llegar (llegando)

Presente

English
I arrive, am arriving
yo
llego
llegas
Ud./él/ella
llega
nosotros, -as
llegamos
vosotros, -as
llegáis
Uds./ellos/ellas
llegan

Futuro

English
I will arrive
yo
llegaré
llegarás
Ud./él/ella
llegará
nosotros, -as
llegaremos
vosotros, -as
llegaréis
Uds./ellos/ellas
llegarán

Imperfecto

English
I was arriving, used to arrive, arrived
yo
llegaba
llegabas
Ud./él/ella
llegaba
nosotros, -as
llegábamos
vosotros, -as
llegabais
Uds./ellos/ellas
llegaban

Pretérito

English
I arrived
yo
llegué
llegaste
Ud./él/ella
llegó
nosotros, -as
llegamos
vosotros, -as
llegasteis
Uds./ellos/ellas
llegaron

Condicional

English
I would arrive
yo
llegaría
llegarías
Ud./él/ella
llegaría
nosotros, -as
llegaríamos
vosotros, -as
llegaríais
Uds./ellos/ellas
llegarían

Presente perfecto

English
I have arrived
yo
he llegado
has llegado
Ud./él/ella
ha llegado
nosotros, -as
hemos llegado
vosotros, -as
habéis llegado
Uds./ellos/ellas
han llegado

Futuro perfecto

English
I will have arrived
yo
habré llegado
habrás llegado
Ud./él/ella
habrá llegado
nosotros, -as
habremos llegado
vosotros, -as
habréis llegado
Uds./ellos/ellas
habrán llegado

Pluscuamperfecto

English
I had arrived
yo
había llegado
habías llegado
Ud./él/ella
había llegado
nosotros, -as
habíamos llegado
vosotros, -as
habíais llegado
Uds./ellos/ellas
habían llegado

Pretérito anterior

English
I had arrived
yo
hube llegado
hubiste llegado
Ud./él/ella
hubo llegado
nosotros, -as
hubimos llegado
vosotros, -as
hubisteis llegado
Uds./ellos/ellas
hubieron llegado

Condicional perfecto

English
I would have arrived
yo
habría llegado
habrías llegado
Ud./él/ella
habría llegado
nosotros, -as
habríamos llegado
vosotros, -as
habríais llegado
Uds./ellos/ellas
habrían llegado

Presente

English
I arrive, am arriving
yo
llegue
llegues
Ud./él/ella
llegue
nosotros, -as
lleguemos
vosotros, -as
lleguéis
Uds./ellos/ellas
lleguen

Imperfecto

English
I arrived, was arriving
yo
llegara
llegaras
Ud./él/ella
llegara
nosotros, -as
llegáramos
vosotros, -as
llegarais
Uds./ellos/ellas
llegaran

Futuro

English
I will arrive
yo
llegare
llegares
Ud./él/ella
llegare
nosotros, -as
llegáremos
vosotros, -as
llegareis
Uds./ellos/ellas
llegaren

Presente perfecto

English
I have arrived, arrived
yo
haya llegado
hayas llegado
Ud./él/ella
haya llegado
nosotros, -as
hayamos llegado
vosotros, -as
hayáis llegado
Uds./ellos/ellas
hayan llegado

Futuro perfecto

English
I will have arrived
yo
hubiere llegado
hubieres llegado
Ud./él/ella
hubiere llegado
nosotros, -as
hubiéremos llegado
vosotros, -as
hubiereis llegado
Uds./ellos/ellas
hubieren llegado

Pluscuamperfecto

English
I had arrived
yo
hubiera llegado
hubieras llegado
Ud./él/ella
hubiera llegado
nosotros, -as
hubiéramos llegado
vosotros, -as
hubierais llegado
Uds./ellos/ellas
hubieran llegado

Afirmativo

English
Arrive!
yo
llega
Ud./él/ella
llegue
nosotros, -as
vosotros, -as
llegad
Uds./ellos/ellas
lleguen

Negativo

English
Don't arrive!
yo
no llegues
Ud./él/ella
no llegue
nosotros, -as
vosotros, -as
no lleguéis
Uds./ellos/ellas
no lleguen

llego
ind._ =llego= _1 sing.
responde; Sin aliento llego...
Vamos, vamos, qué ya hace rato que llego el arzobispo, y va á comenzar la misa...
Cuando llego á Madrid, quiero abrazar á un amigo que me espera en la estación y las fuerzas me faltan.
Este hombre (pensé) me va á perdonar la vida; mañana llego á Granada y doy el _cante_; pasado mañana lo cogen...
Al fin llego el esperado momento, el momento solemne en que el sacerdote, despues de inclinarse y murmurar algunas palabras santas, tomó la Hostia en sus manos....
De su madriguera Salió un compañero, Y le dijo: "Tente, 240 Amigo, ¿qué es esto?" "¿Qué ha de ser?" responde: "Sin aliento llego...
Cuando la respetable comitiva llego al macizo arco que daba entrada al edificio, un hombre pálido y descompuesto se arrojó al suelo en presencia de los aturdidos circunstantes, exclamando con las lágrimas en los ojos: --Perdón, señores, perdón!
The consecrated wafers too are believed to be put to improper uses.] El terror llego á apoderarse de los ánimos en un grado tal, que al toque de oraciones nadie se aventuraba á salir de su casa, en la que no siempre se creían seguros de los bandidos del peñón.
Especialmente en la puerta de la cárcel, la conmoción popular tomaba cada vez mayores proporciones, y ya los animados diálogos, los sordos murmullos y los amenazadores gritos comenzaban á poner en cuidado á sus guardas, cuando afortunadamente llego la orden de sacar al reo.
Pedro hizo un esfuerzo para seguir en su camino, llego á la verja, y subió la primera grada de la capilla mayor.[1] Alrededor de esta capilla están las tumbas de los reyes,[2] cuyas imágenes de piedra, con la mano en la empuñadura de la espada, parecen velar noche y día por el santuario á cuya sombra descansan todos por una eternidad.
¿Cómo llego al primer piso?
_Cámbiense al futuro los verbos_ llego, es, sube, defendía, huir.
140, note 1.] III Teobaldo, lleno de asombro, abandonó la aldea y se dirigió al castillo, á cuyas puertas llego cuando apenas clareaba el día.
20, note 2.] Cuando Garcés llego á la cañada y al punto en que, según las instrucciones de Esteban, debía aguardar la aparición de las corzas, la luna comenzaba á remontarse con lentitud por detrás de los cercanos montes.
55, note i.] El primer movimiento de los dos jóvenes fué llevar las manos al puño de sus espadas; pero deteniéndose como heridos de una idea súbita, volvieron los ojos á mirarse, y se hubieron de encontrar con una cara de asombro tan cómica, que ambos prorrumpieron en una ruidosa carcajada, carcajada que, repitiéndose de eco en el silencio de la noche, resonó en toda la plaza y llego hasta el palacio.
llega
Ahora llega frente al retablo.
VARIANTS: =Que no pasa de ser=; =que no llega a=.
llega un momento en que el hombre más pacífico...
of_ =llamar= =llave= _f._ key =llega= _3 sing.
mas ved, sin embargo, hasta donde llega mi extravagancia.
Un ramal austral llega hasta Ayacucho, a menos de 200 millas del Cuzco.
VARIANT: =Capaz de.= [6] =llega a veces a,= _makes it necessary sometimes_.
Al día siguiente salió la señora a hacer unas visitas, y poco después llega su hermana.
El extranjero que llega a la América latina pocas veces[3] es un viajero de paso, casi nunca un turista.
Abarcando con la vista la inmensa arteria en su hervor continuo, llega a sentirse la angustia de ciertas pesadillas.
Si por acaso algún violento torbellino llega a destrozar su copa, muy pronto se rehace con asombroso vigor y doble lozanía.
por el Amazonas; sigue por el río Negro, luego remonta este río durante algunos días hasta que llega al río Casiquiari por donde entra Ud.
Volvió á tirar, y aún con más fuerza: entonces, al cabo de algunos minutos, sintió pasos contenidos y suaves como de hombre que llega lentamente y descalzo.
Pero llega un obrero que comienza a golpearla, haciéndola pedazos con su martillo, y la roca exclama: --Este obrero es más poderoso que yo; ¡Quisiera ser este obrero!
Pero he aquí que el Rey de aquel país llega en su magnífica carroza, precedido y seguido de lujosos caballeros y rodeado de servidores que sostienen una sombrilla de oro sobre su cabeza.
Un millón de[315] toneladas se exporta 25 a Europa para abonar los campos de Alemania en los cuales se siembra la remolacha; una décima parte de esta cantidad llega a los Estados Unidos.
Luego se llega al capítulo de las travesuras y de las maldades, con los que se rinden al sueño; y hay aquello de[4] pintorrear con un corcho quemado, al que duerme en un rincón y ronca estrepitosamente.
Hasta aquí llega el montero con su ballesta; de aquí adelante, que pruebe á pasar el capellán con su hisopo.[1] [Footnote 1: hisopo = 'aspergillum.' A brash or metallic instrument for the sprinkling of holy water.
Una la _Purísima Concepción_, otra _Rosa del Mar_, aquélla _Los Dos Amigos_; pero llega la gente con su manía de sacar motes, y se llaman _La Pava_, _El Lorito_, _La Medio Rollo_, y gracias que no las distingan con nombres menos decentes.
Desde la tal mesita, y como se sube el agua del pozo, hace subir la comida hasta la boca, adonde llega goteando después de una larga travesía; porque pensar que estas gentes han de tener una mesa regular, y estar cómodos{138-1} todos los días del año, es pensar en lo excusado.
Vuelto a América, vémosle en la escuela de Clarke, en Richmond, en donde al mismo tiempo que se nutre de clásicos y recita odas latinas, boxea y llega a ser algo como un _champion_ estudiantil; en la carrera hubiera dejado atrás a Atalanta, y aspiraba a los lauros natatorios de Byron.
Los demás viajeros conseguimos tranquilizarle, y la señora se ve acometida de un estremecimiento nervioso, y comienza á herir la delicadeza del fabricante desatándose en improperios contra los corchos, hasta que llega el interventor del tren y exige el billete de la perra con mal talante.
La perra dirige á la señora una mirada de infinita ternura y se pone á lamer á los viajeros, uno por uno, hasta que llega á un fabricante de corchos, hombre iracundo, sin fe religiosa, ni aseo personal, que al sentirse lamido suelta un terno y quiere matar á la perra con el lío de los paraguas.
Por esto se haría mal en no apreciar lo que es muy bueno, sólo porque no llega al apogeo ó ideal de la perfección, en vista de que esto sólo lo hallamos, en realidad, en la vida de los entes privilegiados que han merecido el dictado de Santos, y ficticiamente, en las creaciones de los poetas, que hacen bien en presentarlo para enaltecer á la humanidad, pero que harían mal si lo presentasen para desprestigiar y deprimir á aquello que no se eleva á tanto.
Those in italics appear between underscores (_)] FRASES DE USO COMÚN EN LA CLASE =Saludos y despedidas= =Buenos días, profesor, profesora.= _Good morning, teacher._ =Buenas tardes.= _Good afternoon._ =Buenas noches.= _Good evening, good night._ =¿Cómo está usted?= } =¿Cómo lo pasa usted?= } _How are you?_ =¿Cómo se encuentra usted?= } =¿Qué tal?= } =¡Hasta luego!= } _See you later!_ =¡Hasta más tarde!= } =¡Hasta la vista!= _Till we meet again!_ =¡Adiós!= _Good-bye!_ =Asistencia y puntualidad= =Voy a pasar lista a la clase.= _I am going to call the roll._ =Juan Brown.= =Presente.= _John Brown._ _Here._ =¿Quién está ausente?= _Who is absent?_ =¿Quién sabe la causa de la ausencia de la señorita Smith?= _Who knows why Miss Smith is absent?_ =¿Por qué llega usted tarde?= _Why are you late?_ =¿Cómo se llama usted?= _What is your name?_ =Me llamo Pedro Smith, para servirle a usted.= _My name is Peter Smith, at your service._ =Fórmulas de cortesía= =Haga usted el favor de= } (más el infinitivo).
--Si no llega V.
=Page 21.=--1.{21-1} =llega ...
=llegar,= to arrive; =-- á,= to begin, reach, come to (be); =-- y besar el santo,= quick work; =al que se llega,= which is reached.
--¡Extraño es, á fe mía, pues él llega siempre antes que nadie cuando se trata de salir en busca de _Parrón_, á quien odia con sus cinco sentidos!
--Pues, hija, repuso el cura, «Haga yo lo que deba, y haga Dios lo que quiera.»{91-3} IV Del lado opuesto del pueblo se extiende un pinar, al que se llega por un prado de roja arena, que cubre un césped{91-4} tan corto y espeso, que parece lo ha tejido la naturaleza para avergonzar á los tejedores de las más afamadas alfombras.
--Sí, mucho, para la producción de luz, de tracción y de fuerza motriz industrial, y tengo profunda fe[4] en el progreso de estas empresas en la América latina; en primer lugar porque no hay región en el mundo donde sean más copiosas las lluvias ni más numerosos los lagos elevados y los saltos de agua susceptibles de ser[5] utilizados; en segundo lugar, por la escasez de combustibles, que llega a veces a[6] hacer necesario el empleo de la leña para mover las locomotoras, sobre todo en los sitios alejados de los puertos.
llegamos
á ver si llegamos pronto á casa para que V.
Y en éstas y las otras llegamos á Manresa, donde hay varios viajeros esperando el tren para tomarlo poco menos que á la bayoneta.
Se cantaba _Los Puritanos_, y aquél{24-1} rebosaba de gente; de suerte que nos costó algún trabajo introducirnos y escalar uno de los rincones; pero al cabo llegamos.
Entremos a Guayaquil por el golfo de ese nombre y seguimos luego por un río que en él desemboca y cuyo valle estará completamente sumergido, si _por_ acaso llegamos en la época de las lluvias.
Sometimes _á ver_ alone is used with the force of _vamos á ver_.--=si hallamos=, after =vamos á ver=, may be best translated by 'if we can find.' [73.7] =á ver si llegamos=: see =vamos á ver= and =hallamos= above.
En su marcha ascendiente, la locomotora jadea y palpita, y en las primeras horas de la tarde llegamos a las montañas 15 donde sólo se conserva el recuerdo del calor tropical, volviendo a prestar[332] sus servicios los abrigos y las mantas.
Podemos continuar nuestro viaje en ferrocarril desde la capital hasta Puerto Barrios, en la costa del Atlántico, donde llegamos tras de doce horas de viaje por una región digna de ser conocida[44] _por_ lo interesante que es[45] para el hombre de negocios a quien le atraen las empresas agrícolas.
De Cuzco el ferrocarril nos lleva hasta Puno, sobre el lago Titicaca, a 12,500 pies de elevación; cruzamos las aguas del lago en un vapor moderno, de mil toneladas, que nos lleva a Guaqui, en la costa boliviana; y de allí llegamos fácilmente en tren o diligencia a La Paz, teniendo a la vista el Illimani.
Mi abuelo se lo narró á mi padre; mi padre me lo ha referido á mí, y yo te lo cuento ahora, siquiera no sea mas que por pasar el rato.[1] *** [Footnote 1: por pasar el rato = 'to while away the time.'] I El crepúsculo comenzaba á extender sus ligeras alas de vapor sobre las pintorescas orillas del Segre,[1] cuando después de una fatigosa jornada llegamos á Bellver,[2] término de nuestro viaje.
«Á prisa, á prisa, caballeritos, que va á ser de día--dijo uno,--y el Abuelo{76-2} nos va á reñir si llegamos tarde.
llegan
ind._ =llegan= _3 pl.
Pero esos vientos depositan en ese valle toda la humedad que traen, de modo que están ya secos cuando llegan a la altiplanicie del oeste.
Sorprende mucho la cantidad extraordinaria de mercaderías que llegan a este puerto, y especialmente de las destinadas a la alimentación.
que las pieles finas así manipuladas no siempre obtienen buenos precios en los mercados europeos, porque a veces llegan a ellos en mal estado.
Zapateros, sastres, herreros, labradores, mendigos, majaderos, tunantes, éstos llegan aquí a todas horas, y no tenemos por novedad su llegada.
Allí vio a la madre del Sur y ésta le dijo: 115 --¿Qué haces aquí, hija, cuando ni los pájaros llegan a estos lugares?
De las dos compañías brasileñas que conozco, una ha iniciado el tráfico ultramarino con paquetes transatlánticos que llegan hasta Nueva York con pasajeros y carga.
Pero como las cosas llegan alguna vez por mucho que se retarden, llegó también el momento de manifestarla, y no le faltó, ciertamente, la destreza más exquisita al hacerlo.
Es, de todos modos,[60] extraño que mientras llegan en abundancia libros europeos, las obras latino-americanas sean escasísimas en los escaparates de las librerías santiaguinas.
Las aguas, que ya vienen hostigadas, corriendo en frenesí sobre un plano vastísimo, llegan a la ceja inmensa y se deslizan al vacío, o chocan, antes de saltar, con enormes peñascos, y rebotan, y en los aires hacen juegos atléticos que la luz colorea con mágicos cambiantes.
Pero el tambo, que es en realidad un establo de vacas y burras, empezó a desaparecer de los centros urbanos hace unos veinte años.[16] La leche y la manteca llegan a las ciudades y pueblos en los trenes de la mañana, enviada por las granjas de los alrededores y se distribuyen a domicilio.
Cuando una columna de ataque se propone tomar un fuerte por asalto, avanza con paso ligero despreciando la metralla que barre hileras de hombres; si unos caen hechos pedazos, otros y otros llegan y pasan sobre los cadáveres y la sangre, y saltan fosos, y escalan empalizadas y reductos hasta clavar su bandera en lo más alto de la fortaleza enemiga.
Á poco se esparció una voz por el lugar,--una de esas voces que parecen formarse en las nubes, y que llegan á la tierra como aerólitos consistentes y compactos,--de que aquel hombre, que parecido al huracán había venido sin saberse de dónde, ni á dónde iba, andaba á salto de mata, prestado y forastero en todas partes, para burlar á la justicia que le buscaba con objeto de echarle mano.
Podremos salir en este mismo momento.[12] --Ni se nos dará un comino[13] averiguar si[14] los trenes llegan adelantados, atrasados o con puntualidad; si son expresos o locales; si es tarde o si es temprano,[15] si hace buen tiempo[16] o si va a llover.[17] --Poco nos cuidaremos[18] de saber cuántos kilos de bagaje[19] permiten las compañías con cada boleto[20]; si el tren ha enganchado al coche-comedor; si hay camas disponibles en los coches dormitorios; y si las estaciones[21] tienen salas de espera cómodas y con suficiente calefacción en los pueblos situados a considerable elevación.
85 --Bien, hija,--le dijo;--¿qué haces aquí, cuando ni los pájaros llegan a estos lugares?
95 --¿Qué carne humana vendría aquí, hijo,--dijo la madre,--cuando ni los pájaros llegan a estos lugares?
--¿Qué carne humana puede venir aquí cuando ni los 125 pájaros del cielo llegan a estos lugares?
llegaré
29 Y sé que cuando llegue á vosotros, llegaré con abundancia de la bendición del evangelio de Cristo.
llegará
Este ferrocarril llegará un día hasta los tributarios del Amazonas; pero por ahora, como Ud.
Panamá, que hasta hace poco[269] era un país poco menos que desconocido, llegará a ser[270] en época no muy lejana el centro del comercio del mundo entero.
La fatalidad me ha traído al pueblo donde vivió Teresa; habito esta morada llena con su recuerdo; vengo á pasar los primeros días de mi matrimonio en la casa donde ella murió, y un secreto presentimiento me dice que Cristina no llegará á ser esposa mía.
ve, a unos mil kilómetros de Valparaíso, y continuar su viaje hasta Buenos Aires; de allí es posible seguir hacia el norte, cruzar los ríos Paraná y Uruguay en ferribote y empalmar con la línea San Paulo y Río Grande, que termina en Río Janeiro, y que dentro de poco llegará a Pernambuco.
llegaremos
Vamos, Juanillo, haz un esfuerzo; llegaremos pronto al puesto...
Desde Santa Clara, continuaremos el viaje por los Ferrocarriles Unidos de la Habana, hasta esta última ciudad, a donde[37] llegaremos después de una noche de viaje.
Establecida la comunicación, nuestros mensajes irán adquiriendo mayores dimensiones y variedad, y llegaremos a tener, como los Estados Unidos, órganos que satisfagan a todas las necesidades de la vida intelectual y material, tal como nos la imponen[3] los progresos modernos.
llegarán
Solamente los hombres que permanecen en la servidumbre son los que no llegarán jamás a ser libres.
Lo mismo sucede en habiéndoseles cambiado el alimento[2]; en habiéndose aumentado o disminuido las horas de trabajo; en habiéndose introducido una máquina, un instrumento, un proceder cualquiera, que a la vez que los asombra, facilita y minora las faenas; en anunciando los aguinaldos sobre las cercas y los matorrales que pronto llegarán los amos; en concediéndoseles un pedazo de tierra para que hagan, concluida la zafra, sus _conucos_; en dejándoles desmochar _guano_ para cubrir los _bohíos_; la ocasión que se mata una res para partirla en raciones; la ocasión que se muda el mayoral que los apuraba demasiado.
llegaba
Iba á las nueve; yo nunca llegaba hasta después de las nueve y media.
Era la voz de los ángeles, que atravesando los espacios, llegaba al mundo.
La noche había cerrado casi por complete cuando don Dionís llegaba á las puertas de su castillo.
Mientras llegaba, había apurado los bizcochos y el vino, y también la paciencia, si es que conservaba alguna.
Desde léjos, al recodo del camino, nos conocia el capataz, y pegando espuelas a su mulato, llegaba como un celaje hasta nuestro lado.
Le pregunté repetidas veces si podía hablar con ella, y siempre me contestó que era de todo punto imposible: si la mamá llegaba á saber algo ¡adiós balcón!
Aburrido ya de aguardar una aurora que no llegaba, tiró del cordón de la campanilla, y oyó con gozo vibrar á lo lejos su metálico timbre; pero no acudió nadie al llamamiento.
Á las siete y media ya la marea llegaba al borde de la calzada; sólo las cimas de las más altas rocas se descubrían sobre el nivel del mar, y muy pronto todo desapareció debajo de las turbulentas aguas.
Desde la sala donde estaba la niña difunta, las piadosas mujeres que le hacían compañía oyeron espantosa algazara, que al través del pavimento del piso superior llegaba hasta ellas, conturbándolas en su pena y devoto recogimiento.
Todos los días se le veía{80-2} subir con sus compañeros á una de las cuatro torres que flanqueaban en sus ángulos el cuadrado castillo, para descubrir en la inmensa extensión de terreno que abarcaba su vista, si le llegaba socorro de los suyos; ¡pero en vano!
El héroe en general, preso entre tanta faja,[8] encajes y faldellín, lloraba en cuanto sentía que el cura le echaba la sal en la boca y se dormía en cuanto llegaba de la iglesia, y la madrina le decía a su madre: «Usted me lo entregó judío y se lo devuelvo cristiano».
VARIANT: =Y no es sino una leyenda poética la creencia de que.= 16.--NAVEGACIÓN EN LOS CANALES DE TIERRA DEL FUEGO De súbito nos sorprendió el espectáculo de uno de los ventisqueros, el primero que veíamos en los canales, y también uno de los más pequeños, cuya nieve llegaba hasta el mar, con tonos azulados suaves y tenues, muy finos, que hacían resaltar más la blancura casi absoluta de la nieve en la cima, destacada a su vez sobre el fondo plomizo del cielo.
No por 5 esto el tal Minos se tenía por[338] un ladrón; lejos de eso, vivía fieramente orgulloso de su honradez; porque en honor de la verdad debo decir que jamás rebajó su dignidad al extremo de ejecutar por sus propias manos ninguna substracción; y si bien es cierto que para esto se 10 valía de[339] otros individuos dirigidos por él, también lo es que todo lo hacía con el fin de ver hasta donde llegaba la sagacidad con que para tan difícil arte le dotara el cielo.
El pobre niño creció en la sombra, y jamás vió el sol más que desde la ventana de la sola pieza que había en la casa de sus padres; todo el día estaba solo; su madre lavaba la ropa en casa de un rico arrendador; su padre labraba los campos; su hermana llevaba á pacer las vacas de un vecino; cuando con gran trabajo conseguía el pobre niño dejar su camita de paja, se apoyaba en dos pequeñas muletas que su padre le había hecho de las ramas de un sauce, y salía á la puerta de la calle: pero allí no llegaba el sol nunca; la calle era tan estrecha y tan obscura....
Los caballeros arrojaban a manos llenas[13] cartuchos de confites, y ahí era el gritar y manotear de los chicuelos, que estaban a[14] los desperdicios, lanzándose en masa sobre la vereda cuando algún cartucho no llegaba a su destino, empujándose, pateándose por agarrar la codiciada presa, mientras los jugadores hacían toda clase de esfuerzos para barajar las coronas que en cambio de los confites les llovían, retribuyendo ellos todavía el obsequio con cajas especiales, de antemano destinadas a fulana y a zutana, a quienes las enviaban por medio de sus sirvientes, no atreviéndose a correr el albur de que[15] al arrojarlas cayesen entre la turba multa[16] de arrapiezos que andaban a caza de[17] gangas.
Dos mesas de algarrobo indestructibles, que vienen pasando de mano en mano[1] desde los tiempos en que no había otra madera en San Juan que los algarrobos de los campos, y algunas sillas de estructura desigual, flanqueaban la sala, adornando las lisas murallas dos grandes cuadros al óleo de Santo Domingo y San Vicente Ferrer, de malísimo pincel,[2] pero devotísimos y heredados a causa del hábito domínico.[3] A poca distancia de la puerta de entrada, elevaba su copa verdinegra la patriarcal higuera, que sombreaba aún en mi infancia aquel telar de mi madre, cuyos golpes y traqueteo de husos, pedales y lanzadera, nos despertaba antes de salir el sol para anunciarnos que un nuevo día llegaba, y con él, la necesidad de hacer, por el trabajo, frente[4] a las necesidades.
[104.30] =Mientras llegaba= [_la luz del día_].
¿Por dónde habían de entrar?[53] Miraron todos la entrada, vieron que había, en efecto, una telaraña que llegaba de un lado a otro del 15 agujero.
llegaba
Iba á las nueve; yo nunca llegaba hasta después de las nueve y media.
Era la voz de los ángeles, que atravesando los espacios, llegaba al mundo.
La noche había cerrado casi por complete cuando don Dionís llegaba á las puertas de su castillo.
Mientras llegaba, había apurado los bizcochos y el vino, y también la paciencia, si es que conservaba alguna.
Desde léjos, al recodo del camino, nos conocia el capataz, y pegando espuelas a su mulato, llegaba como un celaje hasta nuestro lado.
Le pregunté repetidas veces si podía hablar con ella, y siempre me contestó que era de todo punto imposible: si la mamá llegaba á saber algo ¡adiós balcón!
Aburrido ya de aguardar una aurora que no llegaba, tiró del cordón de la campanilla, y oyó con gozo vibrar á lo lejos su metálico timbre; pero no acudió nadie al llamamiento.
Á las siete y media ya la marea llegaba al borde de la calzada; sólo las cimas de las más altas rocas se descubrían sobre el nivel del mar, y muy pronto todo desapareció debajo de las turbulentas aguas.
Desde la sala donde estaba la niña difunta, las piadosas mujeres que le hacían compañía oyeron espantosa algazara, que al través del pavimento del piso superior llegaba hasta ellas, conturbándolas en su pena y devoto recogimiento.
Todos los días se le veía{80-2} subir con sus compañeros á una de las cuatro torres que flanqueaban en sus ángulos el cuadrado castillo, para descubrir en la inmensa extensión de terreno que abarcaba su vista, si le llegaba socorro de los suyos; ¡pero en vano!
El héroe en general, preso entre tanta faja,[8] encajes y faldellín, lloraba en cuanto sentía que el cura le echaba la sal en la boca y se dormía en cuanto llegaba de la iglesia, y la madrina le decía a su madre: «Usted me lo entregó judío y se lo devuelvo cristiano».
VARIANT: =Y no es sino una leyenda poética la creencia de que.= 16.--NAVEGACIÓN EN LOS CANALES DE TIERRA DEL FUEGO De súbito nos sorprendió el espectáculo de uno de los ventisqueros, el primero que veíamos en los canales, y también uno de los más pequeños, cuya nieve llegaba hasta el mar, con tonos azulados suaves y tenues, muy finos, que hacían resaltar más la blancura casi absoluta de la nieve en la cima, destacada a su vez sobre el fondo plomizo del cielo.
No por 5 esto el tal Minos se tenía por[338] un ladrón; lejos de eso, vivía fieramente orgulloso de su honradez; porque en honor de la verdad debo decir que jamás rebajó su dignidad al extremo de ejecutar por sus propias manos ninguna substracción; y si bien es cierto que para esto se 10 valía de[339] otros individuos dirigidos por él, también lo es que todo lo hacía con el fin de ver hasta donde llegaba la sagacidad con que para tan difícil arte le dotara el cielo.
El pobre niño creció en la sombra, y jamás vió el sol más que desde la ventana de la sola pieza que había en la casa de sus padres; todo el día estaba solo; su madre lavaba la ropa en casa de un rico arrendador; su padre labraba los campos; su hermana llevaba á pacer las vacas de un vecino; cuando con gran trabajo conseguía el pobre niño dejar su camita de paja, se apoyaba en dos pequeñas muletas que su padre le había hecho de las ramas de un sauce, y salía á la puerta de la calle: pero allí no llegaba el sol nunca; la calle era tan estrecha y tan obscura....
Los caballeros arrojaban a manos llenas[13] cartuchos de confites, y ahí era el gritar y manotear de los chicuelos, que estaban a[14] los desperdicios, lanzándose en masa sobre la vereda cuando algún cartucho no llegaba a su destino, empujándose, pateándose por agarrar la codiciada presa, mientras los jugadores hacían toda clase de esfuerzos para barajar las coronas que en cambio de los confites les llovían, retribuyendo ellos todavía el obsequio con cajas especiales, de antemano destinadas a fulana y a zutana, a quienes las enviaban por medio de sus sirvientes, no atreviéndose a correr el albur de que[15] al arrojarlas cayesen entre la turba multa[16] de arrapiezos que andaban a caza de[17] gangas.
Dos mesas de algarrobo indestructibles, que vienen pasando de mano en mano[1] desde los tiempos en que no había otra madera en San Juan que los algarrobos de los campos, y algunas sillas de estructura desigual, flanqueaban la sala, adornando las lisas murallas dos grandes cuadros al óleo de Santo Domingo y San Vicente Ferrer, de malísimo pincel,[2] pero devotísimos y heredados a causa del hábito domínico.[3] A poca distancia de la puerta de entrada, elevaba su copa verdinegra la patriarcal higuera, que sombreaba aún en mi infancia aquel telar de mi madre, cuyos golpes y traqueteo de husos, pedales y lanzadera, nos despertaba antes de salir el sol para anunciarnos que un nuevo día llegaba, y con él, la necesidad de hacer, por el trabajo, frente[4] a las necesidades.
[104.30] =Mientras llegaba= [_la luz del día_].
¿Por dónde habían de entrar?[53] Miraron todos la entrada, vieron que había, en efecto, una telaraña que llegaba de un lado a otro del 15 agujero.
llegábamos
Loose construction, in which the relative pronoun object of the first verb is understood as subject of the second.] [Footnote 2: The cat is credited in our colloquial English expression with two more lives.] Cuando el pastor terminó su relato, llegábamos precisamente á la cumbre más cercana al pueblo, desde donde se ofreció á mi vista el castillo obscuro é imponente con su alta torre del homenaje, de la que sólo queda en pie un lienzo de muro con dos saeteras, que transparentaban la luz y parecian los ojos de un fantasma.
La recuerdo como si la viera: un maiten enorme tendia parte de sus ramas sobre la casita blanca con techo de totora; en el corredor, eternamente la Andrea,{191-1} su mujer, lavando en la artesa una ropa mas blanca que la nieve; una montura llena de pellones y amarras colgada sobre un caballete de palo; y dos gansos chillones y provocativos en la puerta, amagando eternamente nuestras medias rojas que parecian indignarles.{191-2} Cada año, cuando a vuelta de los exámenes llegábamos a las casas de los Sauces, nuestra primera visita era a la Andrea, que suspendia el jabonado de la ropa para lanzar un par de gritos de sorpresa y llorar despues como una chica consentida.
llegaban
Ya llegaban los otros.
Cuando los daneses llegaban a un pueblo inglés rico y próspero, se quedaban con[200] él y hacían huir a sus habitantes.
una tarde encontré sentada en mi puesto, y vestida con unas ropas que llegaban hasta las aguas y flotaban sobre su haz, una mujer hermosa sobre toda ponderación.
El rebaño pacía la sabrosa hierba sin 10 ninguna inquietud, y el muchacho lejos de estar asustado parecía contento de haber alarmado a los que llegaban a defenderle.
Así, pues, los que llegaban á la ermita para solicitar algún beneficio, lo primero que hacían era dirigirse á Traga-santos diciéndole: --Tío Traga-santos, yo necesito esto, ó lo otro, ó lo de más allá.
Lo cual (dicho sea para concluir dignamente) no significa que debáis creer en la infalibilidad de tales vaticinios, ni menos que fuera acertada regla de conducta la de _Parrón_, de matar á todos los que llegaban á conocerle...--Significa tan sólo que los caminos de la Providencia son inescrutables para la razón humana;--doctrina que, á mi juicio, no puede ser más ortodoxa.
En la esfera tenebrosa que rodeaba su mente, no había sino pavos haciendo _clau clau_; pollos que gritaban _pío pío_; montes de turrón que llegaban al cielo formando un Guadarrama de almendras;{65-3} nacimientos llenos de luces y que tenían lo menos cincuenta mil millones de figuras; ramos de dulce; árboles cargados de cuantos juguetes puede idear la más fecunda imaginación tirolesa; el estanque del Retiro lleno de sopa de almendras; besugos que miraban á las cocineras con sus ojos cuajados; naranjas que llovían del cielo, cayendo en más abundancia que las gotas de agua en día de temporal, y otros mil prodigios que no tienen número ni medida.
llegué
of_ =llegar= =llegué= _1 sing.
Yo lo confieso con toda franqueza: llegué á tener miedo.
Quiere decir que llegué en martes, y me voy en miércoles.
of_ =llegar=; =llegué a dudar= I really doubted =lleno= full =lleva= _impv.
of_ =dar= =dudar= (=de=) to doubt; =llegué a dudar= (=de=) I was really in doubt =dude= _1 and 3 sing.
Me dediqué á la caza, estudié un tanto la botánica, y así se pasó un mes, durante el cual llegué á reconciliarme con mi tía, con el pueblo y con sus moradores.
llegar, to arrive, come, come to a (certain) point, go so far as, go, reach; -- á, to reach, arrive at, succeed in, go so far as to; llegué á tener miedo, I finally became afraid; -- y besar el santo, to succeed in a brief space of time; to find good fortune quickly.
Éste, después de coordinar sus ideas, prosiguió así: --Desde el día en que á pesar de tus funestas predicciones llegué á la fuente de los Álamos, y atravesando sus aguas recobré el ciervo que vuestra superstición hubiera dejado huir, se llenó mi alma del deseo de la soledad.
DREAMLAND I En una senda abandonada y triste que recorren tan sólo ángeles malos, una extraña Deidad la negra Noche ha erigido su trono solitario; allí llegué una vez; crucé atrevido de Thule ignota los contornos vagos y al Reino entré que extiende sus confines fuera del Tiempo y fuera del Espacio.
Bailarín más excelente 195 No se ha visto ni verá." Echó el oso, al oír esto, Sus cuentas allá entre sí, Y con ademán modesto Hubo de exclamar así: 200 "Cuando me desaprobaba La mona, llegué a dudar: Mas ya que el cerdo me alaba Muy mal debo de bailar." Guarde para su regalo 205 Esta sentencia un autor: Si el sabio no aprueba, malo; Si el necio aplaude, peor.
INDICE Prólogo de _Rubén Darío_ POEMAS Annabel Lee A mi Madre Para Annie Eldorado Eulalia Un ensueño en un ensueño La ciudad en el mar La Durmiente Balada Nupcial El Coliseo El Gusano Vencedor A Elena A la Ciencia A la Señorita * * * A la Señorita * * * Al Río Canción Los Espíritus de los Muertos La Romanza El Reino de las Hadas El Lago La Estrella de la Tarde El Día más Feliz Imitación Las Campanas Ulalume Estrellas Fijas Dreamland El Cuervo PRÓLOGO En una mañana fría y húmeda llegué por primera vez al inmenso país de los Estados Unidos.
llegaste
25 Y hallándole de la otra parte de la mar, dijéronle: Rabbí, ¿cuándo llegaste acá?
llegó
ind._ =llegó= _3 sing.
En este momento ¿quién llegó?
Por último llegó el tercer joven.
Al fin llegó el otoño y empezó la vendimia.
Cuando llegó el viento, gritó: --¡Hu-u-u-u!
Francisco Pizarro llegó a las costas del Perú en 1527.
En el otoño llegó un buque con otro grupo de Puritanos.
Se fue mi hombre, llegó al puerto y vendió el cargamento.
Cuando llegó a la portería vió que no había en ella un alma.
Mudas y llenas de terror permanecíamos aún cuando llegó la noche.
En este momento llegó el extranjero.--Este 45 año,--dijo--hace Vd.
TRES PALABRAS Un jornalero pobre llegó por la noche a una posada.
Cuando llegó la media noche, encendió el fósforo y miró a su marido.
Don Juan llegó al palacio y se metió detrás de la puerta de la calle.
Cuando llegó al bosque, salió el jabalí, furioso de rabia y de hambre.
Pero un águila real llegó desde un picacho y tomó parte en la discusión.
Por fin, el 11 de noviembre llegó el _Mayflower_ a la bahía del Cabo Cod.
Cuando llegó al fin del mundo vio a la madre del viento del Norte y la saludó.
Cuando llegó, su mujer y 20 su hija le preguntaron porqué venía tan tarde.
EL COMPETIDOR Un día a eso de las seis de la tarde llegó a una posada un hombre.
Cuando llegó á la posada, echó de menos el gato que encerraba los veinte mil reales.
Cuando llegó la jaca, saltó por encima del perro para no pisar á su compañero de cuadra.
La madre del Sur la escondió debajo de una olla y pronto se oyó un gran ruido y llegó el Sur.
Después de algunos días llegó a la misma ciudad y a la misma posada que 20 su hermano.
Lo que al principio no fué más que simpatía, llegó á ser amor vehemente, pero sublime de pureza.
Lopera and see the wonders of the ancient city.) ...El señor Frutos llegó una tarde á Córdoba.
El primer Virrey, Don Blasco Nuñez Vela, llegó a Lima el 17 de 5 mayo de 1544.
Pero llegó un día en que sobrevino tremendo infortunio para esta familia hasta entonces tan dichosa.
Cuando llegó a su casa Tamburí arrojó por la ventana al río los zapatos que habían sido causa de su prisión.
Pedro hizo un esfuerzo para seguir en su camino, llegó á la verja, y subió la primera grada de la capilla mayor.
Regularmente se le monta en angarilla, pero hasta allí no llegó mi filosofía, y le hice poner una silla de fuste alto y fuerte.
Cojeando y con la vista en el suelo y cara de vinagre llegó al monasterio, atravesó el espacioso patio y subió la ancha escalera.
Concluidos los preparativos, llegó el momento de ocupar nuestros sitios, y lo hicimos los pasajeros con resignación de mártires.
Cuando llegó el Poniente, estaba muy enojado pero después que hubo comido, la madre sacó la niña y preguntó por el príncipe Jalma.
Pero llegó a viejo, el animoso caballero, y sobre su corazón cayó la noche porque en ninguna parte encontró la tierra del Eldorado.
Se nombró entonces una regencia que gobernó hasta el año de 1840 en que el joven emperador llegó a ser mayor de edad y fué coronado.
En este punto llegó Garcés todo sofocado, cubierta aún de sudor la frente, pero con la cara más regocijada y satisfecha que pudiera imaginarse.
Á pesar de todo, nuevo Ulises peregrino, llegó á su casa y patrios lares, donde halló á sus numerosos parientes y amigos con la más cabal salud.
Cuando llegó el sublime canto del tenor que empieza _A te, oh cara_,{24-4} me apretó con fuerza la mano exclamando por lo bajo:--¡Oh qué hermoso!
Como el judío de Shakespeare, llegó al más sublime paroxismo trágico, repitiendo frenéticamente aquellas terribles palabras de Shylock...: --_¡Oh!
Como estaba tan gordo y el calor primaveral apretaba de firme, llegó colorado como un tomate y todo bañado en sudor y dando cada resoplido como un toro.
Tony, de dos saltos, se colocó delante del caballo, como si tratara de impedirle el paso, hasta tal punto, que llegó á ponerle sus robustas zarpas sobre el pecho.
Al mismo tiempo llegó un nuevo curioso á ver qué ocurría en aquel grupo, y habiéndole divisado el revendedor, exclamó: --¡Me alegro de que llegue V., tío Fulano!
Busqué entonces una gran tranca, aseguré con ella la puerta, y caí al suelo sin sentido.[93] Cuando llegó mi padre me abrazó y me dijo: --¡Eres un valiente!
Pero como las cosas llegan alguna vez por mucho que se retarden, llegó también el momento de manifestarla, y no le faltó, ciertamente, la destreza más exquisita al hacerlo.
Cuando el médico llegó, le tomó el pulso, le preguntó qué era lo que sentía y viendo que estaba bueno según todas las apariencias, le 125 preguntó: --¿Come Vd.
Después de mucho esperar llegó el mozo casi sin aliento y depositó airoso sobre la mesa un par de billetes de una corrida de toros que iba a verificarse dentro de breves días.
EL BARBERO DE LA CORUÑA Un día llegó a una fonda de la Coruña un forastero de gran talle, corpulento y fuerte, con centellantes ojos negros y rostro cubierto de larga y espesa barba.
El joven ni oyó siquiera las palabras de sus amigos, y tambaleando y como pudo llegó á la tumba y aproximbe á la estatua; pero al tenderle los brazos resonó un grito de horror en el templo.
Cada dos o tres días tenían que abrir una tumba para enterrar a un compañero, y cuando 25 llegó la primavera ya no quedaban más que cincuenta Puritanos en la colonia.
El joven ni oyó siquiera las palabras de sus amigos, y tambaleando y como pudo llegó á la tumba, y aproximóse á la estatua; pero al tenderle los brazos, resonó un grito de horror en el templo.
Comenzó la Misa, y prosiguió sin que ocurriese nada de notable hasta que llegó la consagración.[1] En aquel momento sonó el órgano, y al mismo tiempo que el órgano un grito de la hija de maese Pérez....
El tercer 70 día, levantó la baldosa detrás de la cama, bajó la escalera, llegó al patio, abrió la entrada a la otra escalera, la bajó y llegó al otro patio, abrió la puerta y vio las tres jóvenes.
Pasó el introito[1] y el Evangelió[2] y el ofertorio,[3] y llegó el instante solemne en que el sacerdote, después de haberla consagrado, toma con la extremidad de sus dedos la Sagrada Forma y comienza á elevarla.
Por fin las luces se acercaron, y el primero que llegó al lado de Neira fué don José, el administrador, que se inclinó paternalmente sobre el capataz sumido en un estenso charco de sangre y palpitando como una fiera cansada.
En Caracas, capital de la república, hay una estatua del gran navegante que señala con el dedo hacia el oriente, donde llegó en su cuarto viaje y puso el pie por primera vez[371] en territorio 10 venezolano.
El tratante en granos llegó poco después y le dijo: --Padre, ya ve usted que el cielo amenaza lluvia, y si llueve, la cosecha va á ser este año bárbara, y yo me arruino con la baja del trigo, porque tengo empleado en él todo mi capital.
Eran ellas tan sabias, y logró cimentarlas en tan buenas costumbres, que llegó a ser[206] desconocido el engaño entre sus súbditos, y podían dejarse las más ricas joyas colgadas de los árboles sin que nadie se atreviese a tocarlas.
Cuando el más ágil de los lebreles llegó á las carrascas jadeante y cubiertas las fauces de espuma, ya el ciervo, rápido como una saeta, las había salvado de un solo brinco, perdiéndose entre los matorrales de una trocha, que conducía á la fuente.
EULALIA Vivía sólo en un mundo de lamentaciones y mi alma era una onda estancada, hasta que la bella y dulce Eulalia llegó a ser mi pudorosa compañera, hasta que la joven Eulalia, la de los cabellos de oro, llegó a ser mi sonriente compañera.
Alvar, que llegó á la orilla del Manzanares un poco antes que los dos más ligeros, vió al tabernero que había anunciado la aparición de la ballena al pie de un gran ribazo contemplando sus cubas, que desaparecían allá á lo lejos entre los tumbos de la corriente.
Cuando llegó á la aldea, poníase el sol entre celajes de oro; la campiña estaba muda, solitaria é impregnada de suavísima tristeza; todo lo cual es parte á sacar chispas de poesía de la corteza de un alcornoque, y no sé si pudo sacar alguna del alma de Sebastián.
Al aturdimiento siguió la desesperación; montó á caballo en su valiente jaca, emprendió á escape el camino de Val-frío, llegó en menos de tres cuartos de hora á las piedras, pero el gato no estaba allí.--¡Ah!--exclamó.--Aquí lo dejé, aquí lo puse por mi propia mano....
Sólo que el pastorcillo era mucho más ágil, y cuando el fraile llegó adonde él estaba, ya en pocos brincos había puesto por medio cuarenta pasos y había desliado la honda de la cintura, y sin saber jota de la historia sagrada preparábase á repetir el lance de David contra el gigantazo de Goliat.
X Dejó atrás aquellas regiones y atravesó otras inmensidades llenas de visiones terribles, que ni él pudo comprender ni yo acierto á concebir, y llegó al cabo al último círculo[1] de la espiral de los cielos, donde los serafines[2] adoran al Señor, cubierto el rostro con las triples alas[3] y postrados á sus pies.
Pues ¿y si yo le dijera que no hace aún tres años cabales que con estos mismos ojos que se ha de comer la tierra, la ví caer por lo alto de ese derrumbadero, dejando en cada uno de los peñascos y de las zarzas un jirón de vestido ó de carne, hasta que llegó al fondo donde se quedó aplastada como un sapo que se coge debajo del pie?
V Pero Dios no quiso que los siete ú ocho (pues la cifra no se sabe á punto fijo) alumnos de Esculapio contraviniesen la sentencia que él había dado, y Celinina fué cayendo, cayendo más á cada hora, y llegó á estar abatida, abrasada, luchando con indescriptibles congojas, como la mariposa que ha sido golpeada y tiembla sobre el suelo con las alas rotas.
Fué más lejos aún que Pereda, pues no se limitó su innovación a reproducir, tal como era en el mundo real, la psicología de cada personaje, sino que llegó, subordinando las partes al todo, a una síntesis profunda y suprema en que pone de relieve,[69] como un filósofo que de análisis en disección[70] ha llegado a la meta[71] de una hipótesis compendiosa, las leyes históricas del período más ominoso de la colonización española en Cuba.
Al caer la tarde de un hermoso día, le dió fiebre, y hubo de acostarse en su camita: al otro día estaba peor: los niños del pueblo, sus amigos, vinieron la tarde del domingo y cubrieron el lecho de ramas verdes y de flores del campo; sus padres lloraban, y su hermana, avisada de lo que sucedía, llegó llorosa y afligida: tomó la maceta de la ventana, y la puso al lado de la almohadita del niño, sobre la única mesilla de la mísera estancia....
De cuando en cuando azotaba su frente una ráfaga de aire, frío como la hoja de un puñal, que crispaba sus cabellos de horror y penetraba hasta la médula de sus huesos; ráfagas semejantes a las que anunciaban á los profetas la aproximación del espíritu divino.[2] Al fin llegó á un punto donde creyó percibir un rumor sordo, que pudiera compararse al zumbido lejano de un enjambre de abejas, cuando, en las tardes del otoño, revolotean en derredor de las últimas flores.
El memorable grito de independencia lanzado en Dolores[3] el 16 de Septiembre de 1810 por los primeros patriotas mejicanos encabezados por Hidalgo, cura del pueblo, no pudo dejar de[4] encontrar simpático eco en el corazón de Morelos; así fué que[5] cuando en el mes siguiente llegó Hidalgo a Valladolid, al frente de un ejército patriota, y se apoderó sin resistencia de la ciudad, Morelos fué uno de los primeros en ponerse a su lado y pedirle un puesto en que sacrificarse por la libertad de su patria.
El susto fué general, y la alarma llegó á su colmo cuando un surtidor de caldo, impulsado por el animal furioso, saltó á inundar mi limpísima camisa: levántase rápidamente á este punto el trinchador con ánimo de cazar el ave prófuga, y al precipitarse sobre ella, una botella que tiene á la derecha, con la que tropieza su brazo, abandonando su posición perpendicular, derrama un abundante caño de Valdepeñas sobre el capón y el mantel; corre el vino, auméntase la algazara, llueve la sal sobre el vino para salvar el mantel; para salvar la mesa se ingiere por debajo de él una servilleta, y una eminencia se levanta sobre el teatro de tantas ruinas.
LA BUENAVENTURA POR DON PEDRO ANTONIO DE ALARCÓN{30-1} I No sé qué día de agosto del año 1816 llegó á las puertas de la Capitanía general de Granada cierto haraposo y grotesco gitano, de sesenta años de edad, de oficio esquilador y de apellido ó sobrenombre{30-2} _Heredia_, caballero en flaquísimo y destartalado burro mohino, cuyos arneses se reducían á una soga atada al pescuezo; y, echado que hubo{30-3} pie á tierra, dijo con la mayor frescura «_que quería ver al Capitán general_.» Excuso añadir que semejante pretensión excitó sucesivamente la resistencia del centinela, las risas de los ordenanzas y las dudas y vacilaciones de los edecanes antes de llegar á conocimiento del Excelentísimo Sr.
¿Quién llegó a la posada?
¿Dónde llegó el jornalero?
¿Quién llegó poco después?
30 El año próximo llegó.
¿Quién llegó poco rato después?
¿Quién llegó a la fonda de la Coruña?
[71.28] =Al llegar la noche==_cuando llegó la noche_.
¿Cómo llegó a conocer este buen rey las fuerzas de sus enemigos?
¿Después de cuántas horas de caminata llegó al sitio prefijado?
140 Cuando el Oriente llegó con la niña, encontraron a la madre del Poniente.
21 Ellos entonces gustaron recibirle en el barco: y luego el barco llegó á la tierra donde iban.
4 Y corrían los dos juntos; mas el otro discípulo corrió más presto que Pedro, y llegó primero al sepulcro.
155 Al fin llegó la niña al palacio y supo que dentro de cuatro días se casaría el príncipe con la hija de la bruja.
--Me cuentan que ni habiendo entrado[17] en la familia por casamiento, llegó un extranjero a ser completamente de los íntimos.
50 Se fue el pobre comerciante muy desconsolado y así que llegó a su casa, dió los regalos a sus hijas, que se pusieron muy contentas, pero como le veían siempre triste le preguntó la más pequeña: --¿Porqué está Vd.
123, 1.22.] Ni por ésas.[1] [Footnote 1: Ni por ésas = 'Nor did these (threats) avail.'] La indignación llegó á su colmo, hasta el punto que uno de sus guardas, lanzándose sobre el reo, cuya pertinacia en callar bastaría para apurar la paciencia á un santo, le abrió violentamente la visera.
llegamos
á ver si llegamos pronto á casa para que V.
Y en éstas y las otras llegamos á Manresa, donde hay varios viajeros esperando el tren para tomarlo poco menos que á la bayoneta.
Se cantaba _Los Puritanos_, y aquél{24-1} rebosaba de gente; de suerte que nos costó algún trabajo introducirnos y escalar uno de los rincones; pero al cabo llegamos.
Entremos a Guayaquil por el golfo de ese nombre y seguimos luego por un río que en él desemboca y cuyo valle estará completamente sumergido, si _por_ acaso llegamos en la época de las lluvias.
Sometimes _á ver_ alone is used with the force of _vamos á ver_.--=si hallamos=, after =vamos á ver=, may be best translated by 'if we can find.' [73.7] =á ver si llegamos=: see =vamos á ver= and =hallamos= above.
En su marcha ascendiente, la locomotora jadea y palpita, y en las primeras horas de la tarde llegamos a las montañas 15 donde sólo se conserva el recuerdo del calor tropical, volviendo a prestar[332] sus servicios los abrigos y las mantas.
Podemos continuar nuestro viaje en ferrocarril desde la capital hasta Puerto Barrios, en la costa del Atlántico, donde llegamos tras de doce horas de viaje por una región digna de ser conocida[44] _por_ lo interesante que es[45] para el hombre de negocios a quien le atraen las empresas agrícolas.
De Cuzco el ferrocarril nos lleva hasta Puno, sobre el lago Titicaca, a 12,500 pies de elevación; cruzamos las aguas del lago en un vapor moderno, de mil toneladas, que nos lleva a Guaqui, en la costa boliviana; y de allí llegamos fácilmente en tren o diligencia a La Paz, teniendo a la vista el Illimani.
Mi abuelo se lo narró á mi padre; mi padre me lo ha referido á mí, y yo te lo cuento ahora, siquiera no sea mas que por pasar el rato.[1] *** [Footnote 1: por pasar el rato = 'to while away the time.'] I El crepúsculo comenzaba á extender sus ligeras alas de vapor sobre las pintorescas orillas del Segre,[1] cuando después de una fatigosa jornada llegamos á Bellver,[2] término de nuestro viaje.
«Á prisa, á prisa, caballeritos, que va á ser de día--dijo uno,--y el Abuelo{76-2} nos va á reñir si llegamos tarde.
llegaron
A eso de las doce el tonto y su mujer llegaron a la aldea.
No habían andado gran distancia cuando llegaron a otra fonda.
Al anochecer llegaron a una montaña donde había[47] una cueva.
Los cuatro hermanos después de un viaje penoso y largo llegaron a la isla.
of_ =llegar= =llegar= to arrive; =al llegar= on arriving =llegaron= _3 pl.
Los cuatro caminos conducían a cuatro ciudades muy hermosas, adonde llegaron los hermanos y cada uno en su ciudad buscó quehacer inmediatamente.
Pero cuando llegaron en su vuelo el ángel y el alma del niño á cruzar sobre una pobre aldea, aquél se detuvo y sus ojos buscaron una callejuela solitaria, á cuyos lados se veían algunas míseras cabañas.
Cuando sus servidores llegaron presurosos al punto que la noble dama, inmóvil y presa de un profundo terror, les señalaba aún con el dedo, una blanca paloma se levantó de entre las breñas y se remontó á las nubes.
Estas murmuraciones llegaron á oídos del tío Traga-santos, á quien causaron el mayor sentimiento, porque en lo humano no aspiraba el piadoso viejecito á mayor gloria que la de complacer á todos por medio del ten-con-ten y de ser de todos bienquisto.
Él notó que levantaron una baldosa detrás de una cama; que bajaron una escalera; que llegaron a un patio; que abrieron la entrada a otra escalera; que bajaron ésta y llegaron a otro patio; que abrieron una 55 puerta y allí estaba la princesa con dos compañeras.
En efecto, cuando los primeros fieles, después de atropellarse por la escalera, llegaron á la tribuna, vieron--al pobre organista caído de boca sobre las teclas de su viejo instrumento, que aún vibraba sordamente, mientras su hija, arrodillada á sus pies, le llamaba en vano entre suspiros y sollozos.
San Pedro lo es de la calle Alta, ó _Cabildo de Arriba_, y la calle del Mar, ó _Cabildo de Abajo_, está encomendado al amparo de los santos mártires Emeterio y Celedonio,{168-2} á cuyas gloriosas cabezas, de las que se cuenta que llegaron milagrosamente á este puerto en un barco de piedra, ha dedicado, construyéndola á sus expensas, una bonita capilla en el barrio de Miranda, dominando una gran extensión de mar.
Cuando llegaron, se coló la avispa por el agujero de la llave, y se puso á picar al _Carlanco_, ya en los ojos, ya en las narices, de manera que lo desatentó, y echó á correr que echaba incendios;{86-3} y yo Pasé por la cabreriza, Y allí me dieron dos quesos, Uno para mí, y el otro Para el que escuchare aquesto.{86-4} III Apenas concluía la contadora su cuento, cuando entró el guarda, que sin decir palabra, se acercó á ellas, puso su escopeta á su lado, se apoyó en el pilar del pozo, y se puso á picar un cigarro.
Animados con esta esperanza, llegaron, en fin, al pie de la gótica torre[1] del templo; mas al llegar á aquel punto, un ruido particular llamó su atención, y deteniéndose en uno de los ángulos, ocultos entre las sombras de los altos machones que flanquean los muros, vieron, no sin grande asombro, abrirse el balcón del palacio de su dama, aparecer en él un hombre que se deslizó hasta el suelo con la ayuda de una cuerda, y, por último, una forma blanca, doña Inés sin duda, que inclinándose sobre el calado antepecho, cambió algunas tiernas frases de despedida con su misterioso galán.
Los mozos seguían desde lo alto todas sus grotescas evoluciones, esperando el instante en que se desgarraría el último jirón de la saya á que estaba sujeta, y rodaría dando tumbos, de pico en pico, hasta el fondo del barranco; pero ella con el ansia de la muerte y sin cesar de proferir, ora horribles blasfemias, ora palabras santas mezcladas de maldiciones, se enroscaba en derredor de los matorrales; sus dedos largos, huesosos y sangrientos, se agarraban como tenazas á las hendiduras de las rocas, de modo que ayudándose de las rodillas, de los dientes, de los pies y de las manos, quizás hubiese conseguido subir hasta el horde, si algunos de los que la contemplaban y que llegaron á temerlo así, no hubiesen levantado en alto una piedra gruesa, con la que le dieron tal cantazo en el pecho, que piedra y bruja bajaron á la vez saltando de escalón en escalón por entre aquellas puntas calcáreas, afiladas como cuchillos, hasta dar, por último, en ese arroyo que se ve en lo más profundo del valle....
¿Adónde llegaron los hermanos?
=EL BUEN REY= =La constancia hace milagros= Siglos y siglos hace[199] que los ingleses llegaron a estar en situación muy penosa.
29 Y estaba [allí] un vaso lleno de vinagre: entonces ellos hinchieron una esponja de vinagre, y rodeada á un hisopo, se la llegaron á la boca.
--No sólo eso, sino que las Universidades de San Marcos en Lima, la de Méjico, la de Bogotá en Colombia y la de Córdoba en la Argentina funcionaban ya cuando los primeros peregrinos llegaron a Plymouth.
20 Y había ciertos Griegos de los que habían subido á adorar en la fiesta: 21 Estos pues, se llegaron á Felipe, que era de Bethsaida de Galilea, y rogáronle, diciendo: Señor, querríamos ver á Jesús.
llegaríamos
Traté de probarle que su papá no podía enterarse de nada, porque llegaríamos demasiado temprano.
llegarían
Calixto y Jacinto que á las doce pasaba el tren por la estación próxima, que hasta ella llegarían á pie ó como pudiesen.
he llegado
Ya casi he llegado.
--Pues es el caso que a muchas puertas he llegado en demanda de un préstamo de quinientos duros, y todas las he encontrado cerradas.
has llegado
¡Oh Psiquis, tu que me has llegado de esas regiones que son la Tierra Bendita!....
ha llegado
El combate ha llegado a un momento supremo y desesperado.
Pero se pasan siglos enteros sin que veamos a un señor como el que ha llegado hoy.
Con mucho dolor de mi corazón ha llegado á mi noticia que estáis quejosos de mí porque días pasados no llovió á gusto de todos.
Aun hoy se ven estas mansiones en algunas ciudades adonde[97] no ha llegado todavía la fiebre de la especulación en bienes raíces.
Vese á la derecha el castillo de Melgarejo, que es de las pocas construcciones moriscas, que no ha llegado á destruir el tiempo....
Que los Gentiles que no seguían justicia, han alcanzado la justicia, es á saber, la justicia que es por la fe; 31 Mas Israel que seguía la ley de justicia, no ha llegado á la ley de justicia.
Fué más lejos aún que Pereda, pues no se limitó su innovación a reproducir, tal como era en el mundo real, la psicología de cada personaje, sino que llegó, subordinando las partes al todo, a una síntesis profunda y suprema en que pone de relieve,[69] como un filósofo que de análisis en disección[70] ha llegado a la meta[71] de una hipótesis compendiosa, las leyes históricas del período más ominoso de la colonización española en Cuba.
--La fama de las tortillas de Méjico y el resto de la América tropical ha llegado a este país.
[Footnote 1: The moon.] »Venid, que ha llegado el momento de las transformaciones maravillosas.
12 La noche ha pasado, y ha llegado el día: echemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de luz.
* * * * * I Nobles caballeros, sencillos pastores, hermosas niñas que escucháis mi relato, si os maravilla lo que os cuento, no creáis que es una fábula tejida á mi antojo para sorprender vuestra credulidad; de boca en boca ha llegado hasta mí esta tradición, y la leyenda del sepulcro[1] que aún subsiste en el monasterio de Montagut, es un testimonio irrecusable de la veracidad de mis palabras.
hemos llegado
--Ya hemos llegado; bájate--le dijo.
han llegado
De todos los retratos que han llegado a mis manos, los que más me han llamado la atención son el de Chiffart, publicado en la edición ilustrada de Quantin, de los _Cuentos extraordinarios_, y el grabado por R.
No le calumniaban en esto último: el nuevo Prior no era docto letrado, ni mucho menos; pero en cuanto á lo de contrabandista, no estaba del todo averiguado que lo hubiera sido, aunque dándolo como cierto y seguro, tampoco sería maravilla; que en las vueltas y mudanzas del mundo ladrones han llegado á santos, y hombres virtuosos acabaron en ladrones.
había llegado
Mi terror había llegado al colmo.
Y pensó vagamente en que había llegado el último instante de su vida; y volvió á rezar fervorosamente implorando la misericordia divina.
Á los pocos minutos una gran claridad, que de improviso se derramó por todo el ámbito de la iglesia, anunció á los oficiales que había llegado la hora de comenzar el festín.
A este fin hizo correr la voz[251] de que había llegado a 5 la parroquia un predicador famosísimo, y vistiendo a su sacristán con una de sus sotanas viejas, le mandó subir al púlpito.
Al domingo siguiente volvió á hablarle al cura, más asustada, más acongojada aún, y le dijo que el guarda la perseguía y hostigaba con su amor, de manera que no la dejaba vivir,{89-2} y hasta había llegado á amenazarla, si se mantenía en no darle oídos.
¡Tal espanto había llegado á infundir _Parrón_ á todo el antiguo reino granadino!
30 (Que aun no había llegado Jesús á la aldea, mas estaba en aquel lugar donde Marta le había encontrado.) 31 Entonces los Judíos que estaban en casa con ella, y la consolaban, como vieron que María se había levantado prestamente, y había salido, siguiéronla, diciendo: Va al sepulcro á llorar allí.
25, note 1.] El carácter, tan pronto retraído y melancólico como bullicioso y alegre de Constanza, la extraña exaltación de sus ideas, sus extravagantes caprichos, sus nunca vistas costumbres, hasta la particularidad de tener los ojos y las cejas negras como la noche, siendo blanca y rubia como el oro, habían contribuido á dar pábulo á las hablillas de sus convecinos, y aun el mismo Garcés, que tan intimamente la trataba, había llegado á persuadirse que su señora era algo especial y no se parecía á las demás mujeres.
había llegado
Mi terror había llegado al colmo.
Y pensó vagamente en que había llegado el último instante de su vida; y volvió á rezar fervorosamente implorando la misericordia divina.
Á los pocos minutos una gran claridad, que de improviso se derramó por todo el ámbito de la iglesia, anunció á los oficiales que había llegado la hora de comenzar el festín.
A este fin hizo correr la voz[251] de que había llegado a 5 la parroquia un predicador famosísimo, y vistiendo a su sacristán con una de sus sotanas viejas, le mandó subir al púlpito.
Al domingo siguiente volvió á hablarle al cura, más asustada, más acongojada aún, y le dijo que el guarda la perseguía y hostigaba con su amor, de manera que no la dejaba vivir,{89-2} y hasta había llegado á amenazarla, si se mantenía en no darle oídos.
¡Tal espanto había llegado á infundir _Parrón_ á todo el antiguo reino granadino!
30 (Que aun no había llegado Jesús á la aldea, mas estaba en aquel lugar donde Marta le había encontrado.) 31 Entonces los Judíos que estaban en casa con ella, y la consolaban, como vieron que María se había levantado prestamente, y había salido, siguiéronla, diciendo: Va al sepulcro á llorar allí.
25, note 1.] El carácter, tan pronto retraído y melancólico como bullicioso y alegre de Constanza, la extraña exaltación de sus ideas, sus extravagantes caprichos, sus nunca vistas costumbres, hasta la particularidad de tener los ojos y las cejas negras como la noche, siendo blanca y rubia como el oro, habían contribuido á dar pábulo á las hablillas de sus convecinos, y aun el mismo Garcés, que tan intimamente la trataba, había llegado á persuadirse que su señora era algo especial y no se parecía á las demás mujeres.
hubo llegado
¿Qué sucedió cuando el padre hubo llegado a la costa?
llegue
Cuando llegue le preguntaré.
Me alegro -- que llegue usted.
ind._ =llegue= _1 and 3 sing.
No deje usted ---- escribirme cuando usted llegue ---- Lima.
VARIANT: =Cuando llegue.= [4] =el así nacido,= _the one thus born_.
VARIANTS: =Con el tiempo=; =cuando le llegue su hora=; =de aquí a tantos años=; =para el año que viene=; =para de aquí a ...
Y aunque mi fe se haya apagado, y aunque mi corazón llegue a quebrarse, he ahí la dorada prenda que prueba que soy dichosa siempre.
Cuando llegue el momento de poner la mano sobre las teclas, va á comenzar una algarabía de sonajas, panderos, y zambombas, que no haya más que oir...
Al mismo tiempo llegó un nuevo curioso á ver qué ocurría en aquel grupo, y habiéndole divisado el revendedor, exclamó: --¡Me alegro de que llegue V., tío Fulano!
Los noventa días de la primera letra, el mes para que el comprador reciba el documento, el otro mes para que la letra enviada por el comprador llegue a Europa, y los tres meses para su maduración, hacen los ocho meses.
Sin embargo, ninguno de ellos nos lleva a la vecina república de Honduras, y esta es la razón por la cual[54] deberemos regresar a Acajutla para tomar el primer vapor que salga[55] para Amapala, principal puerto de Honduras en el Pacífico, el cual gozará de una gran prosperidad cuando llegue a este punto el ferrocarril interoceánico, que arranca de Puerto Cortés en el Atlántico.
Señor de Laiglesia is the owner of the magnificent portrait of Gustavo by Valeriano Becquer, of the beauty of which but a faint idea can be had from the copy of the etching by Maura, which serves as a frontispiece to the present volume.] Mi muy querido amigo: Me volvi de esa con el cuidado de los chicos y en efecto parecia anunciarmelo apenas llegue cayó en cama el mas pequeño.
Tal vez no se comprenda bien todo este movimiento, y se llegue a creer[281] que muchas de las mercaderías que 25 aquí se desembarcan son de tránsito, destinadas al consumo en una de las Antillas vecinas; pero un comerciante experto, interrogado sobre este punto, dice así: --Verdad es que la isla cuenta[282] sólo un poco más de un millón de habitantes; pero como sus productos principales en la actualidad no son precisamente alimenticios, necesita importar casi todo lo que consume, y exportar casi todos sus productos.
=llegue=, =-es=, =-e=, _etc._: _see_ =llegar=.
¡Cuando llegue al cielo, Mi madre lo cogerá!
--Entonces vamos á pasear: cuando llegue la hora, V.
¿Quién sabe si no le daré lugar para que llegue á la fuente?
35 ¿No decís vosotros: Aun hay cuatro meses hasta que llegue la siega?
29 Y sé que cuando llegue á vosotros, llegaré con abundancia de la bendición del evangelio de Cristo.
--Pues esto es un abuso, y en cuanto llegue á Madrid se lo contaré todo á Conejo, que es de la mayoría parlamentaria y se tutea con un primo de Salvador.
¡Ojalá la presente generación no llegue a ver por el suelo vuestros enormes troncos, ni mutilados vuestros brazos, ni marchito el verdor de vuestras ramas!
30 Ruégoos empero, hermanos, por el Señor nuestro Jesucristo, y por la caridad del Espíritu, que me ayudéis con oraciones por mí á Dios, 31 Que sea librado de los rebeldes que están en Judea, y que la ofrenda de mi servicio á los santos en Jerusalem sea acepta; 32 Para que con gozo llegue á vosotros por la voluntad de Dios, y que sea recreado juntamente con vosotros.
llegue
Cuando llegue le preguntaré.
Me alegro -- que llegue usted.
ind._ =llegue= _1 and 3 sing.
No deje usted ---- escribirme cuando usted llegue ---- Lima.
VARIANT: =Cuando llegue.= [4] =el así nacido,= _the one thus born_.
VARIANTS: =Con el tiempo=; =cuando le llegue su hora=; =de aquí a tantos años=; =para el año que viene=; =para de aquí a ...
Y aunque mi fe se haya apagado, y aunque mi corazón llegue a quebrarse, he ahí la dorada prenda que prueba que soy dichosa siempre.
Cuando llegue el momento de poner la mano sobre las teclas, va á comenzar una algarabía de sonajas, panderos, y zambombas, que no haya más que oir...
Al mismo tiempo llegó un nuevo curioso á ver qué ocurría en aquel grupo, y habiéndole divisado el revendedor, exclamó: --¡Me alegro de que llegue V., tío Fulano!
Los noventa días de la primera letra, el mes para que el comprador reciba el documento, el otro mes para que la letra enviada por el comprador llegue a Europa, y los tres meses para su maduración, hacen los ocho meses.
Sin embargo, ninguno de ellos nos lleva a la vecina república de Honduras, y esta es la razón por la cual[54] deberemos regresar a Acajutla para tomar el primer vapor que salga[55] para Amapala, principal puerto de Honduras en el Pacífico, el cual gozará de una gran prosperidad cuando llegue a este punto el ferrocarril interoceánico, que arranca de Puerto Cortés en el Atlántico.
Señor de Laiglesia is the owner of the magnificent portrait of Gustavo by Valeriano Becquer, of the beauty of which but a faint idea can be had from the copy of the etching by Maura, which serves as a frontispiece to the present volume.] Mi muy querido amigo: Me volvi de esa con el cuidado de los chicos y en efecto parecia anunciarmelo apenas llegue cayó en cama el mas pequeño.
Tal vez no se comprenda bien todo este movimiento, y se llegue a creer[281] que muchas de las mercaderías que 25 aquí se desembarcan son de tránsito, destinadas al consumo en una de las Antillas vecinas; pero un comerciante experto, interrogado sobre este punto, dice así: --Verdad es que la isla cuenta[282] sólo un poco más de un millón de habitantes; pero como sus productos principales en la actualidad no son precisamente alimenticios, necesita importar casi todo lo que consume, y exportar casi todos sus productos.
=llegue=, =-es=, =-e=, _etc._: _see_ =llegar=.
¡Cuando llegue al cielo, Mi madre lo cogerá!
--Entonces vamos á pasear: cuando llegue la hora, V.
¿Quién sabe si no le daré lugar para que llegue á la fuente?
35 ¿No decís vosotros: Aun hay cuatro meses hasta que llegue la siega?
29 Y sé que cuando llegue á vosotros, llegaré con abundancia de la bendición del evangelio de Cristo.
--Pues esto es un abuso, y en cuanto llegue á Madrid se lo contaré todo á Conejo, que es de la mayoría parlamentaria y se tutea con un primo de Salvador.
¡Ojalá la presente generación no llegue a ver por el suelo vuestros enormes troncos, ni mutilados vuestros brazos, ni marchito el verdor de vuestras ramas!
30 Ruégoos empero, hermanos, por el Señor nuestro Jesucristo, y por la caridad del Espíritu, que me ayudéis con oraciones por mí á Dios, 31 Que sea librado de los rebeldes que están en Judea, y que la ofrenda de mi servicio á los santos en Jerusalem sea acepta; 32 Para que con gozo llegue á vosotros por la voluntad de Dios, y que sea recreado juntamente con vosotros.
llegara
Llegamos hasta el fin; ¡ojalá nunca llegara!
Iban padre e hijo a pie,[1] para que el animal llegara menos fatigado a la feria.
llegara
Llegamos hasta el fin; ¡ojalá nunca llegara!
Iban padre e hijo a pie,[1] para que el animal llegara menos fatigado a la feria.
hubiéramos llegado
Si en nuestro viaje fluvial hubiéramos llegado a Greytown, en la desembocadura del San Juan, sería fácil[67] pasar a Puerto Limón en Costa Rica en uno de los pequeños vapores que hacen la travesía entre los puertos marítimos y los fluviales.
llega
Ahora llega frente al retablo.
VARIANTS: =Que no pasa de ser=; =que no llega a=.
llega un momento en que el hombre más pacífico...
of_ =llamar= =llave= _f._ key =llega= _3 sing.
mas ved, sin embargo, hasta donde llega mi extravagancia.
Un ramal austral llega hasta Ayacucho, a menos de 200 millas del Cuzco.
VARIANT: =Capaz de.= [6] =llega a veces a,= _makes it necessary sometimes_.
Al día siguiente salió la señora a hacer unas visitas, y poco después llega su hermana.
El extranjero que llega a la América latina pocas veces[3] es un viajero de paso, casi nunca un turista.
Abarcando con la vista la inmensa arteria en su hervor continuo, llega a sentirse la angustia de ciertas pesadillas.
Si por acaso algún violento torbellino llega a destrozar su copa, muy pronto se rehace con asombroso vigor y doble lozanía.
por el Amazonas; sigue por el río Negro, luego remonta este río durante algunos días hasta que llega al río Casiquiari por donde entra Ud.
Volvió á tirar, y aún con más fuerza: entonces, al cabo de algunos minutos, sintió pasos contenidos y suaves como de hombre que llega lentamente y descalzo.
Pero llega un obrero que comienza a golpearla, haciéndola pedazos con su martillo, y la roca exclama: --Este obrero es más poderoso que yo; ¡Quisiera ser este obrero!
Pero he aquí que el Rey de aquel país llega en su magnífica carroza, precedido y seguido de lujosos caballeros y rodeado de servidores que sostienen una sombrilla de oro sobre su cabeza.
Un millón de[315] toneladas se exporta 25 a Europa para abonar los campos de Alemania en los cuales se siembra la remolacha; una décima parte de esta cantidad llega a los Estados Unidos.
Luego se llega al capítulo de las travesuras y de las maldades, con los que se rinden al sueño; y hay aquello de[4] pintorrear con un corcho quemado, al que duerme en un rincón y ronca estrepitosamente.
Hasta aquí llega el montero con su ballesta; de aquí adelante, que pruebe á pasar el capellán con su hisopo.[1] [Footnote 1: hisopo = 'aspergillum.' A brash or metallic instrument for the sprinkling of holy water.
Una la _Purísima Concepción_, otra _Rosa del Mar_, aquélla _Los Dos Amigos_; pero llega la gente con su manía de sacar motes, y se llaman _La Pava_, _El Lorito_, _La Medio Rollo_, y gracias que no las distingan con nombres menos decentes.
Desde la tal mesita, y como se sube el agua del pozo, hace subir la comida hasta la boca, adonde llega goteando después de una larga travesía; porque pensar que estas gentes han de tener una mesa regular, y estar cómodos{138-1} todos los días del año, es pensar en lo excusado.
Vuelto a América, vémosle en la escuela de Clarke, en Richmond, en donde al mismo tiempo que se nutre de clásicos y recita odas latinas, boxea y llega a ser algo como un _champion_ estudiantil; en la carrera hubiera dejado atrás a Atalanta, y aspiraba a los lauros natatorios de Byron.
Los demás viajeros conseguimos tranquilizarle, y la señora se ve acometida de un estremecimiento nervioso, y comienza á herir la delicadeza del fabricante desatándose en improperios contra los corchos, hasta que llega el interventor del tren y exige el billete de la perra con mal talante.
La perra dirige á la señora una mirada de infinita ternura y se pone á lamer á los viajeros, uno por uno, hasta que llega á un fabricante de corchos, hombre iracundo, sin fe religiosa, ni aseo personal, que al sentirse lamido suelta un terno y quiere matar á la perra con el lío de los paraguas.
Por esto se haría mal en no apreciar lo que es muy bueno, sólo porque no llega al apogeo ó ideal de la perfección, en vista de que esto sólo lo hallamos, en realidad, en la vida de los entes privilegiados que han merecido el dictado de Santos, y ficticiamente, en las creaciones de los poetas, que hacen bien en presentarlo para enaltecer á la humanidad, pero que harían mal si lo presentasen para desprestigiar y deprimir á aquello que no se eleva á tanto.
Those in italics appear between underscores (_)] FRASES DE USO COMÚN EN LA CLASE =Saludos y despedidas= =Buenos días, profesor, profesora.= _Good morning, teacher._ =Buenas tardes.= _Good afternoon._ =Buenas noches.= _Good evening, good night._ =¿Cómo está usted?= } =¿Cómo lo pasa usted?= } _How are you?_ =¿Cómo se encuentra usted?= } =¿Qué tal?= } =¡Hasta luego!= } _See you later!_ =¡Hasta más tarde!= } =¡Hasta la vista!= _Till we meet again!_ =¡Adiós!= _Good-bye!_ =Asistencia y puntualidad= =Voy a pasar lista a la clase.= _I am going to call the roll._ =Juan Brown.= =Presente.= _John Brown._ _Here._ =¿Quién está ausente?= _Who is absent?_ =¿Quién sabe la causa de la ausencia de la señorita Smith?= _Who knows why Miss Smith is absent?_ =¿Por qué llega usted tarde?= _Why are you late?_ =¿Cómo se llama usted?= _What is your name?_ =Me llamo Pedro Smith, para servirle a usted.= _My name is Peter Smith, at your service._ =Fórmulas de cortesía= =Haga usted el favor de= } (más el infinitivo).
--Si no llega V.
=Page 21.=--1.{21-1} =llega ...
=llegar,= to arrive; =-- á,= to begin, reach, come to (be); =-- y besar el santo,= quick work; =al que se llega,= which is reached.
--¡Extraño es, á fe mía, pues él llega siempre antes que nadie cuando se trata de salir en busca de _Parrón_, á quien odia con sus cinco sentidos!
--Pues, hija, repuso el cura, «Haga yo lo que deba, y haga Dios lo que quiera.»{91-3} IV Del lado opuesto del pueblo se extiende un pinar, al que se llega por un prado de roja arena, que cubre un césped{91-4} tan corto y espeso, que parece lo ha tejido la naturaleza para avergonzar á los tejedores de las más afamadas alfombras.
--Sí, mucho, para la producción de luz, de tracción y de fuerza motriz industrial, y tengo profunda fe[4] en el progreso de estas empresas en la América latina; en primer lugar porque no hay región en el mundo donde sean más copiosas las lluvias ni más numerosos los lagos elevados y los saltos de agua susceptibles de ser[5] utilizados; en segundo lugar, por la escasez de combustibles, que llega a veces a[6] hacer necesario el empleo de la leña para mover las locomotoras, sobre todo en los sitios alejados de los puertos.
llegue
Cuando llegue le preguntaré.
Me alegro -- que llegue usted.
ind._ =llegue= _1 and 3 sing.
No deje usted ---- escribirme cuando usted llegue ---- Lima.
VARIANT: =Cuando llegue.= [4] =el así nacido,= _the one thus born_.
VARIANTS: =Con el tiempo=; =cuando le llegue su hora=; =de aquí a tantos años=; =para el año que viene=; =para de aquí a ...
Y aunque mi fe se haya apagado, y aunque mi corazón llegue a quebrarse, he ahí la dorada prenda que prueba que soy dichosa siempre.
Cuando llegue el momento de poner la mano sobre las teclas, va á comenzar una algarabía de sonajas, panderos, y zambombas, que no haya más que oir...
Al mismo tiempo llegó un nuevo curioso á ver qué ocurría en aquel grupo, y habiéndole divisado el revendedor, exclamó: --¡Me alegro de que llegue V., tío Fulano!
Los noventa días de la primera letra, el mes para que el comprador reciba el documento, el otro mes para que la letra enviada por el comprador llegue a Europa, y los tres meses para su maduración, hacen los ocho meses.
Sin embargo, ninguno de ellos nos lleva a la vecina república de Honduras, y esta es la razón por la cual[54] deberemos regresar a Acajutla para tomar el primer vapor que salga[55] para Amapala, principal puerto de Honduras en el Pacífico, el cual gozará de una gran prosperidad cuando llegue a este punto el ferrocarril interoceánico, que arranca de Puerto Cortés en el Atlántico.
Señor de Laiglesia is the owner of the magnificent portrait of Gustavo by Valeriano Becquer, of the beauty of which but a faint idea can be had from the copy of the etching by Maura, which serves as a frontispiece to the present volume.] Mi muy querido amigo: Me volvi de esa con el cuidado de los chicos y en efecto parecia anunciarmelo apenas llegue cayó en cama el mas pequeño.
Tal vez no se comprenda bien todo este movimiento, y se llegue a creer[281] que muchas de las mercaderías que 25 aquí se desembarcan son de tránsito, destinadas al consumo en una de las Antillas vecinas; pero un comerciante experto, interrogado sobre este punto, dice así: --Verdad es que la isla cuenta[282] sólo un poco más de un millón de habitantes; pero como sus productos principales en la actualidad no son precisamente alimenticios, necesita importar casi todo lo que consume, y exportar casi todos sus productos.
=llegue=, =-es=, =-e=, _etc._: _see_ =llegar=.
¡Cuando llegue al cielo, Mi madre lo cogerá!
--Entonces vamos á pasear: cuando llegue la hora, V.
¿Quién sabe si no le daré lugar para que llegue á la fuente?
35 ¿No decís vosotros: Aun hay cuatro meses hasta que llegue la siega?
29 Y sé que cuando llegue á vosotros, llegaré con abundancia de la bendición del evangelio de Cristo.
--Pues esto es un abuso, y en cuanto llegue á Madrid se lo contaré todo á Conejo, que es de la mayoría parlamentaria y se tutea con un primo de Salvador.
¡Ojalá la presente generación no llegue a ver por el suelo vuestros enormes troncos, ni mutilados vuestros brazos, ni marchito el verdor de vuestras ramas!
30 Ruégoos empero, hermanos, por el Señor nuestro Jesucristo, y por la caridad del Espíritu, que me ayudéis con oraciones por mí á Dios, 31 Que sea librado de los rebeldes que están en Judea, y que la ofrenda de mi servicio á los santos en Jerusalem sea acepta; 32 Para que con gozo llegue á vosotros por la voluntad de Dios, y que sea recreado juntamente con vosotros.
no llegue
¡Ojalá la presente generación no llegue a ver por el suelo vuestros enormes troncos, ni mutilados vuestros brazos, ni marchito el verdor de vuestras ramas!
English to Spanish Translation

Learn Spanish today with 'Key Translations'
Get it now!

A lot of work has gone into creating an app that we would use ourselves. After a year of development and internal usage it's finally ready. It comes with a lot of amazing features. Check it out now!