el ijar del caballo, que partió al escape.
Pablo aplicó de nuevo las espuelas en los ijares de la jaca, que partió como un rayo, cuesta abajo, en dirección á Guadalajara.
Muy alegres entregaron el dinero al lugareño, que tan pronto como tuvo el oro en su bolsillo partió, más contento que unas pascuas.
Tenía los ojos inyectados y las encías hechas sangre.[11] Volví a gritarle y partió como una flecha: clavé la rodilla en el fangoso lecho de la quebrada y le aguardé en la boca de mi escopeta.
Después de haber concluido la comida el ricazo, muy alegre y ufano, partió con el animal, que al momento de salir pronunció con voz casi ahogada de disgusto y de cólera estas palabras: --Miserable, me ha vendido Vd.
Así diciendo, permaneció todavía cosa de veinte minutos en el lugar de la catástrofe, como acariciando las mutiladas calabaceras, ó contando las calabazas que faltaban..., hasta que, á eso de las ocho, partió con dirección al muelle.
de Clieux las reanimó con su propia ración de agua, y en los días siguientes la partió con ellas, llegando al fin enfermo de 15 sed a la Martinica, pero salvando de una muerte segura las dos pequeñas plantas de café.
condenado engendro de Satanás, dijo éste con voz espantosa, recogiendo la ballesta con una rapidez indecible: pronto has cantado la victoria, pronto te has creído fuera de mi alcance; y esto diciendo, dejó volar la saeta, que partió silbando y fue á perderse en la obscuridad del soto, en el fondo del cual sonó al mismo tiempo un grito, al que siguieron después unos gemidos sofocados.
partimos
¿Qué es lo que ponemos sobre la mesa, partimos por la mitad, y sin embargo no comemos?
partieron
Tras él partieron todos.
Los tres bribones también partieron.
Caballo y jinete partieron como un huracán.
Los jóvenes, muy contentos, se despidieron de su padre y partieron en busca de fortuna.
parta
=rayo,= ray, beam; =¡mal -- me parta treinta veces y media!,= would that a thousand thunderbolts struck me!
--¡Mal rayo me parta treinta veces y media, y permita Dios que al primer noroeste que me coja en la mar me coman las merluzas!...
parta
=rayo,= ray, beam; =¡mal -- me parta treinta veces y media!,= would that a thousand thunderbolts struck me!
--¡Mal rayo me parta treinta veces y media, y permita Dios que al primer noroeste que me coja en la mar me coman las merluzas!...
partamos
24 Y dijeron entre ellos: No la partamos, sino echemos suertes sobre ella, de quién será; para que se cumpliese la Escritura, que dice: Partieron para sí mis vestidos, Y sobre mi vestidura echaron suertes.
partieran
Los tres tiros de mulas hallábanse ya enganchados; el cochero ocupaba su puesto en el alto pescante, y empuñaba con mano firme el abundante manojo de las mugrosas riendas; el sota tenía por la brida el par de mulas delanteras para impedir que partieran antes de tiempo; y dos mozos alumbraban la escena con otras tantas gruesas y resinosas hachas, que despedían tanta luz como chispas y espeso humo.
partiere
23 Mas ahora no teniendo más lugar en estas regiones, y deseando ir á vosotros muchos años há, 24 Cuando partiere para España, iré á vosotros; porque espero que pasando os veré, y que seré llevado de vosotros allá, si empero antes hubiere gozado de vosotros.
partiere
23 Mas ahora no teniendo más lugar en estas regiones, y deseando ir á vosotros muchos años há, 24 Cuando partiere para España, iré á vosotros; porque espero que pasando os veré, y que seré llevado de vosotros allá, si empero antes hubiere gozado de vosotros.
parte
VARIANT: =Por su parte=.
Sevilla_, 1789, za parte, p.
Cada parte forma un continente.
Por mi parte no diré lo contrario.
ver la parte navegable de ese río.
La cabeza es la parte más importante.
usted sino la cuarta parte, ó la quinta.
La cara es la parte anterior de la cabeza.
Esta región es la parte mas poblada del país.
La mayor parte son indios o sus descendientes.
El céntimo es la centésima parte de una peseta.
VARIANT: =Como en la mayor parte de las casas=.
En la parte austral del continente encontrará Ud.
parte=, _my part_, or _all that was in my power_.
La oreja es la parte externa del órgano del oído.
una gran parte lo haremos _por_ ferrocarril; y Ud.
San Felipe= = _y en parte de la calle de San Felipe_.
Ya había empeñado la -- parte de su herencia paterna.
La mayor parte de su población desciende de los españoles.
La mayor parte de la población se halla en la costa sudeste.
Callad, que por mi parte Lo he olvidado todo: Y ella ...
La parte _por_ terminar se recorre sin embargo en diligencia.
Respondióle Jesús: Si no te lavare, no tendrás parte conmigo.
El sol aún seguía bañando una parte no insignificante del paseo.
The gentleman is right._ [48] =por su parte,= _in his turn_.
En la parte meridional del Brasil se extraen el hierro y el carbón.
En cuanto á la luna y las estrellas, no se veían por ninguna parte.
La mayor parte de las lluvias caen entre los meses de mayo y octubre.
Pero un águila real llegó desde un picacho y tomó parte en la discusión.
Por la parte del sur es de tal modo apacible que parece un lago dormido.
La mayor parte de las gentes que trabajan en los platanales son de Jamaica.
En las dos cámaras se eligen cada dos años una tercera parte de sus miembros.
ayudó a la salvación de ella, cada uno debe recibir la cuarta parte de mi reino.
En la parte norte de la altiplanicie se dilatan espléndidas tierras de pastoreo.
Todas estas colonias se juntan y forman parte del pueblo brasileño de hoy día.
La mayor parte del Brasil no está poblada, porque está cubierta de densas selvas.
Una quinta parte de la población es blanca, descendiendo principalmente de españoles.
Por mi parte tenía hecha intención de irla á oir á la parroquia; pero lo que sucede...
Una cosa roja, color sanguinolento viene retorciéndose de la parte solitaria de la escena.
En la parte del sur hay grandes bosques donde se hallan maderas preciosas de cedro y ciprés.
En las simas se han refugiado las gramíneas, los musgos, y la mayor parte de las criptógamas.
Su población actual es de más de un millón de habitantes, de raza blanca en su mayor parte.
Por una parte, posee en su fuerte cerebro la facultad musical; por otra, la fuerza matemática.
La población blanca posee la mayor parte del territorio, y la clase obrera es casi toda mestiza.
Descubrió después la isla de Haití y la de Cuba, considerada por Colón como parte del continente.
El hombre es bueno, es noble, es mi compañero: parte conmigo su pan, duermo á los pies de su cama.
Los indios introducen algunas veces una parte de la quena en cántaros de barro, horadados exprofeso.
Cuando ambos beligerantes quedaban ya rendidos de la refriega, empezaba la parte galante de la fiesta.
VARIANTS: =Encomiable; plausible; digno de aplauso.= [20] =Por mi parte,= _As for myself; for my part_.
Por traer,{66-4} hasta trajo una vieja que daba azotes en cierta parte á un chico por no saber la lección.
La república Argentina tiene recursos agrícolas inmensos, pero en gran parte todavía no están desarrollados.
Capítulo 6 1 PASADAS estas cosas, fuése Jesús de la otra parte de la mar de Galilea, [que es] de Tiberias.
El clima es cálido, húmedo y malsano a lo largo de la costa, pero fresco y más seco en la parte alta del país.
Es casi tan grande como los Estados Unidos de América, pero tiene solamente una quinta parte de su población.
Son pequeños ríos y lagos que se utilizan para el transporte de productos y en gran parte para excursiones campestres.
La mayor parte de las muestras disecadas que de esa lindísima ave figuran en los museos de Europa, han ido de Guatemala.
Gran parte de la tierra está cubierta de hierba, donde se cría gran cantidad de ganado vacuno, caballos, ovejas y cerdos.
También he visitado el puerto de Santos, por donde sale la mayor parte de los veinte millones de sacos que el Brasil exporta.
El canal tiene de un extremo a otro 162 kilómetros de largo; pero una cuarta parte de esa longitud consiste en lagos naturales.
La mayor parte del área del país, que consiste en más de 1,135,000 millas cuadradas, posee el clima de las zonas templadas.
Muchos países remedian en parte[11] esta deficiencia, dando clases de pedagogía y ciencias afines en los institutos secundarios.
Como por otra parte el consumo del maíz debe necesariamente ir en aumento,[4] se sigue[5] que siempre habrá demanda por ese grano.
Las frutas admíranse sobre todo en la parte norte de la meseta, donde prospera, además, el tabaco, la caña de azúcar y el algodón.
Por otra parte, toda iniciativa, por pequeña que sea, encaminada a fomentar esa industria, es recompensada con crecientes salidas.
Este último era un perfumista que se encontraba en grande apuro, y Tamburí compró toda la partida por la tercera parte de su valor.
Pero llegó a viejo, el animoso caballero, y sobre su corazón cayó la noche porque en ninguna parte encontró la tierra del Eldorado.
Por su parte, Honduras tiene otra mina celebrada, la Rosario,[11] que produjo más de diez y seis millones de duros en treinta años.
Se construyeron excelentes frontones; pero de algún tiempo a esta parte[3] el _football_ viene suplantando a la pelota como deporte.
Y, correlativamente, una gran parte de los bancos de las repúblicas americanas no son sino sucursales de las instituciones europeas.
Por mi parte deseo tomemos cuantos trenes podamos[23] o por lo menos cuantos nos ofrezcan[24] la perspectiva de un viaje interesante.
Aunque no tiene más que la cuarta parte de los habitantes de París, ocupa dos veces el espacio de la 10 capital francesa.
Además, las compañías deben pagar la cuarta parte del costo del repavimento y de la reparación de las calles por donde pasan las líneas.
Por otra parte, si el comentario histórico es fuente de disensiones entre los propios, ¡cuánto más no ha de[13] serlo entre los extraños!
La parte de esos establecimientos que beneficia la leche se conoce con el nombre de cremería, aunque suele dárseles el nombre de _tambos_.
Por eso no he señalado como navegables más que[33] el río de las Balsas, parte del Grijalva, del Usumacinta y del Pánuco, todos en Méjico.
No te detengas[149] en ninguna parte, para que estés de vuelta[150] antes que tu padre venga a comer, desde el molino en donde trabaja.
Llamóle el Cadí para exigirle la tercera parte que correspondía al Sultán, y costó mucho dinero al avaro el librarse de las garras del Cadí.
no ha dejado de observar, sin duda, que a consecuencia de la guerra, gran parte de los títulos de esas mismas empresas han cruzado el océano.
El pescado es, por otra parte, un producto caro, debido precisamente a la deficiencia de los medios que se emplean para pescarlo y conservarlo.
Gran parte de la población vive en las ciudades; la capital, que es Buenos Aires, tiene por sí sola casi la quinta parte de la población total.
LA NIÑA DEL VIGÍA Un faro es un edificio muy elevado, que generalmente tiene la forma de una torre, con un gran fanal en la parte superior.
La mayor parte de los espectadores, á la vista del nuevo prodigio, abandonaron tumultuosamente Ia habitación y salieron despavoridos á la plaza.
Calixto iba á Sevilla, á ver á su familia, á darle la alegre nueva, á cobrar en persona su parte de décimo, un confite de algunos miles de duros.
Mas la vanidad le ha sorprendido por donde ha sorprendido casi siempre á toda ó la mayor parte de nuestra clase media y á toda nuestra clase baja.
MÉJICO Méjico ocupa casi toda la parte de la América del Norte que está al sur de los Estados Unidos y entre el golfo de Méjico y el océano Pacífico.
La mayor parte del país es plana, y en esas planicies o pampas cubiertas de pastos se encuentran millones de reses vacunas, caballos, carneros y cabras.
El departamento de las bodegas, parte capital del establecimiento, comprende las secciones de elaboración, fermentación maquinaria, depósito y tonelería.
En Sud América, en la parte austral sobre todo, el clima es favorable al crecimiento del manzano, del peral y otros árboles frutales de la zona templada.
Yo no aconsejaría esos procedimientos que, por otra parte, no podrían implantarse sin estudiar la forma en que están hechas las concesiones en estos países.
El casco, cuya férrea visera se veía en parte levantada hasta la frente, en parte caída sobre la brillante gola de acero, estaba vacío...completamente vacío.
of_ =parecer= =pariente= _m._ relative =parte= _f._ part; =en ninguna parte= nowhere, not anywhere; =por todas partes= everywhere =pasa= _3 sing.
Unos vecinos que vieron al avaro remover la tierra del jardín y cavar en ella, dieron parte al Cadí, añadiendo que sin duda Tamburí había descubierto un tesoro.
Pensaría{6-4} que estaba loco; pero á la mañana siguiente, cuando se tuviese noticia del crimen, seguramente concebiría sospechas y daría parte del hecho al juez.
Una gran parte de sus tierras son de tal modo bajas, que las inundaría el mar si no tuvieran alrededor de la costa unas paredes que impiden el paso de las olas.
Capítulo 10 1 DE cierto, de cierto os digo: El que no entra por la puerta en el corral de las ovejas, mas sube por otra parte, el tal es ladrón y robador.
Gran parte de la goma recogida en Méjico, la América Central, Colombia, Perú y Ecuador tiene este origen, aunque el cultivo científico del caucho se generaliza en esos países.
No gustaba de murmuraciones ni de chismes, y jamás tomó parte á favor ni en contra de las distintas camarillas que se disputaban con ensañamiento el predominio de la sacristía.
Estos indios eran trabajadores y el hecho que la mayor 5 parte de Chile está en la zona templada influye en[311] el carácter de la gente y en el progreso del país.
Las damas, por su parte, utilizan los servicios de peinadoras que van a domicilio, o acuden en persona a establecimientos especiales originarios de París y llamados institutos de belleza.
luego.[4] Entretanto, observaré que al atribuir a cada país los rasgos fundamentales que forman parte de un concepto general de todos ellos, ustedes cometen errores en cada caso particular.
También suele comprar calderas, pailas y sartenes viejas en una parte de la Isla, para venderlas por nuevas[3] en la otra, si es que no logra colocarlas en la misma parte donde las adquirió.
El carbón no abundará[4] en ella como en Europa, Estados Unidos y otras partes; pero es innegable que en esa parte del mundo hay importantes yacimientos carboníferos que aguardan su explotación.
Los campos de tabaco, situados principalmente en la parte occidental de la isla en la provincia Pinar del Río, producen abundante y rico tabaco del cual se hacen los famosos cigarros de la Habana.
Además, la parte financiera fué muy descuidada y estuvo en manos de algunos que abusaron de[267] los privilegios que se les confiaron, robando a la empresa y a la nación francesa sus fondos.
Como su parte más elevada está a 25 metros sobre el nivel del mar, para llegar a ella tendrán que remontar los buques tres esclusas por una vertiente y descender otras tantas por la otra vertiente.
Un millón de[315] toneladas se exporta 25 a Europa para abonar los campos de Alemania en los cuales se siembra la remolacha; una décima parte de esta cantidad llega a los Estados Unidos.
Observé que los párpados jamás se contraían, como es tan usual en la mayor parte de las personas, principalmente cuando hablan; pero su mirada siempre era llena, abierta y sin encogimiento ni emoción.
Y todos los vivientes, incluso la Andrea y el administrador, se pusieron en marcha, y gran parte de esa noche se sentian gritos de hombres y mujeres, que el eco respondia pavorosamente: --¡Ño Neira!
En la parte opuesta había pesebres para las bestias, saltaderos para las gallinas, y paja fresca para comodidad de los animales, que en el campo son tan constantes y bienhechores compañeros del hombre.
Las cabezas de la enjalma estaban completamente cubiertas de chapas de plata, así como la mayor parte de los grandes estribos de madera, curiosamente tallados, que a uno y otro lado de la montura pendían.
un año apenas Pasado como un soplo, ¡Con qué exquisita gracia, Con qué admirable aplomo, Me dijo, al presentarnos Un amigo oficioso: «--Creo que en alguna parte He visto á usted.--» ¡Ah!
El que lo aprenda bien y lo pronuncie mejor no tendrá 25 dificultades en hacerse comprender, ni en entender lo que digan en cualquier parte que vaya, ya sea en España o en las Américas.
La parte superior de su cuerpo es de un color ceniciento obscuro, con listas blancas en las alas; tiene unas manchas blancas sobre los ojos, figurando grandes cejas; su pecho es cenizoso y su vientre blanquecino.
Los perros levantaron las piezas[4] y comenzó el tiroteo en la parte de arriba; y salidas las reses del lecho de la quebrada, se hubiera dado por perdido el lance, si dos de ellas, macho y hembra, no hubiesen corrido hacia abajo.
Un lecho de madera tallada, algunas sillas de tapicería floreada, una cómoda, un lavabo y algunos cuadros se veían en la pieza, todo cubierto de polvo, señal evidente de que aquella parte de la casa estaba abandonada por completo.
Con estos datos no se extrañará ya que mis dos vecinas, después de apostrofarse recíprocamente, como lo hacen en la primera parte del diálogo transcrito, puedan hallar ofensivo á su dignidad el ser callealteras ó el dejar de serlo.
La máquina estaba materialmente atestada de carga: en la covacha, en el pescante, en la parte superior, en el interior, debajo de los asientos, y aun en el espacio destinado a los pies de los viajeros, por donde quiera[5] había maletas.
No seré yo, pecador, quien lo niegue; aunque sospecho que la regalona vida y suculenta mesa tendrían en ello no pequeña parte; que el jamón y el vino crían carne y sangre con más eficacia que todas las antífonas, jubileos y responsorios.
ve[8] en el trópico es el indio, a quien[9] se le encomiendan los trabajos pesados y sin cuya ayuda no podría prosperar el blanco,[10] el cual,[11] por su parte, ofrece a aquél la oportunidad de educarse y de mejorar su condición económica.
Sí; ni en la Opera, de París; ni en el Real, de Madrid; ni en el Covent Garden, de Londres; ni en ninguna parte, nunca, pero nunca,[9] tan bello, tan inmenso florecimiento había animado ante mis ojos las clásicas _corbeilles_[10] de un teatro.
Por una parte las plantaciones científicamente administradas, las poblaciones rurales saneadas, constituyen un ejemplo altamente sugerente, y el orden que reina en esas comarcas ha ejercido una influencia saludable en la administración pública.
De algún[129] tiempo a esta parte[130] se han popularizado los archivos[131] para la catalogación de documentos por el sistema vertical,[132] así como las fichas,[133] las máquinas _de_ escribir[134] en todos[135] los demás enseres modernos de oficina.
No es raro que la propiedad se extienda desde una calle hasta la que limita la manzana por el lado opuesto, y en este caso la parte posterior está ocupada por el huerto o fondo, como familiarmente se le llama, y donde suele haber añosos árboles frutales.
Cuando llegó á la aldea, poníase el sol entre celajes de oro; la campiña estaba muda, solitaria é impregnada de suavísima tristeza; todo lo cual es parte á sacar chispas de poesía de la corteza de un alcornoque, y no sé si pudo sacar alguna del alma de Sebastián.
This beautiful woman, Galatea, became his wife, and bore him a son called Paphos, founder of the city of that name in Cyprus.] --Por mi parte, puedo deciros que siempre la creí una locura; mas desde anoche comienzo á comprender la pasión del escultor griego.
parte, _f._, part, portion, direction; á esta --, up to now; de algún tiempo á esta --, for some time past, for some time now; en --, partly; en alguna --, somewhere; por mi --, for my part; por todas --s, in every direction; everywhere; por una --, on the one hand.
Sobre estas columnas fundó una administración que todavía no conoce rival en estos países, y parte de cuyas creaciones, como puntos luminosos han lucido hasta en las negras horas del gobierno bárbaro que por tantos años mantuvo detenido el carro del progreso[2] argentino....
El puerto de Maracaibo es uno de los más importantes de Venezuela, desde el 5 punto de vista comercial, pues no sólo sirve para puerto de salida a los productos del país, sino también al café y otros frutos valiosos de la parte oriental de Colombia.
En Bahía puede tomarse uno de los cómodos vapores que costean la parte norte del Brasil, _por_ la oportunidad que ofrece de visitar las ciudades de Ceará y Pará, donde sería posible continuar el viaje por el Amazonas hasta Iquitos, en el Perú, en los vapores de la línea Booth.
Un domingo, su hermana mayor, que le quería mucho, obtuvo permiso de los labradores, á quienes servía de pastora, para ir á ver al desdichado enfermito, y le trajo una florecita azul que había cogido en el campo, y que por casualidad había salido de la tierra con una parte de raíz.
En toda esta parte del barrio comercial de la Marina hormiguean los hombres de trabajo, ocupados en las operaciones de descarga y 20 recepción de las mercaderías, y centenares de carros van y vienen por el amplio espacio de la esplanada con admirable actividad.
La carne de los pollos es tierna y de buen gusto,[11] la de los adultos no vale nada.[12] Los naturales del Río de la Plata separan el cuello entero y parte del ñandú, los despluman y limpian, suavizan el cuero, y abriéndolo por la extremidad inferior, hacen talegos, que llaman _chuspas_.
Fué la travesía--como al emigrar--plácida y hermosa, y al murmullo de las olas del Atlántico, Sebastián, libre por vez primera de la diaria esclavitud del trabajo, sintió que se despertaban en él extraños anhelos, aspiraciones nuevas, vivas, en que reclamaba su parte alícuota la imaginación.
Á mí me daba mucha vergüenza contestarle, pero como á Luisa le había escrito también Paco Núñez declarándose, yo por encargo de ella le dije un día en el paseo: «Paco, de parte de Luisa, que sí,» y á la otra vuelta Luisa le dijo á Pepito: «Pepito, de parte de Asunción, que sí.» Y quedamos novios.
Es verdad que en una gran zona del continente la cosecha es deficiente en cantidad y pobre en calidad, razón por la cual hay que importar gran parte del maíz que consume la población; pero esto mismo es un aliciente para iniciar en los países menos adelantados el cultivo perfeccionado de ese cereal.
Añadió con humildad que se creía inferior en doctrina y merecimientos á otros muchos insignes varones allí presentes, y que por su parte procuraba suplir la falta de otras excelencias y altas dotes á fuerza de entusiasmo y celo por la comunidad que, aunque indigno, tenía la honra de dirigir, etc., etc.
en nuestras farmacias tantos[37] enseres domésticos y de tualeta.[38] Por otra parte, preciso es distinguir en la América latina la droguería, donde se venden drogas y cuerpos químicos, al por mayor, de[39] las boticas o farmacias, donde se despachan recetas y se adquieren específicos y medicinas caseras.
Es difícil competir, por otra parte, con naciones que tienen sobre nosotros la ventaja de haber arraigado ya en esos países, mediante los capitales que han invertido en multitud de industrias y empresas, las cuales, naturalmente, se proveen en Europa de los materiales, utensilios y maquinaria que necesitan.
De todo lo cual resulta, lector, aun sin mi decidida afición á reparar en achaques de costumbres, más de lo suficiente para que comprendas cómo, sin poner trabajo alguno de mi parte, y sin que en mi obsequio se le tomara nadie,{175-2} pude adquirir los datos que apunté en las primeras páginas de este bosquejo.
En otra sala, que se llama oficina o despacho, están los altos escritorios,[48] ante los cuales empleados diligentes trabajan en los libros de comercio.[49] Estos establecimientos hacen gran parte de sus transacciones a crédito,[50] siendo por esto muy común en ellos el uso de los documentos[51] y papeles de comercio.
Ya ves qué de[12] consecuencias se desprenden de un fenómeno, al parecer trivial.[13] Y no paran aquéllas aquí, pues el extranjero, por su parte, aprende en esas tierras que explota a apreciar las cualidades del nativo educado, su alto idealismo y su entusiasmo por las cosas que interesan a la inteligencia y al sentimiento.
El zagal, por su parte, aunque sin atender al efecto que su narración había producido, parecía todo turbado é inquieto; y mientras los señores reían á sabor de sus inocentadas, él tornaba la vista á un lado y á otro con visibles muestras de temor y como queriendo descubrir algo á través de los cruzados troncos de los árboles.
Si en lugar de atravesar el Titicaca hubiéramos continuado el viaje en tren por un ramal que se desprende en dirección al sur desde Juliaca, habríamos podido llegar a Arequipa (cerca de la cual se halla el Observatorio de Harvard), y de allí a Mollendo, puerto del Perú, por donde pasa una gran parte del comercio exterior de Bolivia.
Abierta por sus dos extremos, con la embocadura formada por un recorte en forma de rectángulo, pero cuyo lado superior está eliminado y el opuesto a éste cortado, como en los clarinetes, hacia el ulterior y en forma de chaflán, tiene cinco agujeros en la parte superior y uno al costado, por cuya razón solo produce semi-tonos-fúnebres.
A consecuencia de haber destruido un ciclón gran parte de los productos de la Antilla francesa llamada Martinica, en la primera mitad del siglo XVIII, quiso 5 el monarca francés auxiliar de algún modo a los agricultores de aquel país, y les envió dos plantas de café para que propagaran su cultivo en dicha Antilla.
EL BESO I Cuando una parte del ejército francés se apodero á principios de este siglo[1] de la historica Toledo,[2] sus jefes, que no ignoraban el peligro á que se exponían en las poblaciones españolas diseminándose en alojamientos separados, comenzaron por habilitar para cuarteles los más grandes y mejores edificios de la ciudad.
De los primeros en comenzar á reir y de los últimos en dejarlo, fueron don Dionís, que á pesar de su fingida circunspección no pudo por menos de tomar parte en el general regocijo, y su hija Constanza, la cual cada vez que miraba á Esteban todo suspenso y confuso, tornaba á reirse como una loca hasta el punto de saltarle las lágrimas á los ojos.
Las mismas gentes ricas tienen a este modesto plato nacional tal apego, que cuando viajan por Europa, la ausencia del puchero destruye en parte el encanto que produce la cocina sabia,[4] y se consideran dichosos si logran encontrar en alguna parte el recuerdo de la patria ausente y del hogar abandonado en medio de los cálidos vapores que aquél exhala.
Algunos países, y ciertas regiones dentro de un país, están más libres que otros de esa tradición y, por lo tanto, han comenzado a organizar la enseñanza secundaria como continuación de la primaria, con el propósito de que la mayor parte del pueblo pueda terminar en ella su educación después de haber adquirido conocimientos de valor práctico para la vida.
Esto es lo que se halla hoy en cien brazas de agua[7] en el Brasil, también en parte de la América latina, empieza a influir el elemento alemán; la Argentina absorbe día tras día media población de la Italia meridional; Colombia y Venezuela buscan en Francia sus orientaciones intelectuales; Méjico recibe los efluvios salutíferos del utilitarismo _yankee_.
No cabe duda que todo eso del hablar las corzas es pura aprensión de Esteban, que es un complete mentecato, decía entre sí el joven montero, mientras que jinete en un poderoso alazán, seguía paso á paso el palafrén de Constanza, la cual también parecia mostrarse un tanto distraída y silenciosa, y retirada del tropel de los cazadores, apenas tomaba parte en la fiesta.
EL BESO POR DON GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER{145-1} I Cuando una parte del ejército francés se apoderó á principios de este siglo{145-2} de la histórica Toledo, sus jefes, que no ignoraban el peligro á que se exponían en las poblaciones españolas diseminándose en alojamientos separados, comenzaron por habilitar para cuarteles los más grandes y mejores edificios de la ciudad.
Cuando el sol de la siesta sacaba al lagarto de su cueva y la víbora de coral[1] dormía enroscada cerca del hormiguero, don Calixto, acostado en el pasto, a la sombra que proyectaban los canelones y los molles, tiraba su aparejo en la parte más honda del arroyo, en aquel pesquero que tanto conocía y en donde abundaban la lisa begona, el surubí de carne amarilla y el dorado de escamas relucientes.
Una tormenta espantosa estaba á punto de estallar; empero todos los convidados á porfía probamos á aplacar aquellas disputas, hijas del deseo de dar á entender la mayor delicadeza, para lo cual no fué poca parte la manía de Braulio y la expresión concluyente que dirigió de nuevo á la concurrencia acerca de la inutilidad de los cumplimientos, que así llama él al estar bien servido y al saber comer.
II.--VIDA Y COSTUMBRES 1.--EL HOGAR PATERNO Hacia la parte del sud del sitio, de treinta varas de frente por cuarenta de fondo, estaba la habitación única de la casa, dividida en dos departamentos; uno sirviendo de dormitorio a nuestros padres, y el mayor de sala de recibo, con su estrado alto y cojines, resto de las tradiciones del diván árabe que han conservado los pueblos españoles.
No obstante de que en todos los países de Sud América se desatiende la pronunciación de las letras _c_ y _z_, especialmente cuando la _c_ va seguida de _e_ o _i_, conviene que los inexpertos adviertan 15 que es preferible pronunciarla como la _th_ inglesa, pues ésta es la pronunciación usada por toda la gente ilustrada de España y de una gran parte de las Américas españolas.
Hizo Colón un tercer viaje desde Europa a la parte de la isla dominicana, llamada por él La Española, y ensanchó sus descubrimientos; pero las envidias y rivalidades 5 que se habían desarrollado contra él en la Corte, dieron por resultado[222] su prisión, realizada en nombre de los reyes por un juez llamado Bobadilla, que le mandó para España, cargado de cadenas, en el año 1500.
andar, to go, walk, act, be; á más --, at full speed; como se las entrase á más -- el día, as the day went on; as the day passed (for them); -- penando, to suffer torment; -- por, to go about, be current in; -- más de sobra, to be more in excess; á los talones, to follow closely; de algún tiempo á esta parte anda, (who) for some time now has been; quien (en) mal anda, (en) mal acaba, a bad beginning makes a bad ending.
XI.--LA CAZA Y SUS PRODUCTOS _Uses of the =Preterite Indicative= and =Imperfect=_ --El interés que mis hermanos[1] y yo demostramos por la caza nos viene quizá por herencia,[2] pues nuestro padre pasó una gran parte de su vida en Sud América, cazando animales salvajes que desolló más de una vez con sus propias manos.[3] Nos decía que las selvas allí son muy espesas y que la lucha entre las especies animales hace su caza difícil.
El rebaño se cría en libertad en una vasta extensión que no es nunca menor de doscientas cincuenta hectáreas; por allí corre a su guisa,[7] marcha y circula sin conocer nunca, ni aún en el invierno, el reposo del establo; estas grandes marchas dan a la fibra de esta parte carnosa una resistencia poco agradable y un gusto diferente de la del carnero criado en países donde la propiedad está muy dividida y donde es de regla[8] la estabulación.
Era Esteban un muchacho de diecinueve á veinte años, fornido, con la cabeza pequeña y hundida entre los hombros, los ojos pequeños y azules, la mirada incierta y torpe como la de los albinos, la nariz roma, los labios gruesos y entreabiertos, la frente calzada, la tez blanca pero ennegrecida por el sol, y el cabello que le caía en parte sobre los ojos y parte alrededor de la cara, en guedejas ásperas y rojas semejantes á las crines de un rocín colorado.
III Quince días después de la escena que acabamos de referir, y á eso de las nueve de la mañana, muchísima gente ociosa presenciaba, en la calle de San Juan de Dios y parte de la de San Felipe{41-1} de aquella misma capital, la reunión de dos compañías de migueletes que debían salir á las nueve y media en busca de _Parrón_, cuyo paradero, así como sus señas personales y las de todos sus compañeros de fechorías, había al fin averiguado el Conde del Montijo.
No se 20 detuvo en parte alguna, y en cuanto entregó la cesta a su abuela querida, emprendió su viaje de regreso.[151] Caminaba por la orilla del dique que protegía al vecindario próximo, y recordaba lo que su padre le había dicho varias veces acerca de[152] los sacrificios que 25 había costado el construirlo, del importante servicio que el dique hacía, y de las desgracias que causaría el mar si aquella obra se destruyera.
Junto á aquella verja, de pie, envueltos en sus capas de color galoneadas de oro, dejando entrever con estudiado descuido las encomiendas rojas y verdes, en la una mano el fieltro, cuyas plumas besaban los tapices, la otra sobre los bruñidos gavilanes del estoque ó acariciando el pomo del cincelado puñal, los caballaros veinticuatros,[2] con gran parte de lo mejor de la nobleza sevillana, parecían formar un muro, destinado á defender á sus hijas y sus esposas del contacto de la plebe.
Cuando la lengua de Castilla se arraigó en la parte meridional de nuestro continente, sus hijos enriquecieron a la madre patria «no menos con los tesoros de su suelo que con sus aventajados talentos que fecundiza el sol ardiente y desarrolla una naturaleza grandiosa y magnífica.» Por entonces[1] el sonido de las liras americanas se perdía entre el grande concierto de las españolas: el hilo de agua,[2] por decirlo así, se engolfaba sin dejar huella[3] en el mar a cuyo aliento contribuía.
El asistente, obedeciendo las órdenes de su capitán, comenzó á descargar golpes en la sillería del coro, y después que hubo reunido una gran cantidad de leña que fué apilando al pie de las gradas del presbiterio, tomó la linterna y se dispuso á hacer un auto de fe con aquellos fragmentos tallados de riquísimas labores entre los que se veían por aquí parte de una columnilla salomónica, por allá la imagen de un santo abad, el torso de una mujer, ó la disforme cabeza de un grifo asomado entre hojarasca.
El asistente, obedeciendo las órdenes de su capitán, comenzó á descargar golpes en la sillería del coro, y después que hubo reunido una gran cantidad de leña que fué apilando al pie de las gradas del presbiterio, tomó la linterna y se dispuso á hacer un auto de fe con aquellos fragmentos tallados de riquísimas labores, entre los que se veían por aquí parte de una columnilla salomónica, por allá la imagen de un santo abad, el torso de una mujer, ó la disforme cabeza de un grifo asomado entre hojarasca.
Como iba diciendo,[75] una casa electricista corre con la instalación de conductores, medidores, toma-corrientes,[76] llaves, fusibles, así como de las campanillas con sus cuadros indicadores, pilas, transformadores, etc., mientras otra casa especialista, de las[77] denominadas[78] de artefactos de luz eléctrica, proporciona las arañas, los pendientes, los brazos, los faroles y los «plafonniers.» Por su parte, el cerrajero[79] se encarga de las cerraduras y cerrojos de las puertas, pestillos, manijas, bisagras, fallebas y pasadores.
La verdad era que el camino, que equivocadamente había tornado, se hacía cada vez más áspero y difícil y que por una parte la sombra que ya arrojaban las altísimas rocas, que parecían suspendidas sobre mi cabeza, y por otro el ruido vertiginoso del agua que corría profunda á mis pies, y de la que comenzaba á elevarse una niebla inquieta y azul, que se extendía por la cortadura borrando los objetos y los colores, parecían contribuir á turbar la vista y conmover el ánimo con una sensación de penoso malestar que vulgarmente podría llamarse preludio de miedo.
El comedor está amueblado como en todas partes.[136] En las casas de alguna importancia[137] los estilos que predominan son el inglés y el francés: una mesa, generalmente de extensión, para que no tome[138] más espacio del que[139] se necesita según el número[140] de comensales, sillas de madera tallada y a veces con asiento de cuero, una heladera, un aparador en cuya parte superior se guarda[141] a la vista[142] la loza, los cristales, etc., reservándose las gavetas para los cubiertos, y el armario inferior para los manteles y servilletas o algunos fiambres y otras provisiones, inclusive vinos y licores.
por un hombre[1] versado en asuntos económicos, le suplico me diga quién es el obrero en[2] la América latina, a qué raza o nacionalidad pertenece y cuál es su estado social.[3] --El que quiera[4] comprender perfectamente la situación de las clases trabajadoras en la América latina debe ante todo darse cuenta de este hecho: Que la composición etnológica de la población varía en esos países según se vaya[5] del trópico, donde abunda el indio,[6] a las zonas templadas y frías donde acaso no se encuentra un solo indígena.[7] Por otra parte, las comarcas situadas sobre el Atlántico reciben más inmigración europea que las situadas sobre el Pacífico.
La recuerdo como si la viera: un maiten enorme tendia parte de sus ramas sobre la casita blanca con techo de totora; en el corredor, eternamente la Andrea,{191-1} su mujer, lavando en la artesa una ropa mas blanca que la nieve; una montura llena de pellones y amarras colgada sobre un caballete de palo; y dos gansos chillones y provocativos en la puerta, amagando eternamente nuestras medias rojas que parecian indignarles.{191-2} Cada año, cuando a vuelta de los exámenes llegábamos a las casas de los Sauces, nuestra primera visita era a la Andrea, que suspendia el jabonado de la ropa para lanzar un par de gritos de sorpresa y llorar despues como una chica consentida.
II Las llamas rojas y azules se enroscaban chisporroteando á lo largo del grueso tronco de encina que ardía en el ancho hogar; nuestras sombras, que se proyectaban temblando sobre los ennegrecidos muros, se empequeñecían ó tomaban formas gigantescas, según la hoguera despedía resplandores más ó menos brillantes; el vaso de saúco, ora vacío, ora lleno y no de agua, como cangilón de noria, habia dado tres veces la vuelta en derredor del círculo que formábamos junto al fuego, y todos esperaban con impaciencia la historia de _La cruz del diablo_, que á guisa de postres de la frugal cena que acabábamos de consumir, se nos había prometido, cuando nuestro guía tosió por dos veces, se echó al coleto un último trago de vino, limpióse con el revés de la mano la boca, y comenzó de este modo: --Hace mucho tiempo, mucho tiempo, yo no sé cuánto, pero los moros ocupaban aún la mayor parte de España, se llamaban condes[1] nuestros reyes, y las villas y aldeas pertenecían en feudo á ciertos señores, que á su vez prestaban homenaje á otros más poderosos, cuando acaeció lo que voy á referir á ustedes.[2] [Footnote 1: condes = 'counts,' 'earls.' The word conde comes from the Latin _comes, comitem_, 'companion,' and during the Roman empire in Spain was a title of honor granted to certain officers who had jurisdiction over war and peace.
--En parte solamente.
¿Qué forma cada parte?
2.{145-2} =una parte ...
[Footnote 1: una parte...
¿En qué parte está el fanal?
¿En qué parte del continente?
¿Qué se exporta de esta parte?
=Page 41.=--1.{41-1} =y parte...
¿Cuál es la parte más importante?
=alícuota; parte --,= equal share.
¿Cómo es el clima en la parte alta?
¿Qué parte de la cabeza es la cara?
¿Qué parte de la población es blanca?
¿Qué parte de la América ocupa Méjico?
[22] =por parte del=, _on the part of_.
¿Qué parte de la población es mestiza?
¿De qué consiste una cuarta parte del canal?
¿Quién posee la mayor parte del territorio?
¿Dónde se halla la mayor parte de la población?
=111.=--[111.13] =vereda= is subject of =parte=.
¿A cuánto subía (_amounted_) su parte de décimo?
[11] =remedian en parte,= _are remedying in part_.
--¿Cómo[79] puede hacerse hoy esa parte del viaje?
¿Dónde se encuentra la mayor parte de la población?
¿De dónde desciende la mayor parte de la población?
--¿Se exporta la mayor parte de la cosecha del trigo?
--Á ninguna parte, Padre, que se está muy quietecito.
--Sin duda así es, y por mi parte no diré lo contrario.
[3] =de algún tiempo a esta parte,= _for some time past_.
=quinto,= fifth; =la quinta parte,= a (one) fifth (part).
[79] =Por su parte, el cerrajero=, _The locksmith, in turn_.
[130] =De algún tiempo, a esta parte=, _For some little time_.
--Sólo una parte pequeña de la zona apropiada se halla bajo cultivo.
¿Qué tienen que remontar los buques para llegar a su parte más elevada?
--Por mi parte temo que los caminos de Santo Domingo no sean muy buenos.
--Así te pasaran con una lanza moruna de parte á parte, ladrón, embustero.
[34] =un veinticinco avos=, _one twenty-fifth_; =la veinticinco ava parte=.
--Muchísimas, y gran parte de ellas están en la América Central y Antillas.
=parte=, _f._, part; =dar ----,= to inform; =por todas ----s=, everywhere.
--Con excepción de una vasta meseta que ocupa la parte oriental de ese país.
--Analicemos ahora--interrumpió mister Smith--la parte relativa al intercambio.
--Pues ésa es precisamente[1] la parte de la América latina donde menos abunda.
--Ese procedimiento supone una vigilancia minuciosa por parte de los litigantes.
=azote,= _m._, lash, blow, whip; =que daba --s en cierta parte,= who was spanking.
--Y nuestro nitrato y nuestro cobre...--añadió por su parte[48] el señor Enríquez.
25 Y hallándole de la otra parte de la mar, dijéronle: Rabbí, ¿cuándo llegaste acá?
--Se han generalizado en Chile, Brasil, Argentina, Uruguay y parte de Centro América.
28 Estas cosas acontecieron en Betábara, de la otra parte del Jordán, donde Juan bautizaba.
--Pues ¿no sabéis lo que pasa?--dijo un tercer miguelete, tomando parte en la conversación.
[111] =se compone de un juego del que forman parte=, _consists of a set which is made up of_.
=parte=, _f._, part, district, place; =en mayor ----=, in large part; =por todas ----s=, everywhere.
--Tan así es[15] que, en su parte austral, Chile cuenta con más de veinte millones de hectáreas de bosques.
--Á cualquiera parte en que se puedan hallar cuatro palmos de terreno donde revolverse, y un rayo de claridad que nos alumbre.
--Por mi parte, puedo deciros que siempre la creí una locura; mas desde anoche comienzo á comprender la pasión del escultor griego.
--Veo que la gran red de ferrocarriles de la parte austral de Sur América extiende una de sus líneas hasta las proximidades de Cuzco.
_La Literatura Española en el Siglo XIX, parte segunda, Madrid, 1891_, contains a good criticism of the literary work of Becquer, pp.
--Por nuestra parte--intervino Enríquez, ingeniero chileno,--poseemos los mayores depósitos de nitrato que existen en el mundo y, como Ud.
[62] =Si no en su totalidad, la mayor parte de esa travesía.= VARIANT: =Ya que no en su totalidad, por lo menos la mayor parte de esa travesía=.
--Ese es un hecho universal, que en este caso exterioriza cierta inofensiva vanidad por parte del[22] nativo más bien que[23] un sentimiento hostil.
16 Y como se hizo tarde, descendieron sus discípulos á la mar; 17 Y entrando en un barco, venían de la otra parte de la mar hacia Capernaum.
32 He aquí, la hora viene, y ha venido, que seréis esparcidos cada uno por su parte, y me dejaréis solo: mas no estoy solo, porque el Padre está conmigo.
26 Y vinieron á Juan, y dijéronle: Rabbí, el que estaba contigo de la otra parte del Jordán, del cual tú diste testimonio, he aquí bautiza, y todos vienen á él.
--Ahora me explico[14] el contraste entre la aridez de la parte occidental del Perú y la fertilidad de las faldas orientales, o sea lo que allí se llama la Montaña.
=parte,= _f._, side, part; =dar --,= to inform, give notice, report; =ser --,= to be sufficient; =á ninguna --,= nowhere; =de mi --,= for my part; =por todas --s,= everywhere.
16, note 3.] Cuanto queda repetido, si se le despoja de esa parte de fantasía con que el miedo abulta y completa sus creaciones favoritas, nada tiene en sí de sobrenatural y extraño.
23 Y como los soldados hubieron crucificado á Jesús, tomaron sus vestidos, é hicieron cuatro partes (para cada soldado una parte); y la túnica; mas la túnica era sin costura, toda tejida desde arriba.
--Si no en su totalidad, la mayor parte de esa travesía[62] puede hacerse por agua; pues como usted ve, el río Ulúa, que desemboca en el Atlántico, se comunica con el lago Yojoz por medio del río Blanco.
--En el extremo sur se extiende una meseta desprovista de árboles excepto en la parte más austral, donde aquéllos reaparecen, gracias a la humedad que, como le expliqué ya, traen los vientos del Pacífico.
--Al contrario; se le halla solamente en ciertos distritos, como en los estados de Sonora, Coahuila y Veracruz en Méjico, parte del Brasil en el Atlántico y algunas regiones del Perú y Chile en el Pacífico.
=parte=, _f._, part; =á (en) todas partes=, everywhere; =de parte de=, on the part of, in behalf of; =de parte á parte=, through and through; =por ninguna parte=, nowhere; =por otra parte=, on the other hand.
--En esa parte del continente la cordillera de los Andes modifica la dirección de los vientos e introduce diferencias en la cantidad de lluvias que reciben las regiones situadas al este y al oeste de aquélla.
--¡Ya va largo![39]--exclamó el señor Souza.--La América del Sur puede ofrecer una superficie inmensa, que comprende no solamente la Argentina sino también el Brasil, la parte este de Bolivia y todo el Paraguay.
26.--EL LUTO Ya han pasado dos meses y las niñas están cansadas del encierro, y abren algún tanto y por un momento, un postigo, para ver _algo_ de la calle y oír el órgano que toca en la esquina o en otra parte.
--De los saladeros del Uruguay y de la Argentina; y se obtenía del beneficio de animales bovinos de calidad inferior, conocidos con el nombre de «criollos,» de que se componía la mayor parte del ganado de las haciendas.
=di=), to give; =---- parte=, to inform; =---- un chasco=, to play a trick; =---- una media vuelta=, to turn around; =---- un paso=, to take a step; =--- un salto=, to jump; =no te dé el sol=, let the sun not find you.
--Las operaciones propias de[8] una institución oficial financiera: intervienen en todo pago en que es parte el gobierno federal, y guardan en depósito los dineros de todas las reparticiones públicas dependientes de ese gobierno.
--Parécense más bien a las viejas universidades de las naciones católicas europeas, cuyo espíritu han conservado en parte aunque una vez que pasaron a depender del Estado se impuso en ellas, como consecuencia, la enseñanza laica.
--Nadie, señor, sino que una de mis hijas me había pedido una flor de lis, no la he encontrado en ninguna parte, y al pasar por aquí entré a ver si estaba aquí, pero como no he visto a 40 nadie, creí que no tenía dueño y la he cortado.
[Illustration: Marcándose el Ganado en Argentina] La mayor parte de la población se compone de descendientes de los antiguos colonos españoles y de los inmigrantes llegados de algunos países de Europa; especialmente de Italia, Alemania, Francia y España.
--En efecto en esa zona, que además del Brasil incluye parte del Ecuador y Perú, así como las llanuras del norte que comprenden las Guayanas, Venezuela y Colombia, se hallan las mayores extensiones de bosque virgen que quedan aún sin explotar[18] en el planeta.
¡Si te encuentro!_ Púsose luego _el tío Buscabeatas_ á recapacitar fríamente, y comprendió que sus amadas prendas no podían estar en Rota, donde sería imposible ponerlas á la venta sin riesgo de que él las reconociese, y donde, por otra parte, las calabazas tienen muy bajo precio.
--No soy geógrafo ni pretendo serlo.[1] Estoy repasando con tinta roja la parte navegable de los ríos y señalando con líneas azules ciertos trayectos del ferrocarril; _porque_[2] ha de saber Ud.[3] que pienso tomarle _por_[4] compañero en un viaje imaginario _por_ toda la América latina.
15 Mas os he escrito, hermanos, en parte resueltamente, como amonestándoos por la gracia que de Dios me es dada, 16 Para ser ministro de Jesucristo á los Gentiles, ministrando el evangelio de Dios, para que la ofrenda de los Gentiles sea agradable, santificada por el Espíritu Santo.
--Porque para la fabricación del nitrato es indispensable el alto calor de los inmensos hornos eléctricos--contestó mister Smith.--Sin embargo, no creo que esta forma costosa de fabricación se usara en la preparación de nitrato para abonos, de los cuales, por otra parte, no podemos prescindir.
--Por mi parte,[20] preveo un enorme campo de acción para los capitales que hayan de emplearse en instalaciones hidroeléctricas,--dijo el señor Souza.--En la América latina la substitución del vapor por la electricidad[21] en la generación de fuerza trae una economía mucho mayor que en los Estados Unidos.
--Se dice: palomita, dile á la Señora de nuestra parte, como en las letanías se le dice: _ora por obis!_ Y como si la mariposa hubiese atendido al encargo y á esa súplica, y á aquella fe tan pura y sencilla, elevóse al impulso de sus blancas alas, y se perdió en el éter como un suave perfume, ó como un dulce sonido.
28.--EL DÍA DE MUERTOS[1] EN MI PUEBLO En los hogares del pobre, en las calles y plazas de mi pueblo, en los senderos que conducen a la huerta y a la montaña, hay, antes de llegar el día de Muertos, un movimiento inusitado y extraordinario: Diríase que se prepara una gran fiesta en la cual deben tomar parte todos los corazones.
10, note 1.] --Por una parte vuestras continuas excursiones, y por otra el dale que le das de los cazadores furtivos, que ya con trampa ó con ballesta no dejan res á vida en veinte jornadas al contorno, habían no hace mucho agotado la caza en estos montes, hasta el extremo de no encontrarse un venado en ellos ni por un ojo de la cara.
--Á propósito de aventuras extraordinarias, exclamó al verle uno de los monteros de don Dionís, dirigiéndose á su señor: ahí tenéis á Esteban el zagal, que de algún tiempo á esta parte anda más tonto que lo que naturalmente lo hizo Dios, que no es poco, y el cual puede haceros pasar un rato divertido refiriendo la causa de sus continuos sustos.
¡Yo os aseguro que hice cuanto estaba de mi parte{108-2} para complacer á Cabezudo, que quería no cayese gota de agua; á Animalejos, que quería cayese sólo un chaparrón; y á Barbaruelo, que quería lloviese si Dios tenía que!{108-3} Dios lo puede hacer todo, pero á veces lo hace tan indirectamente, que parece no hacer nada ó hacer todo lo contrario de lo que se le pide.
26, note 1.] En las ráfagas del aire y confundido con los leves rumores de la noche, creyó percibir un extraño rumor de voces delgadas, dulces y misteriosas que hablaban entre sí, reian ó cantaban cada cual por su parte y una cosa diferente, formando una algarabia tan ruidosa y confusa como la de los pájaros que despiertan al primer rayo del sol entre las frondas de una alameda.
25 Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis acerca de vosotros mismos arrogantes: que el endurecimiento en parte ha acontecido en Israel, hasta que haya entrado la plenitud de los Gentiles; 26 Y luego todo Israel será salvo; como está escrito: Vendrá de Sión el Libertador, Que quitará de Jacob la impiedad; 27 Y este es mi pacto con ellos, Cuando quitare sus pecados.
122, note 1.] Concluída esta breve introducción histórica, el héroe de la fiesta guardó silencio durante algunos segundos como para coordinar sus recuerdos, y prosiguió así: --Pues es el caso, que en aquel tiempo remote, esta villa y algunas otras formaban parte del patrimonio de un noble barón, cuyo castillo señorial se levantó por muchos siglos sobre la cresta de un peñasco que baña el Segre, del cual toma su nombre.
--En la mayor parte de esas repúblicas se consideran naturales todos los nacidos en ellas.[1] Algunas excluyen de esta condición a los hijos de extranjeros, siempre que[2] el hijo no opte por la nacionalidad de nacimiento al llegar a su mayoría de edad.[3] En otras, las constituciones acuerdan a los hijos la nacionalidad de sus padres sólo en caso que aquéllos expresamente lo soliciten dentro de un tiempo breve después de alcanzada la mayoría de edad.
--Ninguna.[109] El moblaje _de_ la sala, que es donde reciben los dueños[110] de casa, se compone de un juego del que forman parte[111] un sofá, dos sillones, varias sillas, un piano de cola, vertical o de los llamados mecánicos, mesas de todos tamaños, consolas, canapés, taburetes, escabeles y unas cuantas banquetas para apoyar los pies.[112] La repisa de la chimenea puede estar adornada con floreros, estatuitas, algún[113] reloj u otro[114] objeto semejante.
--_Pedro Pablo Figueroa_ (CHILENO) =Amunátegui, Luis= (1828-1888) La parte más valiosa que hay en la personalidad múltiple de _Miguel Luis Amunátegui_[7] es la del propagandista tenaz de las glorias del pasado chileno; es la del escritor de actividad asombrosa en la aclaración de todos los puntos obscuros del ayer[8]; es la del biógrafo fecundo y generoso inmortalizador de tantas glorias de nuestra historia; es la del obrero infatigable de la verdad histórica y de la ilustración social de Chile.
¡Y su corazón se estremeció de espanto cuando supo que en aquellos benditos campos había que establecer todos los años, al llegar el día consagrado á glorificar al santo y sencillo labrador, que hasta cuidaba de las avecillas del cielo, un juzgado y un hospital para reprimir el crimen y proteger á sus víctimas!{97-2} Bebió el agua milagrosa, mezclándola con las lágrimas que arrancaban á sus ojos la piedad y el dolor, y penetró en el santuario, donde pasó orando y llorando la mayor parte de la mañana.
22 El día siguiente, la gente que estaba de la otra parte de la mar, como vió que no había allí otra navecilla sino una, y que Jesús no había entrado con sus discípulos en ella, sino que sus discípulos se habían ido solos; 23 Y que otras navecillas habían arribado de Tiberias junto al lugar donde habían comido el pan después de haber el Señor dado gracias; 24 Como vió pues la gente que Jesús no estaba allí, ni sus discípulos, entraron ellos en las navecillas, y vinieron á Capernaum buscando á Jesús.
--En acosar y perseguir á los infelices pastores que se arriesgan por esa parte de monte, ya haciendo ruido entre las matas, como si fuese un lobo, ya dando quejidos lastimeros como de criatura, ó acurrucándose en las quiebras de las rocas que están en el fondo del precipicio, desde donde llama con su mano amarilla y seca á los que van por el borde, les clava la mirada de sus ojos de buho, y cuando el vértigo comienza á desvanecer su cabeza, da un gran salto, se les agarra á los pies y pugna hasta despeñarlos en la sima....
19.--EL ZUM-ZUM El zum-zum es una especie de colibrí, el pájaro más chico y precioso de todos los de la isla de Santo Domingo, que a no ser por[1] su cola y piquito, apenas tendría dos pulgadas de longitud: no es posible describir ni retratar con exactitud los contornos de su exiguo y aguzado cuerpo, la belleza y brillo metálico de sus colores cambiantes en sus finísimas plumas, sus alitas infatigables, sus rápidos y continuos movimientos, su graciosa volubilidad; nuestros mismos ojos no tienen bastante perspicacia para admirarle, porque jamás se fija; siempre en el aire, expresando un silbido tenue como cuando se desprende la punta de la lengua de los labios cerrados, entreabierta la boca[2]: ya atraviesa con la rapidez del rayo, ya se cierne sin percibirse casi su veloz aleteo (cuyo zumbido originó su nombre), libando la miel de los _aguinaldos_, de los _díctamos_ o de las rosas, sin dignarse posar en parte alguna: tan silvestre, libre y fugaz, que no puede existir dos días en jaula sin morir....
8.--DESCRIPCIÓN DE VENEZUELA Sus aguas son muchas, claras y saludables, pues no hay amagamiento de serranía ni ceja de montaña que no brote[1] cristalinos arroyos, que cruzando la tierra con la frescura de sus raudales, la fecundan de calidad,[2] que no hay cosa que en ella se siembre que con admiración no produzca, ayudando a su fertilidad la variación de su temperamento, pues a cortas distancias, según la altura o bajío que hace la tierra, se experimenta frío, cálido o templado, y de esta variedad de temples se origina su mayor excelencia, pues lo que en un sitio no produce, en otro se multiplica, y lo que en una parte se esteriliza, en otra se fecunda, y así abunda de[3] trigo, maíz, arroz, algodón, tabaco, azúcar, de que se fabrican regaladas y exquisitas conservas; cacao, en cuyo trato tienen sus vecinos asegurada su mayor riqueza; frutas, así indianas como europeas; legumbres de todos géneros, y finalmente de todo cuanto puede apetecer la necesidad para el sustento, o desear el apetito para el regalo.
parta
=rayo,= ray, beam; =¡mal -- me parta treinta veces y media!,= would that a thousand thunderbolts struck me!
--¡Mal rayo me parta treinta veces y media, y permita Dios que al primer noroeste que me coja en la mar me coman las merluzas!...
English to Spanish Translation

Learn Spanish today with 'Key Translations'
Get it now!

A lot of work has gone into creating an app that we would use ourselves. After a year of development and internal usage it's finally ready. It comes with a lot of amazing features. Check it out now!