llamar (llamando)

Presente

English
I call, am calling
yo
llamo
llamas
Ud./él/ella
llama
nosotros, -as
llamamos
vosotros, -as
llamáis
Uds./ellos/ellas
llaman

Futuro

English
I will call
yo
llamaré
llamarás
Ud./él/ella
llamará
nosotros, -as
llamaremos
vosotros, -as
llamaréis
Uds./ellos/ellas
llamarán

Imperfecto

English
I was calling, used to call, called
yo
llamaba
llamabas
Ud./él/ella
llamaba
nosotros, -as
llamábamos
vosotros, -as
llamabais
Uds./ellos/ellas
llamaban

Pretérito

English
I called
yo
llamé
llamaste
Ud./él/ella
llamó
nosotros, -as
llamamos
vosotros, -as
llamasteis
Uds./ellos/ellas
llamaron

Condicional

English
I would call
yo
llamaría
llamarías
Ud./él/ella
llamaría
nosotros, -as
llamaríamos
vosotros, -as
llamaríais
Uds./ellos/ellas
llamarían

Presente perfecto

English
I have called
yo
he llamado
has llamado
Ud./él/ella
ha llamado
nosotros, -as
hemos llamado
vosotros, -as
habéis llamado
Uds./ellos/ellas
han llamado

Futuro perfecto

English
I will have called
yo
habré llamado
habrás llamado
Ud./él/ella
habrá llamado
nosotros, -as
habremos llamado
vosotros, -as
habréis llamado
Uds./ellos/ellas
habrán llamado

Pluscuamperfecto

English
I had called
yo
había llamado
habías llamado
Ud./él/ella
había llamado
nosotros, -as
habíamos llamado
vosotros, -as
habíais llamado
Uds./ellos/ellas
habían llamado

Pretérito anterior

English
I had called
yo
hube llamado
hubiste llamado
Ud./él/ella
hubo llamado
nosotros, -as
hubimos llamado
vosotros, -as
hubisteis llamado
Uds./ellos/ellas
hubieron llamado

Condicional perfecto

English
I would have called
yo
habría llamado
habrías llamado
Ud./él/ella
habría llamado
nosotros, -as
habríamos llamado
vosotros, -as
habríais llamado
Uds./ellos/ellas
habrían llamado

Presente

English
I call, am calling
yo
llame
llames
Ud./él/ella
llame
nosotros, -as
llamemos
vosotros, -as
llaméis
Uds./ellos/ellas
llamen

Imperfecto

English
I called, was calling
yo
llamara
llamaras
Ud./él/ella
llamara
nosotros, -as
llamáramos
vosotros, -as
llamarais
Uds./ellos/ellas
llamaran

Futuro

English
I will call
yo
llamare
llamares
Ud./él/ella
llamare
nosotros, -as
llamáremos
vosotros, -as
llamareis
Uds./ellos/ellas
llamaren

Presente perfecto

English
I have called, called
yo
haya llamado
hayas llamado
Ud./él/ella
haya llamado
nosotros, -as
hayamos llamado
vosotros, -as
hayáis llamado
Uds./ellos/ellas
hayan llamado

Futuro perfecto

English
I will have called
yo
hubiere llamado
hubieres llamado
Ud./él/ella
hubiere llamado
nosotros, -as
hubiéremos llamado
vosotros, -as
hubiereis llamado
Uds./ellos/ellas
hubieren llamado

Pluscuamperfecto

English
I had called
yo
hubiera llamado
hubieras llamado
Ud./él/ella
hubiera llamado
nosotros, -as
hubiéramos llamado
vosotros, -as
hubierais llamado
Uds./ellos/ellas
hubieran llamado

Afirmativo

English
Call!
yo
llama
Ud./él/ella
llame
nosotros, -as
vosotros, -as
llamad
Uds./ellos/ellas
llamen

Negativo

English
Don't call!
yo
no llames
Ud./él/ella
no llame
nosotros, -as
vosotros, -as
no llaméis
Uds./ellos/ellas
no llamen

llamo
Me llamo Carlos.
ind._ =llamo= _1 sing.
muñecas= = _Me llamo Teresa.
Toco la campanilla o llamo a la puerta.
Y nadie sabe lo que me recrea registrar estas reliquias como yo las llamo.
Entonces gritó: --Yo soy muy valiente, y desde hoy me llamo Don Juan Bolondrón Matasiete.
of_ =llamar= =llamar= to call, knock; =llamarse= to be called; =me llamo= my name is =llamaré= _1 sing.
Si al resonar confuso á tus espaldas Vago rumor, Crees que por tu nombre te ha llamado Lejana voz, Sabe que, entre las sombras que te cercan, Te llamo yo.
Á todo esto, yo no sabía cómo se llamaba, y á fin de averiguarlo escribí la pregunta en otra hoja de la cartera: _¿Cómo se llama V.?_ La chica contestó en la misma letra inglesa y crecida, con el papel rayado: _Me llamo Teresa no crea ustez por Dios que juego con muñecas._{17-1} Diez ó doce días se transcurrieron de esta suerte.
Volví pies atrás, bajé de nuevo hasta donde se encontraba el pastor, y mientras seguíamos juntos por una trocha que se dirigía al pueblo, adonde también iba á pasar la noche mi improvisado guía, no pude menos de preguntarle con alguna insistencia, por qué, aparte de las dificultades que ofrecía el ascenso, era tan peligroso subir á la cumbre por la senda que llamo de la tía Casca.
A MI MADRE (_Soneto_) Porque siento que allá arriba, en el cielo, los ángeles que se hablan dulcemente al oído, no pueden encontrar entre sus radiantes palabras de amor una expresión más ferviente que la de «_madre_», he ahí por qué, desde hace largo tiempo os llamo con ese nombre querido, a ti que eres para mí más que una madre y que llenáis el santuario de mi corazón en el que la muerte os ha instalado, al libertar el alma de mi Virginia.
Those in italics appear between underscores (_)] FRASES DE USO COMÚN EN LA CLASE =Saludos y despedidas= =Buenos días, profesor, profesora.= _Good morning, teacher._ =Buenas tardes.= _Good afternoon._ =Buenas noches.= _Good evening, good night._ =¿Cómo está usted?= } =¿Cómo lo pasa usted?= } _How are you?_ =¿Cómo se encuentra usted?= } =¿Qué tal?= } =¡Hasta luego!= } _See you later!_ =¡Hasta más tarde!= } =¡Hasta la vista!= _Till we meet again!_ =¡Adiós!= _Good-bye!_ =Asistencia y puntualidad= =Voy a pasar lista a la clase.= _I am going to call the roll._ =Juan Brown.= =Presente.= _John Brown._ _Here._ =¿Quién está ausente?= _Who is absent?_ =¿Quién sabe la causa de la ausencia de la señorita Smith?= _Who knows why Miss Smith is absent?_ =¿Por qué llega usted tarde?= _Why are you late?_ =¿Cómo se llama usted?= _What is your name?_ =Me llamo Pedro Smith, para servirle a usted.= _My name is Peter Smith, at your service._ =Fórmulas de cortesía= =Haga usted el favor de= } (más el infinitivo).
=Page 17.=--1.{17-1} =Me llamo ...
¿Pues, no pregunta cómo me llamo?...
--Mi general, me llamo Jaime, para servir a vuestra señoría.
=LL= =llamar=, to call, knock; =me llamo=, my name is.
--¡Deteneos!{34-2} (exclamó _Parrón_.) No se trata de eso _todavía_.--Os llamo para preguntaros qué le habéis _tomado_ á este hombre.
llamas
Era la edad del corazón volcánico como las llamas del Yanek sulfúreas, como las lavas del Yanek que brotan allá del polo en la región nocturna.
En tanto que las piezas arrojadas á las llamas comenzaban á enrojecerse, largos y profundos gemidos parecían escaparse de la ancha hoguera, de entre cuyos troncos saltaban[1] como si estuvieran vivas y sintiesen la acción del fuego.
Millones de chispas de luz rojas y azules, verdes y amarillas, volteaban alrededor de las piedras como un torbellino de átomos de fuego, como una vertiginosa ronda de esos espíritus de las llamas que fascinan con su brillo y su increíble inquietud....
Las espadas que le hieren se hunden entre las piezas de su armadura, y ni le causan la muerte, ni se retiran teñidas en sangre; el fuego enrojece su espaldar y su cota, y aún prosigue impávido entre las llamas, buscando nuevas víctimas; desprecia el oro, aborrece la hermosura, y no le inquieta la ambición.
Una vez en la cima, lo que faltaba por hacer fué obra de poco tiempo: los centinelas salvaron de un solo salto el valladar que separa al sueño de la muerte;[1] el fuego aplicado con teas de resina al puente y al rastrillo, se comunicó con la rapidez del relámpago á los muros; y los escaladores, favorecidos por la confusión y abriéndose paso entre las llamas, dieron fin con los habitantes de aquella guarida en un abrir y cerrar de ojos.
Ni el fuego le ataja, ni los peligros le intimidan, ni las lágrimas le conmueven: Nunca despliega sus labios; pero cuando la sangre humea en nuestras manos, como cuando los templos se derrumban calcinados por las llamas: cuando las mujeres huyen espantadas entre las ruinas, y los niños arrojan gritos de dolor, y los ancianos perecen á nuestros golpes, contesta con una carcajada de feroz alegría á los gemidos, á las imprecaciones y á los lamentos.
Si el buey brioso y bello, que todos se disputaban por tener en su carreta, ha muerto, en un día abrasante, de _cangrina_; si un tacho se ha desfondado; si las coronas del trapiche se han roto; si en los cañaverales ha prendido fuego, y con afanoso trabajo ha sido menester atajar aquel mar de llamas; si las crecidas del río han arrastrado el maíz, el arroz o la caña acabada de sembrar en sus márgenes; si una seca o unos aguaceros horrorosos amenazan las cosechas; si el cerdo ya cebado y pronto a ser vendido al especulador que recorre la finca se ha muerto de repente sin saberse por qué; si el compañero, que solitario en los campos estaba desmochando palmas, se ha caído; si se ha dado por el mayoral y los perros con algún negro cimarrón; si la vaca bermeja, si la puerca del hocico blanco,[1] si la yegua más hermosa del potrero ha parido, la letra de las canciones lo dirá cuando se esté chapeando o cortando caña, cuando se junte o cargue en la casa de trapiche, cuando los negros uno enfrente de otro batan en las resfriaderas, con las bombas, la _templa_ que acaba de ser sacada del tacho.
II Las llamas rojas y azules se enroscaban chisporroteando á lo largo del grueso tronco de encina que ardía en el ancho hogar; nuestras sombras, que se proyectaban temblando sobre los ennegrecidos muros, se empequeñecían ó tomaban formas gigantescas, según la hoguera despedía resplandores más ó menos brillantes; el vaso de saúco, ora vacío, ora lleno y no de agua, como cangilón de noria, habia dado tres veces la vuelta en derredor del círculo que formábamos junto al fuego, y todos esperaban con impaciencia la historia de _La cruz del diablo_, que á guisa de postres de la frugal cena que acabábamos de consumir, se nos había prometido, cuando nuestro guía tosió por dos veces, se echó al coleto un último trago de vino, limpióse con el revés de la mano la boca, y comenzó de este modo: --Hace mucho tiempo, mucho tiempo, yo no sé cuánto, pero los moros ocupaban aún la mayor parte de España, se llamaban condes[1] nuestros reyes, y las villas y aldeas pertenecían en feudo á ciertos señores, que á su vez prestaban homenaje á otros más poderosos, cuando acaeció lo que voy á referir á ustedes.[2] [Footnote 1: condes = 'counts,' 'earls.' The word conde comes from the Latin _comes, comitem_, 'companion,' and during the Roman empire in Spain was a title of honor granted to certain officers who had jurisdiction over war and peace.
¿Cómo te llamas?
¿Cómo te llamas?
¡Tu lengua será cortada y tu cuerpo arrojado á las llamas, que tal pena merece quien aboga por los nazarenos!
¿Que no los quiero?--ruge la de la buhardilla, puesta en jarras y echando llamas por los ojos.--¿Quién será capaz de hacerlo bueno?
] Y vió el sol volteando encendido sobre ejes de oro en una atmósfera de colores y de fuego, y en su foco á los ígneos espíritus[1] que habitan incólumes entre las llamas, y desde su ardiente seno entonan al Criador himnos de alegría.
=Tratar=, in the sense of _to try_, takes =de= before the following infinitive.] =LA CHIMENEA= Es muy hermosa, Es agradable, Es confortable La chimenea, Cuando en las noches De cruda helada Su llama amada Chisporrotea; Sintiendo entonces Que en nuestra frente Su lumbre ardiente Vida nos da, Que por sus llamas, Con luz dorada, Iluminada La sala está.
llama
Ll llama, _f._, flame.
El dedo más grueso se llama pulgar.
por allí lo que aquí se llama _grocery_?
Tú como ellas eres llama del infinito amor.
Es todo lo que se llama una verdadera aventura.
Se levanta, revuelve su sombrero, llama a Vd., y Vd.
plur._, lights, "bright lights." Ll =llama=, _f._, flame.
dice se llama el _libro talonario_--observó gravemente el Regidor.
al carnicero que se llama David y compre al fiado carne para mañana.
La caña aplastada y exprimida se llama gabazo, y se usa como combustible.
Como su merced acaba de acostarse hace poco, y me llama á media noche, creí...
Nuestro padre se llama Antonio Herrera y nuestra madre se llama Juana Herrera.
LL =llama,= flame; =echando --s por los ojos,= his eyes flashing with anger.
En Cuba, la operación de escogido y separación de hojas para capa y tripa se llama liga.
Nació con la adorable llama de la poesía, y ella le alimentaba al propio tiempo que era su martirio.
A ésta se van agregando y cosiendo todas las subsiguientes, formando así lo que se llama[28] un expediente.
Se le llama también mascabado y no es otra cosa que[16] azúcar no sometido a la filtración por el carbón animal.
A un amigo de valor personal[21] reputado, si es viejo le llama «viejito quiebra»,[22] y si es joven «indio crudo».
Hay amplios hipódromos municipales, o mantenidos por _clubs_ hípicos o _jockey clubs_, como asimismo se les llama.
Antes de cocer se la envuelve por lo general en _chala_ seca, como se llama la espata que rodea la mazorca del maíz.
En Chile y Argentina se llama _cazuela_ y en Méjico _galería_ a una localidad especialmente destinada a las señoras.
Estos derechos, _ad valorem_, como se los llama, varían entre el dos y el ochenta por ciento del valor de los artículos.
VARIANTS: =¿Qué es...?= =¿A qué se llama...?= [159] =la abertura superior de la cual.= VARIANT: =Cuya abertura superior=.
A tales comercios no acude el consumidor sino el mercader al por menor o vendedor al detalle o al menudeo, según se le llama.
repitió su interlocutor como admirándose de la buena fortuna del recién venido; eso es lo que se llama llegar y besar el santo.
Esta última línea que se llama de Antofagasta y Bolivia, nos permite visitar las minas de estaño de Oruro y la celebrada ciudad de Potosí.
Así a un hombre entendido en el baile o en la guitarra, o muy sobresaliente en el juego, el canto o las carreras de caballo, le llama «taura».
Es la campanilla del fundo que toca el «Angelus», y que el viento hace aparecer a ratos como un jemido y a ratos como una voz de mujer que llama.
que las he criado?--Mire V.: ésta se llama _cachigordeta_; ésta, _coloradilla_; ésta, _Manuela_..., porque se parecía mucho á mi hija la menor....
Al dar el primer paso, sentí lo que se llama vulgarmente un _cale_, esto es, me metieron con un fuerte golpe el sombrero de copa hasta las narices.
Tú, sombra aérea que, cuantas veces Voy á tocarte, te desvaneces Como la llama, como el sonido, Como la niebla, como el gemido Del lago azul.
Vankirk--que, como casi todos los personajes de Poe, es Poe mismo--afirma la existencia de un Dios material, al cual llama materia suprema e imparticulada.
Todos gozamos Al contemplarla, En dulce charla Que nos recrea, Cuando en las noches De cruda helada, La llama amada Chisporrotea.
Nuestro poeta, por su organización vigorosa y cultivada, pudo resistir esa terrible dolencia que un médico escritor llama con gran propiedad «la enfermedad del ensueño».
Del hombre que sale poco de su casa, dice: «como peludo en la cueva»;[27] al individuo de ciudad le llama «maturrango»; al extranjero «gringo»; y en algunos casos «nación».
Y los ángeles, todos pálidos y macilentos se levantan y cubriéndose afirman que ese drama es una tragedia que se llama «El Hombre» de la cual el héroe es el Gusano Vencedor....!
Ese pudor no era, quizá, sino pudor virginal--pudo muy bien pasar por tal,--aunque su esplendor haya hecho nacer una llama más impetuosa todavía en el seno de aquel que, ¡pobre de él!
Su nombre lo he olvidado; mas su esposa, que es la que veis, se llama doña Elvira de Castañeda,{158-1} y por mi fe que si la copia se parece al original, debió ser la mujer más notable de su siglo.
VARIANT: =Antes de mucho.= 5.--EL PORVENIR DE AMÉRICA Abierta por la emancipación la clausura de tres siglos,[1] la América proclama la fraternidad y llama a su seno a todas las naciones.
Y ahora me será más querida tu luz, porque lo que me traes de más magnificente a través del cielo nocturno, es la alegría de mi corazón, y yo prefiero tu discreto y lejano resplandor a esa llama cercana pero más fría!
LOS HUEVOS Más allá de las islas Filipinas Hay una que ni sé cómo se llama, Ni me importa saberlo, donde es fama Que jamás hubo casta de gallinas, Hasta que allá un viajero Llevó por accidente un gallinero.
Este guarapo o zumo contiene substancias que producirían su fermentación si quedaran en él,[2] y por esta razón se las elimina por medio de una operación que se llama defecación, y tiene lugar en[3] calderas grandes de cobre.
una mujer blanca, hermosa y fría, como esa mujer de piedra que parece incitarme con su fantástica hermosura, que parece que oscila al compás de la llama, y me provoca entreabriendo sus labios y ofreciéndome un tesoro de amor...
una mujer blanca, hermosa y fría, como esa mujer de piedra que parece incitarme con su fantástica hermosura, que parece que oscila al compás de la llama, y me provoca entreabriendo sus labios y ofréciendome un tesoro de amor....
Se llama de nombre tío Miguel; pero responde á todo el mundo por el mote de _Tremontorio_, corruptela de _promontorio_, mote que le dieron en su juventud por su gigantea corpulencia y por su vigor para tirar del remo contra corrientes y celliscas.
Sobre el suelo de Manhattan parece que va a verse surgir de pronto un colosal Tío Samuel, que llama a los pueblos todos a un inaudito remate, y que el martillo del rematador cae sobre cúpulas y techumbres produciendo un ensordecedor trueno metálico.
No es raro que la propiedad se extienda desde una calle hasta la que limita la manzana por el lado opuesto, y en este caso la parte posterior está ocupada por el huerto o fondo, como familiarmente se le llama, y donde suele haber añosos árboles frutales.
El palco _avant-scène_ es la localidad más cara, siguiéndole luego el palco bajo, el palco alto, las butacas o tertulias de orquesta, las plateas, las tertulias altas y el paraíso, el cual puede ser numerado o consistir en lo que se llama gradas, dispuestas en anfiteatros.
repitió su interlocutor como admirándose de la buena fortuna del recién venido; eso es lo que se llama llegar y besar el santo.{151-1} --Será tal vez algún antiguo amor de la corte que le sigue á Toledo para hacerle más soportable el ostracismo, añadió otro de los del grupo.
En otra sala, que se llama oficina o despacho, están los altos escritorios,[48] ante los cuales empleados diligentes trabajan en los libros de comercio.[49] Estos establecimientos hacen gran parte de sus transacciones a crédito,[50] siendo por esto muy común en ellos el uso de los documentos[51] y papeles de comercio.
Cuando alguno o algunos individuos que no son de campo[29] se presentan a participar del asado que hay en el fogón, el gaucho que sabe bien que van a estropear la carne, dice: «¡ya cayeron los _chimangos_!» A su enemigo lo llama «sotreta»; al caballo de su enemigo «matungo»; a las armas de un enemigo «armas solas»[30].
Á todo esto, yo no sabía cómo se llamaba, y á fin de averiguarlo escribí la pregunta en otra hoja de la cartera: _¿Cómo se llama V.?_ La chica contestó en la misma letra inglesa y crecida, con el papel rayado: _Me llamo Teresa no crea ustez por Dios que juego con muñecas._{17-1} Diez ó doce días se transcurrieron de esta suerte.
Por hacerme partícipe de sus costumbres estas pobres gentes,{174-1} hasta me despierta á mí al mismo tiempo que á ellas el penetrante é intraducible grito de _¡apuyááá!_{175-1} con que les llama, á las tres de la mañana en verano y á las cinco en invierno, para ir á la mar, otro marinero que tiene por esta obligación algunos gajes.
En indescriptible pánico el cataclismo volcánico con raudo impulso titánico avanza, la campanada alarido es de terror; sigue el bronce, sigue el bronce con su clamoroso estruendo diciendo cuál crece el peligro horrendo, cuál se inflama la llama, y la Luna como forma de sangriento tabernáculo, alumbra el rojo espectáculo en su fantástico horror.
el que se llama en el comercio[9] café de Santos, caracterizado por su película rojiza; el de Méjico que se parece al moka, pero que tiene granos más grandes y su color menos claro[10]; el café _yungas_ de Bolivia, de semillas grandes; el de Martinica; el de Cayena, de semillas alargadas e irregulares; los de Puerto Rico y de la Habana, de color verde azulado.
Una tormenta espantosa estaba á punto de estallar; empero todos los convidados á porfía probamos á aplacar aquellas disputas, hijas del deseo de dar á entender la mayor delicadeza, para lo cual no fué poca parte la manía de Braulio y la expresión concluyente que dirigió de nuevo á la concurrencia acerca de la inutilidad de los cumplimientos, que así llama él al estar bien servido y al saber comer.
No se da con el Tuerto por advertido del suceso que acaba de ocurrir y del que se ha enterado perfectísimamente, pues no le gusta meterse en lo que no le importa; pero el irascible marido, que necesita dar salida al veneno que aun le queda en el cuerpo, llama á su vecino, y de balcón á balcón entablan este diálogo á grandes voces: --Tío Tremontorio, yo no puedo con esta bribona, y voy á hacer un día una barbaridá.....
Así para expresar que un hombre es valiente, dice él: «es como las armas»[8]; que un hombre es vivo: que «es como la luz»[9]; para hablar de una mujer linda, «es como las estrellas»; para indicar un caballo rápido, «es como águila»; para elogiar a un individuo firme que no cede a los embates de la mala fortuna, «es como cuadro».[10] Cuando habla de su caballo le llama «mancarrón»; a su mujer «la china»[11]; a sus amigos «aparceros»; a los muchachos del campo, «charabones».
Ya habrá conocido el lector, siendo tan perspicaz como yo le imagino, que mi amigo Braulio está muy lejos de pertenecer á lo que se llama gran mundo y sociedad de buen tono; pero no es tampoco un hombre de la clase inferior, puesto que es un empleado de los de segundo orden, que reune entre su sueldo y su hacienda cuarenta mil reales de renta;{134-7} que tiene una cintita atada al ojal y una crucecita á la sombra de la solapa; que es persona, en fin, cuya clase, familia y comodidades de ninguna manera se oponen á que tuviese una educación más escogida y modales más suaves é insinuantes.
Si le entusiasma alguna aventura heroica que le cuentan, demuestra su admiración por el héroe con esta exclamación: «¡Ah criollo!» Si él narra algún lance en que un ginete bien montado[12] evitó un sablazo o una lanzada, ladeando el caballo, dice que «soslayó el pingo».[13] No dice «tome usted», sino «velay»; al mate le llama «el verde»,[14] a los tragos de caña o de ginebra «gorgoritos,» al telégrafo eléctrico «el chismoso»,[15] al ferrocarril en señal de admiración, «el bárbaro».[16] Pero donde agota todo el repertorio de sus dichos, es en la enumeración de las cualidades de un caballo que estima, y así dice: «es aseadito para andar»,[17] «es el peón de la casa»,[18] «es mi crédito», «es seguidor en el camino», «es liberal por donde lo busquen»,[19] «a donde quiera endereza»,[20] etc.
Que en nuestra vida americana sobran asuntos de positivo interés, lo han demostrado de antiguo, no sólo esas novelas o poemas románticos, hoy célebres, que se llaman «María» y «Amalia,» y que se deben a la pluma de dos poetas hondos y sinceros: Jorge Isaacs y José Mármol; lo demuestra también, por otro concepto, ese modelo de sátira político-social que se llama Blas Gil,[1] que sin desdeñar el sabor clásico del estilo, nos dejó como reflejo de la vida colombiana el literato-presidente José Manuel Marroquín.[2] En nuestros días, es muy variado y extenso el panorama de la novela en América, donde si bien es verdad que algunos escritores como Enrique Rodríguez Larreta, el discutido autor de «La gloria de don Ramiro»,[3] eligen o prefieren temas exóticos, la mayoría de los que al género novelesco se dedican ha sabido encontrar en el marco de las costumbres nacionales asuntos múltiples que esperaban ser explotados.
Those in italics appear between underscores (_)] FRASES DE USO COMÚN EN LA CLASE =Saludos y despedidas= =Buenos días, profesor, profesora.= _Good morning, teacher._ =Buenas tardes.= _Good afternoon._ =Buenas noches.= _Good evening, good night._ =¿Cómo está usted?= } =¿Cómo lo pasa usted?= } _How are you?_ =¿Cómo se encuentra usted?= } =¿Qué tal?= } =¡Hasta luego!= } _See you later!_ =¡Hasta más tarde!= } =¡Hasta la vista!= _Till we meet again!_ =¡Adiós!= _Good-bye!_ =Asistencia y puntualidad= =Voy a pasar lista a la clase.= _I am going to call the roll._ =Juan Brown.= =Presente.= _John Brown._ _Here._ =¿Quién está ausente?= _Who is absent?_ =¿Quién sabe la causa de la ausencia de la señorita Smith?= _Who knows why Miss Smith is absent?_ =¿Por qué llega usted tarde?= _Why are you late?_ =¿Cómo se llama usted?= _What is your name?_ =Me llamo Pedro Smith, para servirle a usted.= _My name is Peter Smith, at your service._ =Fórmulas de cortesía= =Haga usted el favor de= } (más el infinitivo).
El se muere _por plantarle una fresca al lucero del alba_,{135-1} como suele decir, y cuando tiene un resentimiento, _se le espeta á uno cara á cara_:{135-2} como tiene trocados todos los frenos, dice de los cumplimientos que ya sabe lo que quiere decir _cumplo y miento_;{135-3} llama á la urbanidad hipocresía, y á la decencia monadas; á toda cosa buena le aplica un mal apodo; el lenguaje de la finura es para él poco más que griego; cree que toda la crianza está reducida á decir _Dios guarde á ustedes_ al entrar en una sala, y añadir _con permiso de usted_ cada vez que se mueve, á preguntar á cada uno por toda su familia, y á despedirse de todo el mundo; cosas todas que así se guardará él de olvidarlas, como de tener pacto con franceses.{136-1} En conclusión, hombre de estos que no saben levantarse para despedirse sino en corporación con alguno ó algunos otros; que han de dejar humildemente debajo de una mesa su sombrero, que llaman _su cabeza_; y que cuando se hallan en sociedad, por desgracia, sin un socorrido bastón, darían cualquier cosa por no tener manos ni brazos, porqué en realidad no saben dónde ponerlos, ni qué cosa se puede hacer con los brazos en una sociedad.
¿Cómo se llama?
--¿Cómo se llama?
¿Dónde llama Vd.?
¿Cómo se llama Vd.?
--¿Cómo se llama V.?
¿Cómo se llama esta ave?
¿Cómo se llama la capital?
¿Cómo se llama el animalito?
¿Cómo se llama aquel libraco?
¿Qué ciudad se llama la corte?
¿Cómo se llama la isla de Cuba?
¿Cómo se llama su padre de Vd.?
¿Cómo se llama el dedo más grueso?
¿Cómo se llama la ciudad principal?
¿Cómo se llama el taller de un herrero?
¿Por qué se llama este país el Ecuador?
¿Cómo se llama un habitante del Ecuador?
[28] =lo que se llama,= _what is called_.
¿Cómo se llama el hombre que guía la locomotora?
¿Cómo se llama la capital de los Estados Unidos?
--¿Cómo se llama Vd.?--le preguntó el secretario.
16 Jesús le dice: Ve, llama á tu marido, y ven acá.
--Se llama Teresa y tiene diez y siete años--murmuró.
¡De cuántos modos nos llama Dios á adorarle con sus obras!
--¿Cómo se llama?--preguntó Fernando, cuyo rostro estaba lívido.
=llama=, _f._, flame; llama, the beast of burden much used in S.
¡Esto es lo que se llama armar el espantajo y espantarse de él!
--¿No se llama 'secretarios' a los ministros como en los Estados Unidos?
¿Viene también de su país, señor Souza, esa madera tan útil que se llama quebracho?
--A ti--dijo a su mujer--te he traido un objeto de extraño mérito; se llama espejo.
«Odio, sobre todo, y detesto este animal que se llama Hombre», escribía Swift a Poe.
3 A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz: y á sus ovejas llama por nombre, y las saca.
28 Y esto dicho, fuése, y llamó en secreto á María su hermana, diciendo: El Maestro está aquí y te llama.
--Sin duda; el hijo de india y blanco se llama cholo o chino; el de negra y blanco, mulato y el de negro e india, zambo.
=llamar,= to knock, call; =--se,= to be called; =¿cómo se llama usted?= what is your name?; =á mí me llaman,= my name is.
--No por cierto[31]; y se les llama, casas de compra y venta o establecimientos para la venta de artículos de segunda mano.
--Y apuesto una oreja a que es ese madrileño.--Entonces veo que llama a unos músicos que había alrededor de Santa Cecilia, y ellos pasan a la portería.
11 Respondió él y dijo: El hombre que se llama Jesús, hizo lodo, y me untó los ojos, y me dijo: Ve al Siloé, y lávate: y fuí, y me lavé, y recibí la vista.
--Ahora me explico[14] el contraste entre la aridez de la parte occidental del Perú y la fertilidad de las faldas orientales, o sea lo que allí se llama la Montaña.
[Illustration] --Tonta, es tu propia cara la que ves,--le replicó el marido, muy satisfecho de saber algo que su mujer no sabía.--Ese redondel de metal se llama espejo.
] --Será alguna ráfaga de aire que ha abatido la llama al pasar, exclamó Carrillo volviendo á ponerse en guardia, y previniendo con una voz á Lope, que parecía preocupado.
=llamar=, to call, call upon, ring (_a door-bell_); =se llama=, his (_or_ her) name is; =¿cómo se llama?= what is his name?; =llamar la atención (á)=, to attract the attention (of).
54 Por tanto, Jesús ya no andaba manifiestamente entre los Judíos; mas fuése de allí á la tierra que está junto al desierto, á una ciudad que se llama Ephraim: y estábase allí con sus discípulos.
--El árbol de la goma o hule, como se le llama en la América española, crece, juntamente con otras especies vegetales, en las selvas tropicales que cubren las llanuras fértiles, los valles bajos y laderas de las regiones cálidas.
--Algunos teatros dan funciones por secciones o por tandas, como se las llaman en Chile, Perú y Méjico, y una de tales secciones, que tiene lugar en la tarde, se llama sección _vermut_, por ser esa la hora a que generalmente se toma un aperitivo.
--La caña prospera en todos los países de este continente, aun cuando algunos de ellos, como el Paraguay y otros, la cultivan principalmente para extraer de ella el alcohol, que se llama también aguardiente de caña, ron, _chinguirito_ o simplemente caña.
--Un manjar hecho con maíz tierno rallado, pimientos, tomates, grasa y azúcar que se cuece en agua o en el baño maría,[15] calentándolo al rescoldo.[16] Este plato, más o menos modificado, se consume en toda la América española y se llama _humita_ en Chile y el Río de la Plata y _chigüil_ en otras partes.
9 Y como el maestresala gustó el agua hecha vino, que no sabía de dónde era (mas lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua), el maestresala llama al esposo, 10 Y dícele: Todo hombre pone primero el buen vino, y cuando están satisfechos, entonces lo que es peor; mas tú has guardado el buen vino hasta ahora.
10 Y no sólo esto; mas también Rebeca concibiendo de uno, de Isaac nuestro padre, 11 (Porque no siendo aún nacidos, ni habiendo hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme á la elección, no por las obras sino por el que llama, permaneciese;) 12 Le fué dicho que el mayor serviría al menor.
45-47 of his _Poems_, published by John Lane, London, 1901.] IX[1] Besa el aura que gime blandamente Las leves ondas que jugando riza; El sol besa á la nube en occidente Y de púrpura y oro la matiza; La llama en derredor del tronco ardiente Por besar á otra llama se desliza, Y hasta el sáuce, inclinándose á su peso, Al río, que le besa, vuelve un beso.
16 Por tanto [es] por la fe, para que [sea] por gracia; para que la promesa sea firme á toda simiente, no solamente al que es de la ley, mas también al que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros, 17 (Como está escrito: Que por padre de muchas gentes te he puesto) delante de Dios, al cual creyó; el cual da vida á los muertos, y llama las cosas que no son, como las que son.
=Tratar=, in the sense of _to try_, takes =de= before the following infinitive.] =LA CHIMENEA= Es muy hermosa, Es agradable, Es confortable La chimenea, Cuando en las noches De cruda helada Su llama amada Chisporrotea; Sintiendo entonces Que en nuestra frente Su lumbre ardiente Vida nos da, Que por sus llamas, Con luz dorada, Iluminada La sala está.
--Cada uno de esos países tiene su legislación propia, y ésta admite diferencias aún dentro de una misma nación; pero puede decirse que en general los niños ingresan a la escuela primaria a los seis años de edad.[1] En los países que han incorporado a sus instituciones de enseñanza los jardines de infantes, o sea escuelas maternales o _kindergartens_ como también se los llama, el niño empieza su educación a una edad más temprana.[2] --Hablaba Ud.
--Recordando un poco del latín--que en mi niñez supe, he conseguido, á duras penas, descifrar la inscripción de la tumba, contestó el interpelado; y á lo que he podido colegir, pertenece á un título de Castilla,[1] famoso guerrero que hizo la campaña con el Gran Capitán.[2] Su nombre lo he olvidado; mas su esposa, que es la que véis, se llama doña Elvira de Castañeda, y por mi fe que si la copia se parece al original, debió ser la mujer más notable de su siglo.
--En acosar y perseguir á los infelices pastores que se arriesgan por esa parte de monte, ya haciendo ruido entre las matas, como si fuese un lobo, ya dando quejidos lastimeros como de criatura, ó acurrucándose en las quiebras de las rocas que están en el fondo del precipicio, desde donde llama con su mano amarilla y seca á los que van por el borde, les clava la mirada de sus ojos de buho, y cuando el vértigo comienza á desvanecer su cabeza, da un gran salto, se les agarra á los pies y pugna hasta despeñarlos en la sima....
llamamos
Llegamos otro y yo a la puerta, llamamos, y sale el portero.--¿Qué quieren Vds.?
Este es el que previene todas las cosas, que es sér por sí mismo necesario, y a éste llamamos Dios...» En la _Revelación Magnética_, a vuelta de divagaciones filosóficas, Mr.
* * * Footnotes to Un Alma: [Q] _Entregados_ llamamos en Costa Rica á los niños del pueblo que por cualquier motivo confían las autoridades á familias respetables, para que los eduquen, mantengan y vistan basta su mayor edad, á trueque de los servicios que prestan en la casa.
* * * * * En los meses de lluvia, que llamamos impropiamente _de invierno_, crecen los arroyuelos, los torrentes crecen, y el Funza, rey de los ríos de la Sabana, sale de madre[2] como el Erídano, y no sólo inunda sus riberas, sino que forma por el lado del poniente un lago de muchas leguas de extensión ....
llamáis
13 Vosotros me llamáis, Maestro, y, Señor: y decís bien; porque lo soy.
llaman
se llaman ..., las de ...
Mis hermanas se llaman Ana y María.
Los meses se llaman: enero, etcétera.
Le llaman también bolsa en algunos países.
Los que me llaman son los que me necesitan.
En Chile estos regocijos se llaman _chalilones_.
VARIANT: =De las que se denominan= (or =llaman=).
Los brazos y las piernas se llaman las extremidades.
Los hijos y las hijas de una familia se llaman hermanos.
Mis tres hermanos se llaman Federico, Antonio y Felipe.
Los privilegiados se llaman Goethe, Byron, Lamartine, Poe.
Hay otras dos estaciones que se llaman el verano y el otoño.
VARIANTS: =Y= (=que=) =se llaman así=; =y= (=que=) =así se designan=.
Se llaman _jíbaros_ y los llevan los labradores de Cuba y Puerto Rico.
Estos hombres se llaman vigías, y tienen que ser empleados sumamente fieles....
llaman _pop-corn_ podrían ser el emblema de las multitudes alegres y bulliciosas.
esa cruz pertenece á un espíritu maligno, y por eso la llaman _La cruz del diablo_.
Los siete días se llaman: Domingo, lunes, martes, miércoles, jueves, viernes y sábado.
las ondas nos llaman con sus voces incomprensibles, el viento empieza entre los álamos sus himnos de amor; ven ...
ahí que llaman á la puerta, y que oyen una voz como la de un becerro, que dice: ¡Abrid, que soy el _Carlanco_!
Con leche de coco y melaza, la harina tostada del maíz constituye un dulce exquisito que llaman _tequiche_ y _chancaca_.
Las tierras no muy altas se llaman tierras calientes; las tierras más altas se conocen con el nombre de tierras templadas.
Ese muchacho que pasa con el cesto de pescado es _Chispas_, á su patrón le llaman _El Cano_, y así estamos bautizados todos.
se llaman ....= IV.--PASEOS POR EL MAPA _Uses of =se= and =lo= (continued), =por=, =si=, =más de=, and =más que=_ --¿Está Ud.
Los bancos del estado se llaman bancos nacionales o federales, y a veces tienen sucursales en las ciudades y pueblos más importantes del país.
Pero agrega: «La materia imparticulada, o sea Dios en estado de reposo, es en lo que entra en nuestra comprensión, lo que los hombres llaman espíritu».
Entonces vaga entre ellos ese pájaro que llaman _crepuscular_, porque sale a cazar insectos a la hora en que el lucero de la tarde[3] centellea entre las ramas de la selva.
Y a propósito de nombres extraños, hay que mencionar la _achuca_ y el _chamote_, como se llaman dos plantas que en América Central y Perú respectivamente sirven para coagular el látex.
En un pueblo que llaman Adoracuernos, que es como debían llamar á Madrid, había corrida de toros, y uno de los toros era de muerte,{101-1} que debía darle un mozo del mismo pueblo muy aficionado al toreo.
Si las plantaciones de caña se llaman cañaverales y las de café cafetales, en cambio las de vid se denominan viñedos.[46] La extracción del mosto, su fermentación y conversión en vino, se lleva a cabo en las bodegas.
Á mí me llaman Felipe; pero si algún día me busca usted, pregunte por _Castelar_, pues así me conocen, porque me gusta hablar con las personas, y en la taberna soy el único que puede leer el periódico á los compañeros.
Una la _Purísima Concepción_, otra _Rosa del Mar_, aquélla _Los Dos Amigos_; pero llega la gente con su manía de sacar motes, y se llaman _La Pava_, _El Lorito_, _La Medio Rollo_, y gracias que no las distingan con nombres menos decentes.
Cuán ansioso el nuevo día deseaba, en la lectura procurando en vano hallar tregua a la honda desventura de la muerte de Leonora, la radiante, la sin par virgen pura a quien Leonora las querubes llaman hora ya sin nombre...
A veces los agricultores de un distrito, no pudiendo tener cada uno su propia[8] trilladora, se asocian entre sí,[9] formando sociedades agrícolas cooperativas para comprar una máquina en común.[10] --¿Se conoce en esas comarcas lo que aquí se llaman _options_?
Tocante al[3] gobierno de la enseñanza primaria, la tendencia de la legislación es asegurar a su respecto la autonomía de los estados, provincias o departamentos, que son los nombres de las divisiones políticas correspondientes a las que, en Estados Unidos, se llaman estados.
La carne de los pollos es tierna y de buen gusto,[11] la de los adultos no vale nada.[12] Los naturales del Río de la Plata separan el cuello entero y parte del ñandú, los despluman y limpian, suavizan el cuero, y abriéndolo por la extremidad inferior, hacen talegos, que llaman _chuspas_.
El escritorio o biblioteca suele tener una o más mesas de trabajo, ya de la forma clásica, ya del estilo que llaman americano, ya, finalmente,[125] del que lleva con el nombre de escritorio de ministro, fácil de reconocer por los dos cuerpos laterales que contienen[126] gavetas o pequeños armarios.
Los nativos de las ciudades ridiculizan a la gente de los campos, llamándolas paisanos, fuereños, orilleros, etc., mientras éstos llaman a aquéllos puebleros y pueblanos, designaciones no exentas de burla, sobre todo cuando el forastero, por su inexperiencia, se atrae los dictados de maturrango y de chambón.
PART TWO I.--LA NATURALEZA EN LA AMÉRICA LATINA 1.--EL ÑANDÚ: AVESTRUZ AMERICANO El avestruz de América, que los Indios guaraníes llaman _ñandú y churí_, habita las provincias de Tucumán y Salta, el Paraguay, las llanuras de Montevideo, las pampas de Buenos Aires, y se dice que hay de estas aves hasta en[1] el estrecho de Magallanes.
Los chiquillos, tendidos sobre el vientre, jugaban á la _carteta_ á la sombra de las embarcaciones; y los viejos, fumando sus pipas de barro traídas de Argel, hablaban de la pesca ó de las magníficas expediciones que se hacían en otros tiempos á Gibraltar y á la costa de África, antes que al demonio se le ocurriera{51-2} inventar eso que llaman la Tabacalera.
Por lo general se ven verjas en los jardines, en las ventanas pequeñas o las que ofrecen un acceso peligroso desde la calle, las cuales[56] por eso se mantienen abiertas sólo _de_ día.[57] El herrero hace, como se lo dije[58] ya, los balcones de hierro, el armazón de las claraboyas, las escaleras, sobre todo las que se llaman de caracol, que son generalmente de hierro y se conocen con ese nombre[59] por estar[60] construidas sobre un eje.
Que en nuestra vida americana sobran asuntos de positivo interés, lo han demostrado de antiguo, no sólo esas novelas o poemas románticos, hoy célebres, que se llaman «María» y «Amalia,» y que se deben a la pluma de dos poetas hondos y sinceros: Jorge Isaacs y José Mármol; lo demuestra también, por otro concepto, ese modelo de sátira político-social que se llama Blas Gil,[1] que sin desdeñar el sabor clásico del estilo, nos dejó como reflejo de la vida colombiana el literato-presidente José Manuel Marroquín.[2] En nuestros días, es muy variado y extenso el panorama de la novela en América, donde si bien es verdad que algunos escritores como Enrique Rodríguez Larreta, el discutido autor de «La gloria de don Ramiro»,[3] eligen o prefieren temas exóticos, la mayoría de los que al género novelesco se dedican ha sabido encontrar en el marco de las costumbres nacionales asuntos múltiples que esperaban ser explotados.
Dijo el cuervo: «¡Nunca más!» «Eh, profeta--dije--o duende, mas profeta al fin, ya seas ave o diablo--ya te envíe la tormenta, ya te veas por los ábregos barrido a esta playa, desolado pero intrépido a este hogar por los males devastado, dime, dime, te lo imploro: ¿Llegaré jamás a hallar algún bálsamo o consuelo para el mal que triste lloro?» Dijo el cuervo: «¡Nunca más!» «Oh, profeta--dije--o diablo--Por ese ancho combo velo de zafir que nos cobija, por el mismo Dios del Cielo a quien ambos adoramos, dile a esta alma adolorida, presa infausta del pesar, si jamás en otra vida la doncella arrobadora a mi seno he de estrechar, la alma virgen a quien llaman los arcángeles Leonora!» Dijo el cuervo: «¡Nunca más!» «Esa voz, oh, cuervo, sea la señal de la partida, grité alzándome:--¡Retorna, vuelve a tu hórrida guarida, la plutónica ribera de la noche y de la bruma!...
El se muere _por plantarle una fresca al lucero del alba_,{135-1} como suele decir, y cuando tiene un resentimiento, _se le espeta á uno cara á cara_:{135-2} como tiene trocados todos los frenos, dice de los cumplimientos que ya sabe lo que quiere decir _cumplo y miento_;{135-3} llama á la urbanidad hipocresía, y á la decencia monadas; á toda cosa buena le aplica un mal apodo; el lenguaje de la finura es para él poco más que griego; cree que toda la crianza está reducida á decir _Dios guarde á ustedes_ al entrar en una sala, y añadir _con permiso de usted_ cada vez que se mueve, á preguntar á cada uno por toda su familia, y á despedirse de todo el mundo; cosas todas que así se guardará él de olvidarlas, como de tener pacto con franceses.{136-1} En conclusión, hombre de estos que no saben levantarse para despedirse sino en corporación con alguno ó algunos otros; que han de dejar humildemente debajo de una mesa su sombrero, que llaman _su cabeza_; y que cuando se hallan en sociedad, por desgracia, sin un socorrido bastón, darían cualquier cosa por no tener manos ni brazos, porqué en realidad no saben dónde ponerlos, ni qué cosa se puede hacer con los brazos en una sociedad.
¿Cómo se llaman?
¿Cómo la llaman hoy?
¿Cómo se llaman estas partes?
¿Cómo se llaman los meses del año?
¿Cómo se llaman los días de la semana?
¿Cómo se llaman las tierras más altas?
¿Cómo se llaman los habitantes de Chile?
¿Cómo se llaman sus hermanos y hermanas?
¿Cómo se llaman las tierras no muy altas?
¿Cómo se llaman los brazos y las piernas?
¿Cómo se llaman los habitantes de Méjico?
¿Cómo se llaman los habitantes del Brasil?
¿Cómo se llaman los habitantes de Venezuela?
¿Cómo se llaman los hombres que los cuidan?
¿Cómo se llaman los habitantes de Costa Rica?
¿Cómo se llaman los hijos y las hijas de una familia?
[46] =Si las plantaciones de caña se llaman cañaverales ...
--Solamente las cubiertas, que son dos y que se llaman capas.
¿Dónde se fabrican los sombreros que se llaman sombreros de Panamá?
¿Cómo se distinguen las varias ciudades del mundo que se llaman Santiago?
--Así se llaman en el Brasil, en jerga comercial,[8] las masas de caucho que proceden de los látex sucios.
=llamar,= to knock, call; =--se,= to be called; =¿cómo se llama usted?= what is your name?; =á mí me llaman,= my name is.
--Correspondería a las tiendas de comestibles que en la América española se llaman almacenes, abacerías, lonjas, y en algunas partes, bodegas.
--Volviendo a las frutas de mesa, sabrás que el melocotón, que llaman comunmente durazno, se produce bien en el centro del Brasil, en el sur del Paraguay, en el Uruguay, la Argentina y Chile.
--Las fincas rurales de labranza o de ganados se llaman estancias, haciendas, sitios, fundos, ranchos o chacras, variando la designación según el país y de acuerdo con la naturaleza de la propiedad.
--Algunos teatros dan funciones por secciones o por tandas, como se las llaman en Chile, Perú y Méjico, y una de tales secciones, que tiene lugar en la tarde, se llama sección _vermut_, por ser esa la hora a que generalmente se toma un aperitivo.
--Sí, pues cada república hispano-americana le ha dado un nombre distinto: le llaman _sombrero de pelo_ en la Argentina, _colero_ en Chile, _cubeta_ en Méjico, _buche_ en el Ecuador, y en otras partes _chistera_, _galera_, _sorbete_, _bolero_, y qué sé yo cuántos[4] nombres más.
--Soy tu esposo, soy el que dió la salud á la hija de Jairo, que padecía el mal que tú padeciste; soy el que dijo: «Cualquiera que dejase casa, ó hermanos, ó hermanas, ó padre, ó madre, ó mujer, ó hijos, ó tierras por mi nombre, recibirá ciento por uno, y poseerá la vida eterna.» En la orilla del lago azul que hoy llaman de _San Vicente_, y está en tierra de Briviesca, hay una pobre ermita, donde vivió solitaria la hija del rey moro de Toledo, que hoy llaman _Santa Casilda_.
llamaré
de mí; no me moveré; no los llamaré.
Éste no se movía y sus ojos parecían decir: --Yo no me moveré; y no los llamaré.
of_ =llamar= =llamar= to call, knock; =llamarse= to be called; =me llamo= my name is =llamaré= _1 sing.
15 Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: mas os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os he hecho notorias.
llamarás
Con las horas los días, con los días Los años volarán, Y á aquella puerta llamarás al cabo...
llamará
3 Así que, viviendo el marido, se llamará adúltera si fuere de otro varón; mas si su marido muriere, es libre de la ley; de tal manera que no será adúltera si fuere de otro marido.
llamarán
RIMAS: LIII Volverán las obscuras golondrinas En tu balcón sus nidos á colgar, Y, otra vez, con el ala á sus cristales Jugando llamarán; Pero aquéllas que el vuelo refrenaban Tu hermosura y mi dicha á contemplar, Aquéllas que aprendieron nuestros nombres...
29, note 3.] [Footnote 3: Con = 'along with.'] LIII[1] Volverán las obscuras golondrinas En tu balcón sus nidos á colgar, Y, otra vez, con el ala á sus cristales Jugando llamarán.
llamaba
Y el siervo se llamaba Malco.
Ella se llamaba María Antunez.
Ella se llamaba María Antúnez.
No bien[9] habíamos andado algunos pasos, cuando oí que alguien le llamaba: «¡Don José!
Dijeron al rey que había en la ciudad un hombre muy valiente que se llamaba Don Juan Bolondrón Matasiete.
Capítulo 3 1 Y HABÍA un hombre de los Fariseos que se llamaba Nicodemo, príncipe de los Judíos.
El marido, que se llamaba Juan, era muy tonto, tanto que sus vecinos le habían puesto por apodo "El Tonto".
y la mujer misteriosa le llamaba al borde del abismo, donde estaba suspendida, y parecía ofrecerle un beso ...
No diré los nombres de marido y mujer, pero diré que el sitio en que vivían se llamaba Matsuyama, en la provincia de Echigo.
En uno de los faros de la costa de Valencia vivían un vigía y su hija única, niña de unos ocho años, que se llamaba Mariquita.
El muchacho, que se llamaba[128] Abdul Kadir, emprendió su viaje[129] y anduvo días y días con dirección a 20 la Arabia.
Durante el _coloniaje_ se llamaba chapetones y cachupines a los españoles en América, y de aquí que[24] «chapetonada» signifique bisoñería, falta de experiencia en los usos del país.
of_ =luchar= =luchar= to struggle =luego= then, therefore =lugar= _m._ place, village =lugareño= _m._ villager =lujoso= luxurious =luz= _f._ light =Ll= =llamaba= _1 and 3 sing.
No sé por qué mis ojos se fijaron desde luego en la imagen, digo mal, en la imagen no; se fijaron en un objeto que hasta entonces no había visto, un objeto que, sin poder explicármelo, llamaba sobre sí toda mi atención.
No sé por qué mis ojos se fijaron desde luego en la imagen, digo mal, en la imagen no; se fijaron en un objeto que hasta entonces no había visto, un objeto que, sin poder explicármelo, llamaba sobre sí toda mi atención.
Pablo González tenía un mastín de lomo rojo, ojos claros, y potentes colmillos; se llamaba Tony, y era inseparable compañero de su amo en todas las excursiones que con su jaca rabona y la escopeta colgada de la grupa hacía desde su pueblo á los montes y dehesas para comprar ganados.
En efecto, cuando los primeros fieles, después de atropellarse por la escalera, llegaron á la tribuna, vieron--al pobre organista caído de boca sobre las teclas de su viejo instrumento, que aún vibraba sordamente, mientras su hija, arrodillada á sus pies, le llamaba en vano entre suspiros y sollozos.
Á todo esto, yo no sabía cómo se llamaba, y á fin de averiguarlo escribí la pregunta en otra hoja de la cartera: _¿Cómo se llama V.?_ La chica contestó en la misma letra inglesa y crecida, con el papel rayado: _Me llamo Teresa no crea ustez por Dios que juego con muñecas._{17-1} Diez ó doce días se transcurrieron de esta suerte.
El esquilón llamaba á voz herida á los fieles desde la torre, y alguna que otra rara persona atravesaba el atrio silencioso y desierto esta vez, y después de tomar el agua bendita en la puerta, escogiá un puesto en un rincón de las naves, donde unos cuantos vecinos del barrio esperaban tranquilamente que comenzara la Misa del Gallo.
La resultante de todos estos cambios de pronunciación débese a la influencia que tuvieron en el idioma de la Península las diferentes razas que de tiempo en tiempo invadieron a España y cuyas lenguas modificaron más o menos la que se hablaba en la península ibérica, como se le llamaba a España 5 antiguamente.
Mientras esto decía el montero, Constanza, que así se llamaba la hermosa hija de don Dionís, se había aproximado al grupo de los cazadores, y como demostrase su curiosidad por conocer la extraordinaria historia de Esteban, uno de éstos se adelantó hasta el sitio en donde el zagal daba de beber á su ganado, y le condujo á presencia de su señor, que para disipar la turbación y el visible encogimiento del pobre mozo, se apresuro á saludarle por su nombre, acompañando el saludo con una bondadosa sonrisa.
Si de vuelta de correr la sardina salía alcanzada la mujer del Tuerto en la cuenta que éste le tomaba rigorosamente, en el balcón se oía la primera guantada de las que administraba el desdichado marido á su costilla; desde el balcón llamaba á su padre, á su madre y á Tremontorio; desde el balcón les contaba lo sucedido, y renegaba furibundo de su mujer; desde el balcón imploraba el auxilio de Dios..., y de balcón á balcón se enredaba un diálogo animadísimo que entretenía, por espacio de media hora, á las gentes de la calle.
Pero entre esta juventud brillante y deslumbradora, que los ancianos miraban desfilar con una sonrisa de gozo, sentados en los altos sitiales de alerce que rodeaban el estrado real llamaba la atención por su belleza incomparable, una mujer aclamada reina de la hermosura en todos los torneos y las cortes de amor de la época, cuyos colores habían adoptado por emblema los caballeros más valientes; cuyos encantos eran asunto de las coplas de los trovadores más versados en la ciencia del gay saber; á la que se volvían con asombro todas las miradas; por la que suspiraban en secreto todos los corazones, alrededor de la cual se veían agruparse con afán, como vasallos humildes en torno de su señora, los más ilustres vástagos de la nobleza toledana, reunida en el sarao de aquella noche.
¿Cómo se llamaba su hija?
¿Por qué se le llamaba «gacetilla»?
¿Cómo se llamaba la fonda del competidor?
6 Fué un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan.
5 Vino, pues, á una ciudad de Samaria que se llamaba Sichâr, junto á la heredad que Jacob dió á José su hijo.
¿Cómo había de{63-2} olvidar la madre aquella lengüecita de trapo, que llamaba al sombrero _tumeyo_ y al garbanzo _babancho_?
18 Entonces, por tanto, más procuraban los Judíos matarle, porque no sólo quebrantaba el sábado, sino que también á su Padre llamaba Dios, haciéndose igual á Dios.
--Así no más.[18] Precisamente te llamaba para pedirte ciertos datos con el objeto de transmitirlos adonde tú sabes[19] en la esperanza de constituir la compañía telefónica de que te hablé hace algunos meses.
22.--TERTULIAS --Pues diré: dichosa época y dichosos días aquéllos en que se llamaba _tertulia_ al último corredor de los teatros, y _tertulianos_ a los que allí iban a disputar y acalorarse sobre el mayor o menor mérito de Tertuliano[1]!
llamaba
Y el siervo se llamaba Malco.
Ella se llamaba María Antunez.
Ella se llamaba María Antúnez.
No bien[9] habíamos andado algunos pasos, cuando oí que alguien le llamaba: «¡Don José!
Dijeron al rey que había en la ciudad un hombre muy valiente que se llamaba Don Juan Bolondrón Matasiete.
Capítulo 3 1 Y HABÍA un hombre de los Fariseos que se llamaba Nicodemo, príncipe de los Judíos.
El marido, que se llamaba Juan, era muy tonto, tanto que sus vecinos le habían puesto por apodo "El Tonto".
y la mujer misteriosa le llamaba al borde del abismo, donde estaba suspendida, y parecía ofrecerle un beso ...
No diré los nombres de marido y mujer, pero diré que el sitio en que vivían se llamaba Matsuyama, en la provincia de Echigo.
En uno de los faros de la costa de Valencia vivían un vigía y su hija única, niña de unos ocho años, que se llamaba Mariquita.
El muchacho, que se llamaba[128] Abdul Kadir, emprendió su viaje[129] y anduvo días y días con dirección a 20 la Arabia.
Durante el _coloniaje_ se llamaba chapetones y cachupines a los españoles en América, y de aquí que[24] «chapetonada» signifique bisoñería, falta de experiencia en los usos del país.
of_ =luchar= =luchar= to struggle =luego= then, therefore =lugar= _m._ place, village =lugareño= _m._ villager =lujoso= luxurious =luz= _f._ light =Ll= =llamaba= _1 and 3 sing.
No sé por qué mis ojos se fijaron desde luego en la imagen, digo mal, en la imagen no; se fijaron en un objeto que hasta entonces no había visto, un objeto que, sin poder explicármelo, llamaba sobre sí toda mi atención.
No sé por qué mis ojos se fijaron desde luego en la imagen, digo mal, en la imagen no; se fijaron en un objeto que hasta entonces no había visto, un objeto que, sin poder explicármelo, llamaba sobre sí toda mi atención.
Pablo González tenía un mastín de lomo rojo, ojos claros, y potentes colmillos; se llamaba Tony, y era inseparable compañero de su amo en todas las excursiones que con su jaca rabona y la escopeta colgada de la grupa hacía desde su pueblo á los montes y dehesas para comprar ganados.
En efecto, cuando los primeros fieles, después de atropellarse por la escalera, llegaron á la tribuna, vieron--al pobre organista caído de boca sobre las teclas de su viejo instrumento, que aún vibraba sordamente, mientras su hija, arrodillada á sus pies, le llamaba en vano entre suspiros y sollozos.
Á todo esto, yo no sabía cómo se llamaba, y á fin de averiguarlo escribí la pregunta en otra hoja de la cartera: _¿Cómo se llama V.?_ La chica contestó en la misma letra inglesa y crecida, con el papel rayado: _Me llamo Teresa no crea ustez por Dios que juego con muñecas._{17-1} Diez ó doce días se transcurrieron de esta suerte.
El esquilón llamaba á voz herida á los fieles desde la torre, y alguna que otra rara persona atravesaba el atrio silencioso y desierto esta vez, y después de tomar el agua bendita en la puerta, escogiá un puesto en un rincón de las naves, donde unos cuantos vecinos del barrio esperaban tranquilamente que comenzara la Misa del Gallo.
La resultante de todos estos cambios de pronunciación débese a la influencia que tuvieron en el idioma de la Península las diferentes razas que de tiempo en tiempo invadieron a España y cuyas lenguas modificaron más o menos la que se hablaba en la península ibérica, como se le llamaba a España 5 antiguamente.
Mientras esto decía el montero, Constanza, que así se llamaba la hermosa hija de don Dionís, se había aproximado al grupo de los cazadores, y como demostrase su curiosidad por conocer la extraordinaria historia de Esteban, uno de éstos se adelantó hasta el sitio en donde el zagal daba de beber á su ganado, y le condujo á presencia de su señor, que para disipar la turbación y el visible encogimiento del pobre mozo, se apresuro á saludarle por su nombre, acompañando el saludo con una bondadosa sonrisa.
Si de vuelta de correr la sardina salía alcanzada la mujer del Tuerto en la cuenta que éste le tomaba rigorosamente, en el balcón se oía la primera guantada de las que administraba el desdichado marido á su costilla; desde el balcón llamaba á su padre, á su madre y á Tremontorio; desde el balcón les contaba lo sucedido, y renegaba furibundo de su mujer; desde el balcón imploraba el auxilio de Dios..., y de balcón á balcón se enredaba un diálogo animadísimo que entretenía, por espacio de media hora, á las gentes de la calle.
Pero entre esta juventud brillante y deslumbradora, que los ancianos miraban desfilar con una sonrisa de gozo, sentados en los altos sitiales de alerce que rodeaban el estrado real llamaba la atención por su belleza incomparable, una mujer aclamada reina de la hermosura en todos los torneos y las cortes de amor de la época, cuyos colores habían adoptado por emblema los caballeros más valientes; cuyos encantos eran asunto de las coplas de los trovadores más versados en la ciencia del gay saber; á la que se volvían con asombro todas las miradas; por la que suspiraban en secreto todos los corazones, alrededor de la cual se veían agruparse con afán, como vasallos humildes en torno de su señora, los más ilustres vástagos de la nobleza toledana, reunida en el sarao de aquella noche.
¿Cómo se llamaba su hija?
¿Por qué se le llamaba «gacetilla»?
¿Cómo se llamaba la fonda del competidor?
6 Fué un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan.
5 Vino, pues, á una ciudad de Samaria que se llamaba Sichâr, junto á la heredad que Jacob dió á José su hijo.
¿Cómo había de{63-2} olvidar la madre aquella lengüecita de trapo, que llamaba al sombrero _tumeyo_ y al garbanzo _babancho_?
18 Entonces, por tanto, más procuraban los Judíos matarle, porque no sólo quebrantaba el sábado, sino que también á su Padre llamaba Dios, haciéndose igual á Dios.
--Así no más.[18] Precisamente te llamaba para pedirte ciertos datos con el objeto de transmitirlos adonde tú sabes[19] en la esperanza de constituir la compañía telefónica de que te hablé hace algunos meses.
22.--TERTULIAS --Pues diré: dichosa época y dichosos días aquéllos en que se llamaba _tertulia_ al último corredor de los teatros, y _tertulianos_ a los que allí iban a disputar y acalorarse sobre el mayor o menor mérito de Tertuliano[1]!
llamábamos
Pues la ley en su rigor los afectos no concilia, haz que los hombres se hermanen, porque al luchar no profanen el amor de la familia.» UN ALMA POR DON RICARDO FERNÁNDEZ GUARDIA{182-1} (Costa Rica) La llamábamos «Tía Juana».
llamaban
Y Neira veia a lo léjos las luces que le buscaban, como ánimas errantes que lo llamaban a sí.
Sus negocios le llamaban fuera de la casa; pero muy á menudo entraba en ella para ver cómo iba la enfermita.
Los indios que vivían en esta isla antes de que fué descubierta y conquistada, la llamaban _Boriquen o Borinquen_, nombre que todavía suelen aplicarle, al alabar sus bellezas, los poetas y trovadores.
Había en Animalejos un sujeto, llamado por mal nombre el tío Traga-santos,{95-1} y digo que era llamado así por mal nombre, porque se lo llamaban por la única razón de que buscaba en Dios y en sus elegidos el consuelo de sus tribulaciones y las ajenas.
Durante toda ella estuve oyendo por acá y por allá, tan pronto lejos como cerca, el bramido de los ciervos que se llamaban unos á otros, y de vez en cuando sentía moverse el ramaje á mis espaldas; pero por más que me hice todo ojos, la verdad es que no pude distinguir á ninguno.
exclamamos después de mirar una última vez al fondo obscuro del despeñadero; y santiguándonos santamente y pidiendo á Dios nos ayudase en todas las ocasiones, como en aquélla, contra el diablo y los suyos, emprendimos con bastante despacio la vuelta al pueblo, en cuya desvencijada torre las campanas llamaban á la oración á los vecinos devotos.
Durante este corto diálogo, nuestros camaradas, que habían picado sus cabalgaduras, se nos reunieron al pie de la cruz; yo les expliqué en breves palabras lo que acababa de suceder; monté nuevamente en mi rocín, y las campanas de la parroquia llamaban lentamente á la oración, cuando nos apeamos en lo más escondido y lóbrego de los paradores de Bellver.
II Las llamas rojas y azules se enroscaban chisporroteando á lo largo del grueso tronco de encina que ardía en el ancho hogar; nuestras sombras, que se proyectaban temblando sobre los ennegrecidos muros, se empequeñecían ó tomaban formas gigantescas, según la hoguera despedía resplandores más ó menos brillantes; el vaso de saúco, ora vacío, ora lleno y no de agua, como cangilón de noria, habia dado tres veces la vuelta en derredor del círculo que formábamos junto al fuego, y todos esperaban con impaciencia la historia de _La cruz del diablo_, que á guisa de postres de la frugal cena que acabábamos de consumir, se nos había prometido, cuando nuestro guía tosió por dos veces, se echó al coleto un último trago de vino, limpióse con el revés de la mano la boca, y comenzó de este modo: --Hace mucho tiempo, mucho tiempo, yo no sé cuánto, pero los moros ocupaban aún la mayor parte de España, se llamaban condes[1] nuestros reyes, y las villas y aldeas pertenecían en feudo á ciertos señores, que á su vez prestaban homenaje á otros más poderosos, cuando acaeció lo que voy á referir á ustedes.[2] [Footnote 1: condes = 'counts,' 'earls.' The word conde comes from the Latin _comes, comitem_, 'companion,' and during the Roman empire in Spain was a title of honor granted to certain officers who had jurisdiction over war and peace.
¿Cómo se llamaban?
¿Por qué llamaban santo al persa?
¿Por qué le llamaban "El Tonto" sus vecinos?
_Apréndanse de memoria estos versos._ =EL PERSA VERÍDICO= =La verdad, aunque severa, es amiga verdadera= Había en Persia un hombre tan honrado y tan bueno que todos los que le conocían le llamaban santo.
--_Justo Arteaga Alemparte_ (CHILENO) =Calcaño, Julio= (1840) Miembro don Julio Calcaño de una familia verdaderamente ilustre de Venezuela, porque ha dado a su patria numerosos individuos que la han enaltecido con sus talentos, con sus virtudes, con los servicios valiosos que le prestaran, ha representado dignamente, en larga vida enaltecida por grandes merecimientos, el lucido papel a que le llamaban los precedentes de su casa, y a los timbres de sus predecesores añadió los que supo conquistar el propio valer....
llamé
Le llamé repetidas veces y no me contestó nada.
llamó
ind._ =llamó= _3 sing.
Así, llamó a la 30 puerta.
Se sentó a una mesa, llamó al mozo y dijo: --Tráigame Vd.
Dios llamó un día al inocente mártir, predestinado á una dicha eterna.
Entonces llamó a un pintor amigo, y le dijo: --¿Qué le parece a Vd.
Poco antes de morir, llamó a su mujer y le dijo: --Ya sabes que voy a morir.
Pero no habría{39-2} andado cincuenta pasos, cuando su bienhechor lo llamó de nuevo.
La mujer llamó al posadero y le refirió en pocas palabras lo que había pasado a su marido.
Fernando bajó los ojos, y ya iba á alejarse, cuando la anciana se levantó y le llamó por su nombre, obligándole á detenerse.
conocer al prodigioso niño, le llamó a su presencia, preguntándole si sabría copiar a la pluma[209] un modelo del natural.
El juez la llamó y le dijo: 5 --No llores, querida, y oye bien lo que voy a decirte.
Cuentan que un muchacho holandés, llamado Pedro, jugaba una tarde en el pequeño jardín de la casa que habitaba, cuando su madre le llamó.
Me llamó la atención desde luego la gravedad que las dos mostraban y el poco ó ningún efecto que les causaba la alegría de los demás muchachos.
La llamó, pues, y le dijo: --Querida hija mía, ya ves que estoy muy enferma y que pronto voy a morir y a dejaros solos a ti y a tu amado padre.
Cándido, y aunque le disgustó aquella torpe fuga, llamó con los nudillos á la puerta diciendo en tono dulce y reposado: --Alabado y bendito sea{130-1}...
La ciencia de los médicos de Toledo no acertaba á devolver la salud á la princesa, y entonces Almenón llamó á su corte á los más afamados de Sevilla y Córdoba.
Entonces la cabrita soltó su carguita de leña, y como las cabras son tan ligeras, se puso más pronto que la luz en el convento de las avispas, y llamó--¿Quién es?
Casilda llamó desde el fondo de su corazón á la madre inmortal de los nazarenos, y respondió entonces á su padre: --Padre y señor, llevo rosas que he cogido en estos rosales.
Iba éste hacia su casa cojo y dolorido, y al verlo pasar un herrero, le dió lástima.[34] Lo llamó, le lavó la herida, puso en ella unas gotas de bálsamo y la vendó cuidadosamente.
La campana de la parroquia llamó á concejo, y los vecinos más respetables se juntaron en capitulo, y todos aguardaban ansiosos la hora en que el reo había de comparecer ante sus improvisados jueces.
El rey llamó a su presencia a Don Juan Bolondrón Matasiete y le preguntó: 65 --¿Hombre, eres zapatero y te has atrevido a casarte con mi hija?
Ciudad Bolívar es una población importante que antiguamente se llamó Angostura, donde se fabricó el famoso Amargo 5 de Angostura, industria que ha sido trasladada a la Isla de Trinidad.
Una Serpiente astuta, Que le estaba escuchando, Le llamó con un silbo, Y le dijo: Seó guapo, No hay que echar tantas plantas; Pues ni anda como el Gamo, Ni vuela como el Sacre, Ni nada como el Barbo.
La llamó, sin que él mismo supiese para qué, y como la moza entrase{49-1} al corral, de repente el indiano, al contemplarla tan linda é indefensa--pues la mujer que lleva una herrada no puede oponerse á demasías--la tomó una mano y la besó, como haría algún galán del teatro antiguo.
A 5 este fin llamó el juez a uno de sus más diestros ayudantes, y prometióle una buena recompensa en caso que lograse quitar el caballo, con toda la honradez y limpieza posibles, ofreciéndole además el librarle de la sanción de la ley, dado caso de que[344] fuese sorprendido.
Al cabo de un rato, y como para entrar en conversación, llamó el guarda á Mariquita; pero ésta, en lugar de acudir, se refugió al lado de su hermana, y se abrazó á sus faldas, en cuyos pliegues desapareció su diminuta persona, sin que de ella se percibiese más que su carita,{87-2} que miraba con ceño y desconfianza al que la había llamado.
Mientras las señoras visitaban la casa y recibían á los numerosos amigos que acudieron al saber su llegada, Fernando, que se había obstinado en no subir al piso superior, me llamó, me hizo sentar á su lado, y empezó la prometida historia en estos términos: --Hace once años, cuando sólo tenía yo veinte, y había acabado la carrera de abogado en Madrid, mi padre me envió una temporada á este pueblo para que hiciese una visita á su única hermana, que es esa señora á quien acabas de ver.
Animados con esta esperanza, llegaron, en fin, al pie de la gótica torre[1] del templo; mas al llegar á aquel punto, un ruido particular llamó su atención, y deteniéndose en uno de los ángulos, ocultos entre las sombras de los altos machones que flanquean los muros, vieron, no sin grande asombro, abrirse el balcón del palacio de su dama, aparecer en él un hombre que se deslizó hasta el suelo con la ayuda de una cuerda, y, por último, una forma blanca, doña Inés sin duda, que inclinándose sobre el calado antepecho, cambió algunas tiernas frases de despedida con su misterioso galán.
[34.25] =gravedad= is the subject of =llamó=.
--Ciertamente, señor,--contestó el posadero, y llamó al barbero que vivía no lejos de la fonda.
28 Y esto dicho, fuése, y llamó en secreto á María su hermana, diciendo: El Maestro está aquí y te llama.
33 Así que, Pilato volvió á entrar en el pretorio, y llamó á Jesús, y díjole: ¿Eres tú el Rey de los Judíos?
17 Y la gente que estaba con él, daba testimonio de cuando llamó á Lázaro del sepulcro, y le resucitó de los muertos.
5 Mientras los bandidos despojaban a los demás viajeros, el jefe de la partida, que montaba un hermoso caballo,[132] llamó al pequeño persa y se puso a[133] bromear con él.
* * * Hallándose un marido en peligro de muerte, llamó a su mujer y le dijo: --Moriré contento, si me das palabra de no casarte con ese 135 oficial que te hace la corte.
121, Note 1.] Exasperados, y no encontrando otra vía de salvación, por último, se pusieron de acuerdo entre sí, se encomendaron á la Divina Providencia y tomaron las armas; pero el señor reunió á sus secuaces, llamó en su ayuda al diablo, se encaramó á su roca y se preparó á la lucha.
29 Porque á los que antes conoció, también predestinó para que fuesen hechos conformes á la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos; 30 Y á los que predestinó, á éstos también llamó; y á los que llamó, á éstos también justificó; y á los que justificó, á éstos también glorificó.
12.--EN DILIGENCIA A las tres de la mañana llamó a la puerta de mi cuarto el mozo del hotel con fuertes golpes y gritando con apremio[1]: --¡Ya es hora![2] Echéme a cuestas[3] el vestido a toda prisa, entre grandes bostezos y dándome al diablo[4] porque el administrador de las diligencias hiciese salir tan temprano el vehículo; y pocos momentos después abrí la puerta de mi habitación, y me dirigí al comedor a tomar algún refrigerio.
215 Soy de agua, tierra y aire: Cuando de andar me canso, Si se me antoja, vuelo, Si se me antoja, nado:" Una serpiente astuta, 220 Que le estaba escuchando, Le llamó con un silbo, Y le dijo: "Seor guapo, No hay que echar tantas plantas; Pues ni anda como el gamo, 225 Ni vuela como el sacre, Ni nada como el barbo.
llamamos
Llegamos otro y yo a la puerta, llamamos, y sale el portero.--¿Qué quieren Vds.?
Este es el que previene todas las cosas, que es sér por sí mismo necesario, y a éste llamamos Dios...» En la _Revelación Magnética_, a vuelta de divagaciones filosóficas, Mr.
* * * Footnotes to Un Alma: [Q] _Entregados_ llamamos en Costa Rica á los niños del pueblo que por cualquier motivo confían las autoridades á familias respetables, para que los eduquen, mantengan y vistan basta su mayor edad, á trueque de los servicios que prestan en la casa.
* * * * * En los meses de lluvia, que llamamos impropiamente _de invierno_, crecen los arroyuelos, los torrentes crecen, y el Funza, rey de los ríos de la Sabana, sale de madre[2] como el Erídano, y no sólo inunda sus riberas, sino que forma por el lado del poniente un lago de muchas leguas de extensión ....
llamaron
Después de haber bebido algunas botellas de vino, llamaron a la huéspeda para pagarle.
Muy escaso y retirado en el Paraguay, entre sus variedades, figura el que llamaron los guaraníes, _araguirá_, es decir, _pájaro del día_ o _de la luz_, con alusión a lo brillante y subido de su rojo penacho.
18 Mas los Judíos no creían de él, que había sido ciego, y hubiese recibido la vista, hasta que llamaron á los padres del que había recibido la vista; 19 Y preguntáronles, diciendo: ¿Es éste vuestro hijo, el que vosotros decís que nació ciego?
llamarían
Gibson, su «mirada cansada, tediosa y hastiada.» Ya en su edad viril, recuérdale el bibliófilo Gowans: «Poe tenía un exterior notablemente agradable y que predisponía en su favor: lo que las damas llamarían claramente bello.» Una persona que le oye recitar en Boston, dice: «Era la mejor realización de un poeta, en su fisonomía, aire y manera.» Un precioso retrato es hecho de mano femenina: «Una talla algo menos que de altura mediana, quizá, pero tan perfectamente proporcionada y coronada por una cabeza tan noble, llevada tan regiamente, que, a mi juicio de muchacha, causaba la impresión de una estatura dominante.
he llamado
15 Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: mas os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os he hecho notorias.
ha llamado
Yo sí me he levantado ahora, pensando que su merced me necesitaba, cuando ha llamado.
ahí, hombre?--Señor,--contestó humildemente éste,--estaba esperando...--¿Porqué no ha llamado Vd., santo varón?--Ya ve Vd., como uno es un pobre zapatero...--¡Qué habla Vd.
Si al resonar confuso á tus espaldas Vago rumor, Crees que por tu nombre te ha llamado Lejana voz, Sabe que, entre las sombras que te cercan, Te llamo yo.
22 ¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar la ira y hacer notoria su potencia, soportó con mucha mansedumbre los vasos de ira preparados para muerte, 23 Y para hacer notorias las riquezas de su gloria, [mostrólas] para con los vasos de misericordia que él ha preparado para gloria; 24 Los cuales también ha llamado, [es á saber], á nosotros, no sólo de los Judíos, mas también de los Gentiles?
han llamado
me han llamado yo creía que me iban a pagar.
De todos los retratos que han llegado a mis manos, los que más me han llamado la atención son el de Chiffart, publicado en la edición ilustrada de Quantin, de los _Cuentos extraordinarios_, y el grabado por R.
había llamado
Al cabo de un rato, y como para entrar en conversación, llamó el guarda á Mariquita; pero ésta, en lugar de acudir, se refugió al lado de su hermana, y se abrazó á sus faldas, en cuyos pliegues desapareció su diminuta persona, sin que de ella se percibiese más que su carita,{87-2} que miraba con ceño y desconfianza al que la había llamado.
había llamado
Al cabo de un rato, y como para entrar en conversación, llamó el guarda á Mariquita; pero ésta, en lugar de acudir, se refugió al lado de su hermana, y se abrazó á sus faldas, en cuyos pliegues desapareció su diminuta persona, sin que de ella se percibiese más que su carita,{87-2} que miraba con ceño y desconfianza al que la había llamado.
habían llamado
Al amanecer, el Manzanares bramaba de coraje por no tener á mano á los que le habían llamado aprendiz de río y otras picardías por el estilo, y Alvar se plantó de pechos á la ventana para ver la riada, y para ver si el Manzanares hacía alguna cosa que mereciera contarse, pues el pobre Alvar rabiaba por desquitarse del _fiasco_ que había hecho metiéndose á almanaquista.
llames
Retírate; pero que me llames, que me avises antes de que salga el sol.
que la pasaran...?= 'did you expect them to pass it...?' =102.=--[102.1] =que me llames= and =que me avises= are somewhat more emphatic than _llámame_ and _avísame_.
llamara
Respondió Jesús, y díjole: Antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera te vi.
llamara
Respondió Jesús, y díjole: Antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera te vi.
llama
Ll llama, _f._, flame.
El dedo más grueso se llama pulgar.
por allí lo que aquí se llama _grocery_?
Tú como ellas eres llama del infinito amor.
Es todo lo que se llama una verdadera aventura.
Se levanta, revuelve su sombrero, llama a Vd., y Vd.
plur._, lights, "bright lights." Ll =llama=, _f._, flame.
dice se llama el _libro talonario_--observó gravemente el Regidor.
al carnicero que se llama David y compre al fiado carne para mañana.
La caña aplastada y exprimida se llama gabazo, y se usa como combustible.
Como su merced acaba de acostarse hace poco, y me llama á media noche, creí...
Nuestro padre se llama Antonio Herrera y nuestra madre se llama Juana Herrera.
LL =llama,= flame; =echando --s por los ojos,= his eyes flashing with anger.
En Cuba, la operación de escogido y separación de hojas para capa y tripa se llama liga.
Nació con la adorable llama de la poesía, y ella le alimentaba al propio tiempo que era su martirio.
A ésta se van agregando y cosiendo todas las subsiguientes, formando así lo que se llama[28] un expediente.
Se le llama también mascabado y no es otra cosa que[16] azúcar no sometido a la filtración por el carbón animal.
A un amigo de valor personal[21] reputado, si es viejo le llama «viejito quiebra»,[22] y si es joven «indio crudo».
Hay amplios hipódromos municipales, o mantenidos por _clubs_ hípicos o _jockey clubs_, como asimismo se les llama.
Antes de cocer se la envuelve por lo general en _chala_ seca, como se llama la espata que rodea la mazorca del maíz.
En Chile y Argentina se llama _cazuela_ y en Méjico _galería_ a una localidad especialmente destinada a las señoras.
Estos derechos, _ad valorem_, como se los llama, varían entre el dos y el ochenta por ciento del valor de los artículos.
VARIANTS: =¿Qué es...?= =¿A qué se llama...?= [159] =la abertura superior de la cual.= VARIANT: =Cuya abertura superior=.
A tales comercios no acude el consumidor sino el mercader al por menor o vendedor al detalle o al menudeo, según se le llama.
repitió su interlocutor como admirándose de la buena fortuna del recién venido; eso es lo que se llama llegar y besar el santo.
Esta última línea que se llama de Antofagasta y Bolivia, nos permite visitar las minas de estaño de Oruro y la celebrada ciudad de Potosí.
Así a un hombre entendido en el baile o en la guitarra, o muy sobresaliente en el juego, el canto o las carreras de caballo, le llama «taura».
Es la campanilla del fundo que toca el «Angelus», y que el viento hace aparecer a ratos como un jemido y a ratos como una voz de mujer que llama.
que las he criado?--Mire V.: ésta se llama _cachigordeta_; ésta, _coloradilla_; ésta, _Manuela_..., porque se parecía mucho á mi hija la menor....
Al dar el primer paso, sentí lo que se llama vulgarmente un _cale_, esto es, me metieron con un fuerte golpe el sombrero de copa hasta las narices.
Tú, sombra aérea que, cuantas veces Voy á tocarte, te desvaneces Como la llama, como el sonido, Como la niebla, como el gemido Del lago azul.
Vankirk--que, como casi todos los personajes de Poe, es Poe mismo--afirma la existencia de un Dios material, al cual llama materia suprema e imparticulada.
Todos gozamos Al contemplarla, En dulce charla Que nos recrea, Cuando en las noches De cruda helada, La llama amada Chisporrotea.
Nuestro poeta, por su organización vigorosa y cultivada, pudo resistir esa terrible dolencia que un médico escritor llama con gran propiedad «la enfermedad del ensueño».
Del hombre que sale poco de su casa, dice: «como peludo en la cueva»;[27] al individuo de ciudad le llama «maturrango»; al extranjero «gringo»; y en algunos casos «nación».
Y los ángeles, todos pálidos y macilentos se levantan y cubriéndose afirman que ese drama es una tragedia que se llama «El Hombre» de la cual el héroe es el Gusano Vencedor....!
Ese pudor no era, quizá, sino pudor virginal--pudo muy bien pasar por tal,--aunque su esplendor haya hecho nacer una llama más impetuosa todavía en el seno de aquel que, ¡pobre de él!
Su nombre lo he olvidado; mas su esposa, que es la que veis, se llama doña Elvira de Castañeda,{158-1} y por mi fe que si la copia se parece al original, debió ser la mujer más notable de su siglo.
VARIANT: =Antes de mucho.= 5.--EL PORVENIR DE AMÉRICA Abierta por la emancipación la clausura de tres siglos,[1] la América proclama la fraternidad y llama a su seno a todas las naciones.
Y ahora me será más querida tu luz, porque lo que me traes de más magnificente a través del cielo nocturno, es la alegría de mi corazón, y yo prefiero tu discreto y lejano resplandor a esa llama cercana pero más fría!
LOS HUEVOS Más allá de las islas Filipinas Hay una que ni sé cómo se llama, Ni me importa saberlo, donde es fama Que jamás hubo casta de gallinas, Hasta que allá un viajero Llevó por accidente un gallinero.
Este guarapo o zumo contiene substancias que producirían su fermentación si quedaran en él,[2] y por esta razón se las elimina por medio de una operación que se llama defecación, y tiene lugar en[3] calderas grandes de cobre.
una mujer blanca, hermosa y fría, como esa mujer de piedra que parece incitarme con su fantástica hermosura, que parece que oscila al compás de la llama, y me provoca entreabriendo sus labios y ofreciéndome un tesoro de amor...
una mujer blanca, hermosa y fría, como esa mujer de piedra que parece incitarme con su fantástica hermosura, que parece que oscila al compás de la llama, y me provoca entreabriendo sus labios y ofréciendome un tesoro de amor....
Se llama de nombre tío Miguel; pero responde á todo el mundo por el mote de _Tremontorio_, corruptela de _promontorio_, mote que le dieron en su juventud por su gigantea corpulencia y por su vigor para tirar del remo contra corrientes y celliscas.
Sobre el suelo de Manhattan parece que va a verse surgir de pronto un colosal Tío Samuel, que llama a los pueblos todos a un inaudito remate, y que el martillo del rematador cae sobre cúpulas y techumbres produciendo un ensordecedor trueno metálico.
No es raro que la propiedad se extienda desde una calle hasta la que limita la manzana por el lado opuesto, y en este caso la parte posterior está ocupada por el huerto o fondo, como familiarmente se le llama, y donde suele haber añosos árboles frutales.
El palco _avant-scène_ es la localidad más cara, siguiéndole luego el palco bajo, el palco alto, las butacas o tertulias de orquesta, las plateas, las tertulias altas y el paraíso, el cual puede ser numerado o consistir en lo que se llama gradas, dispuestas en anfiteatros.
repitió su interlocutor como admirándose de la buena fortuna del recién venido; eso es lo que se llama llegar y besar el santo.{151-1} --Será tal vez algún antiguo amor de la corte que le sigue á Toledo para hacerle más soportable el ostracismo, añadió otro de los del grupo.
En otra sala, que se llama oficina o despacho, están los altos escritorios,[48] ante los cuales empleados diligentes trabajan en los libros de comercio.[49] Estos establecimientos hacen gran parte de sus transacciones a crédito,[50] siendo por esto muy común en ellos el uso de los documentos[51] y papeles de comercio.
Cuando alguno o algunos individuos que no son de campo[29] se presentan a participar del asado que hay en el fogón, el gaucho que sabe bien que van a estropear la carne, dice: «¡ya cayeron los _chimangos_!» A su enemigo lo llama «sotreta»; al caballo de su enemigo «matungo»; a las armas de un enemigo «armas solas»[30].
Á todo esto, yo no sabía cómo se llamaba, y á fin de averiguarlo escribí la pregunta en otra hoja de la cartera: _¿Cómo se llama V.?_ La chica contestó en la misma letra inglesa y crecida, con el papel rayado: _Me llamo Teresa no crea ustez por Dios que juego con muñecas._{17-1} Diez ó doce días se transcurrieron de esta suerte.
Por hacerme partícipe de sus costumbres estas pobres gentes,{174-1} hasta me despierta á mí al mismo tiempo que á ellas el penetrante é intraducible grito de _¡apuyááá!_{175-1} con que les llama, á las tres de la mañana en verano y á las cinco en invierno, para ir á la mar, otro marinero que tiene por esta obligación algunos gajes.
En indescriptible pánico el cataclismo volcánico con raudo impulso titánico avanza, la campanada alarido es de terror; sigue el bronce, sigue el bronce con su clamoroso estruendo diciendo cuál crece el peligro horrendo, cuál se inflama la llama, y la Luna como forma de sangriento tabernáculo, alumbra el rojo espectáculo en su fantástico horror.
el que se llama en el comercio[9] café de Santos, caracterizado por su película rojiza; el de Méjico que se parece al moka, pero que tiene granos más grandes y su color menos claro[10]; el café _yungas_ de Bolivia, de semillas grandes; el de Martinica; el de Cayena, de semillas alargadas e irregulares; los de Puerto Rico y de la Habana, de color verde azulado.
Una tormenta espantosa estaba á punto de estallar; empero todos los convidados á porfía probamos á aplacar aquellas disputas, hijas del deseo de dar á entender la mayor delicadeza, para lo cual no fué poca parte la manía de Braulio y la expresión concluyente que dirigió de nuevo á la concurrencia acerca de la inutilidad de los cumplimientos, que así llama él al estar bien servido y al saber comer.
No se da con el Tuerto por advertido del suceso que acaba de ocurrir y del que se ha enterado perfectísimamente, pues no le gusta meterse en lo que no le importa; pero el irascible marido, que necesita dar salida al veneno que aun le queda en el cuerpo, llama á su vecino, y de balcón á balcón entablan este diálogo á grandes voces: --Tío Tremontorio, yo no puedo con esta bribona, y voy á hacer un día una barbaridá.....
Así para expresar que un hombre es valiente, dice él: «es como las armas»[8]; que un hombre es vivo: que «es como la luz»[9]; para hablar de una mujer linda, «es como las estrellas»; para indicar un caballo rápido, «es como águila»; para elogiar a un individuo firme que no cede a los embates de la mala fortuna, «es como cuadro».[10] Cuando habla de su caballo le llama «mancarrón»; a su mujer «la china»[11]; a sus amigos «aparceros»; a los muchachos del campo, «charabones».
Ya habrá conocido el lector, siendo tan perspicaz como yo le imagino, que mi amigo Braulio está muy lejos de pertenecer á lo que se llama gran mundo y sociedad de buen tono; pero no es tampoco un hombre de la clase inferior, puesto que es un empleado de los de segundo orden, que reune entre su sueldo y su hacienda cuarenta mil reales de renta;{134-7} que tiene una cintita atada al ojal y una crucecita á la sombra de la solapa; que es persona, en fin, cuya clase, familia y comodidades de ninguna manera se oponen á que tuviese una educación más escogida y modales más suaves é insinuantes.
Si le entusiasma alguna aventura heroica que le cuentan, demuestra su admiración por el héroe con esta exclamación: «¡Ah criollo!» Si él narra algún lance en que un ginete bien montado[12] evitó un sablazo o una lanzada, ladeando el caballo, dice que «soslayó el pingo».[13] No dice «tome usted», sino «velay»; al mate le llama «el verde»,[14] a los tragos de caña o de ginebra «gorgoritos,» al telégrafo eléctrico «el chismoso»,[15] al ferrocarril en señal de admiración, «el bárbaro».[16] Pero donde agota todo el repertorio de sus dichos, es en la enumeración de las cualidades de un caballo que estima, y así dice: «es aseadito para andar»,[17] «es el peón de la casa»,[18] «es mi crédito», «es seguidor en el camino», «es liberal por donde lo busquen»,[19] «a donde quiera endereza»,[20] etc.
Que en nuestra vida americana sobran asuntos de positivo interés, lo han demostrado de antiguo, no sólo esas novelas o poemas románticos, hoy célebres, que se llaman «María» y «Amalia,» y que se deben a la pluma de dos poetas hondos y sinceros: Jorge Isaacs y José Mármol; lo demuestra también, por otro concepto, ese modelo de sátira político-social que se llama Blas Gil,[1] que sin desdeñar el sabor clásico del estilo, nos dejó como reflejo de la vida colombiana el literato-presidente José Manuel Marroquín.[2] En nuestros días, es muy variado y extenso el panorama de la novela en América, donde si bien es verdad que algunos escritores como Enrique Rodríguez Larreta, el discutido autor de «La gloria de don Ramiro»,[3] eligen o prefieren temas exóticos, la mayoría de los que al género novelesco se dedican ha sabido encontrar en el marco de las costumbres nacionales asuntos múltiples que esperaban ser explotados.
Those in italics appear between underscores (_)] FRASES DE USO COMÚN EN LA CLASE =Saludos y despedidas= =Buenos días, profesor, profesora.= _Good morning, teacher._ =Buenas tardes.= _Good afternoon._ =Buenas noches.= _Good evening, good night._ =¿Cómo está usted?= } =¿Cómo lo pasa usted?= } _How are you?_ =¿Cómo se encuentra usted?= } =¿Qué tal?= } =¡Hasta luego!= } _See you later!_ =¡Hasta más tarde!= } =¡Hasta la vista!= _Till we meet again!_ =¡Adiós!= _Good-bye!_ =Asistencia y puntualidad= =Voy a pasar lista a la clase.= _I am going to call the roll._ =Juan Brown.= =Presente.= _John Brown._ _Here._ =¿Quién está ausente?= _Who is absent?_ =¿Quién sabe la causa de la ausencia de la señorita Smith?= _Who knows why Miss Smith is absent?_ =¿Por qué llega usted tarde?= _Why are you late?_ =¿Cómo se llama usted?= _What is your name?_ =Me llamo Pedro Smith, para servirle a usted.= _My name is Peter Smith, at your service._ =Fórmulas de cortesía= =Haga usted el favor de= } (más el infinitivo).
El se muere _por plantarle una fresca al lucero del alba_,{135-1} como suele decir, y cuando tiene un resentimiento, _se le espeta á uno cara á cara_:{135-2} como tiene trocados todos los frenos, dice de los cumplimientos que ya sabe lo que quiere decir _cumplo y miento_;{135-3} llama á la urbanidad hipocresía, y á la decencia monadas; á toda cosa buena le aplica un mal apodo; el lenguaje de la finura es para él poco más que griego; cree que toda la crianza está reducida á decir _Dios guarde á ustedes_ al entrar en una sala, y añadir _con permiso de usted_ cada vez que se mueve, á preguntar á cada uno por toda su familia, y á despedirse de todo el mundo; cosas todas que así se guardará él de olvidarlas, como de tener pacto con franceses.{136-1} En conclusión, hombre de estos que no saben levantarse para despedirse sino en corporación con alguno ó algunos otros; que han de dejar humildemente debajo de una mesa su sombrero, que llaman _su cabeza_; y que cuando se hallan en sociedad, por desgracia, sin un socorrido bastón, darían cualquier cosa por no tener manos ni brazos, porqué en realidad no saben dónde ponerlos, ni qué cosa se puede hacer con los brazos en una sociedad.
¿Cómo se llama?
--¿Cómo se llama?
¿Dónde llama Vd.?
¿Cómo se llama Vd.?
--¿Cómo se llama V.?
¿Cómo se llama esta ave?
¿Cómo se llama la capital?
¿Cómo se llama el animalito?
¿Cómo se llama aquel libraco?
¿Qué ciudad se llama la corte?
¿Cómo se llama la isla de Cuba?
¿Cómo se llama su padre de Vd.?
¿Cómo se llama el dedo más grueso?
¿Cómo se llama la ciudad principal?
¿Cómo se llama el taller de un herrero?
¿Por qué se llama este país el Ecuador?
¿Cómo se llama un habitante del Ecuador?
[28] =lo que se llama,= _what is called_.
¿Cómo se llama el hombre que guía la locomotora?
¿Cómo se llama la capital de los Estados Unidos?
--¿Cómo se llama Vd.?--le preguntó el secretario.
16 Jesús le dice: Ve, llama á tu marido, y ven acá.
--Se llama Teresa y tiene diez y siete años--murmuró.
¡De cuántos modos nos llama Dios á adorarle con sus obras!
--¿Cómo se llama?--preguntó Fernando, cuyo rostro estaba lívido.
=llama=, _f._, flame; llama, the beast of burden much used in S.
¡Esto es lo que se llama armar el espantajo y espantarse de él!
--¿No se llama 'secretarios' a los ministros como en los Estados Unidos?
¿Viene también de su país, señor Souza, esa madera tan útil que se llama quebracho?
--A ti--dijo a su mujer--te he traido un objeto de extraño mérito; se llama espejo.
«Odio, sobre todo, y detesto este animal que se llama Hombre», escribía Swift a Poe.
3 A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz: y á sus ovejas llama por nombre, y las saca.
28 Y esto dicho, fuése, y llamó en secreto á María su hermana, diciendo: El Maestro está aquí y te llama.
--Sin duda; el hijo de india y blanco se llama cholo o chino; el de negra y blanco, mulato y el de negro e india, zambo.
=llamar,= to knock, call; =--se,= to be called; =¿cómo se llama usted?= what is your name?; =á mí me llaman,= my name is.
--No por cierto[31]; y se les llama, casas de compra y venta o establecimientos para la venta de artículos de segunda mano.
--Y apuesto una oreja a que es ese madrileño.--Entonces veo que llama a unos músicos que había alrededor de Santa Cecilia, y ellos pasan a la portería.
11 Respondió él y dijo: El hombre que se llama Jesús, hizo lodo, y me untó los ojos, y me dijo: Ve al Siloé, y lávate: y fuí, y me lavé, y recibí la vista.
--Ahora me explico[14] el contraste entre la aridez de la parte occidental del Perú y la fertilidad de las faldas orientales, o sea lo que allí se llama la Montaña.
[Illustration] --Tonta, es tu propia cara la que ves,--le replicó el marido, muy satisfecho de saber algo que su mujer no sabía.--Ese redondel de metal se llama espejo.
] --Será alguna ráfaga de aire que ha abatido la llama al pasar, exclamó Carrillo volviendo á ponerse en guardia, y previniendo con una voz á Lope, que parecía preocupado.
=llamar=, to call, call upon, ring (_a door-bell_); =se llama=, his (_or_ her) name is; =¿cómo se llama?= what is his name?; =llamar la atención (á)=, to attract the attention (of).
54 Por tanto, Jesús ya no andaba manifiestamente entre los Judíos; mas fuése de allí á la tierra que está junto al desierto, á una ciudad que se llama Ephraim: y estábase allí con sus discípulos.
--El árbol de la goma o hule, como se le llama en la América española, crece, juntamente con otras especies vegetales, en las selvas tropicales que cubren las llanuras fértiles, los valles bajos y laderas de las regiones cálidas.
--Algunos teatros dan funciones por secciones o por tandas, como se las llaman en Chile, Perú y Méjico, y una de tales secciones, que tiene lugar en la tarde, se llama sección _vermut_, por ser esa la hora a que generalmente se toma un aperitivo.
--La caña prospera en todos los países de este continente, aun cuando algunos de ellos, como el Paraguay y otros, la cultivan principalmente para extraer de ella el alcohol, que se llama también aguardiente de caña, ron, _chinguirito_ o simplemente caña.
--Un manjar hecho con maíz tierno rallado, pimientos, tomates, grasa y azúcar que se cuece en agua o en el baño maría,[15] calentándolo al rescoldo.[16] Este plato, más o menos modificado, se consume en toda la América española y se llama _humita_ en Chile y el Río de la Plata y _chigüil_ en otras partes.
9 Y como el maestresala gustó el agua hecha vino, que no sabía de dónde era (mas lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua), el maestresala llama al esposo, 10 Y dícele: Todo hombre pone primero el buen vino, y cuando están satisfechos, entonces lo que es peor; mas tú has guardado el buen vino hasta ahora.
10 Y no sólo esto; mas también Rebeca concibiendo de uno, de Isaac nuestro padre, 11 (Porque no siendo aún nacidos, ni habiendo hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme á la elección, no por las obras sino por el que llama, permaneciese;) 12 Le fué dicho que el mayor serviría al menor.
45-47 of his _Poems_, published by John Lane, London, 1901.] IX[1] Besa el aura que gime blandamente Las leves ondas que jugando riza; El sol besa á la nube en occidente Y de púrpura y oro la matiza; La llama en derredor del tronco ardiente Por besar á otra llama se desliza, Y hasta el sáuce, inclinándose á su peso, Al río, que le besa, vuelve un beso.
16 Por tanto [es] por la fe, para que [sea] por gracia; para que la promesa sea firme á toda simiente, no solamente al que es de la ley, mas también al que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros, 17 (Como está escrito: Que por padre de muchas gentes te he puesto) delante de Dios, al cual creyó; el cual da vida á los muertos, y llama las cosas que no son, como las que son.
=Tratar=, in the sense of _to try_, takes =de= before the following infinitive.] =LA CHIMENEA= Es muy hermosa, Es agradable, Es confortable La chimenea, Cuando en las noches De cruda helada Su llama amada Chisporrotea; Sintiendo entonces Que en nuestra frente Su lumbre ardiente Vida nos da, Que por sus llamas, Con luz dorada, Iluminada La sala está.
--Cada uno de esos países tiene su legislación propia, y ésta admite diferencias aún dentro de una misma nación; pero puede decirse que en general los niños ingresan a la escuela primaria a los seis años de edad.[1] En los países que han incorporado a sus instituciones de enseñanza los jardines de infantes, o sea escuelas maternales o _kindergartens_ como también se los llama, el niño empieza su educación a una edad más temprana.[2] --Hablaba Ud.
--Recordando un poco del latín--que en mi niñez supe, he conseguido, á duras penas, descifrar la inscripción de la tumba, contestó el interpelado; y á lo que he podido colegir, pertenece á un título de Castilla,[1] famoso guerrero que hizo la campaña con el Gran Capitán.[2] Su nombre lo he olvidado; mas su esposa, que es la que véis, se llama doña Elvira de Castañeda, y por mi fe que si la copia se parece al original, debió ser la mujer más notable de su siglo.
--En acosar y perseguir á los infelices pastores que se arriesgan por esa parte de monte, ya haciendo ruido entre las matas, como si fuese un lobo, ya dando quejidos lastimeros como de criatura, ó acurrucándose en las quiebras de las rocas que están en el fondo del precipicio, desde donde llama con su mano amarilla y seca á los que van por el borde, les clava la mirada de sus ojos de buho, y cuando el vértigo comienza á desvanecer su cabeza, da un gran salto, se les agarra á los pies y pugna hasta despeñarlos en la sima....
English to Spanish Translation

Learn Spanish today with 'Key Translations'
Get it now!

A lot of work has gone into creating an app that we would use ourselves. After a year of development and internal usage it's finally ready. It comes with a lot of amazing features. Check it out now!