bordar (bordando)

Presente

English
I embroider, am embroidering
yo
bordo
bordas
Ud./él/ella
borda
nosotros, -as
bordamos
vosotros, -as
bordáis
Uds./ellos/ellas
bordan

Futuro

English
I will embroider
yo
bordaré
bordarás
Ud./él/ella
bordará
nosotros, -as
bordaremos
vosotros, -as
bordaréis
Uds./ellos/ellas
bordarán

Imperfecto

English
I was embroidering, used to embroider, embroidered
yo
bordaba
bordabas
Ud./él/ella
bordaba
nosotros, -as
bordábamos
vosotros, -as
bordabais
Uds./ellos/ellas
bordaban

Pretérito

English
I embroidered
yo
bordé
bordaste
Ud./él/ella
bordó
nosotros, -as
bordamos
vosotros, -as
bordasteis
Uds./ellos/ellas
bordaron

Condicional

English
I would embroider
yo
bordaría
bordarías
Ud./él/ella
bordaría
nosotros, -as
bordaríamos
vosotros, -as
bordaríais
Uds./ellos/ellas
bordarían

Presente perfecto

English
I have embroidered
yo
he bordado
has bordado
Ud./él/ella
ha bordado
nosotros, -as
hemos bordado
vosotros, -as
habéis bordado
Uds./ellos/ellas
han bordado

Futuro perfecto

English
I will have embroidered
yo
habré bordado
habrás bordado
Ud./él/ella
habrá bordado
nosotros, -as
habremos bordado
vosotros, -as
habréis bordado
Uds./ellos/ellas
habrán bordado

Pluscuamperfecto

English
I had embroidered
yo
había bordado
habías bordado
Ud./él/ella
había bordado
nosotros, -as
habíamos bordado
vosotros, -as
habíais bordado
Uds./ellos/ellas
habían bordado

Pretérito anterior

English
I had embroidered
yo
hube bordado
hubiste bordado
Ud./él/ella
hubo bordado
nosotros, -as
hubimos bordado
vosotros, -as
hubisteis bordado
Uds./ellos/ellas
hubieron bordado

Condicional perfecto

English
I would have embroidered
yo
habría bordado
habrías bordado
Ud./él/ella
habría bordado
nosotros, -as
habríamos bordado
vosotros, -as
habríais bordado
Uds./ellos/ellas
habrían bordado

Presente

English
I embroider, am embroidering
yo
borde
bordes
Ud./él/ella
borde
nosotros, -as
bordemos
vosotros, -as
bordéis
Uds./ellos/ellas
borden

Imperfecto

English
I embroidered, was embroidering
yo
bordara
bordaras
Ud./él/ella
bordara
nosotros, -as
bordáramos
vosotros, -as
bordarais
Uds./ellos/ellas
bordaran

Futuro

English
I will embroider
yo
bordare
bordares
Ud./él/ella
bordare
nosotros, -as
bordáremos
vosotros, -as
bordareis
Uds./ellos/ellas
bordaren

Presente perfecto

English
I have embroidered, embroidered
yo
haya bordado
hayas bordado
Ud./él/ella
haya bordado
nosotros, -as
hayamos bordado
vosotros, -as
hayáis bordado
Uds./ellos/ellas
hayan bordado

Futuro perfecto

English
I will have embroidered
yo
hubiere bordado
hubieres bordado
Ud./él/ella
hubiere bordado
nosotros, -as
hubiéremos bordado
vosotros, -as
hubiereis bordado
Uds./ellos/ellas
hubieren bordado

Pluscuamperfecto

English
I had embroidered
yo
hubiera bordado
hubieras bordado
Ud./él/ella
hubiera bordado
nosotros, -as
hubiéramos bordado
vosotros, -as
hubierais bordado
Uds./ellos/ellas
hubieran bordado

Afirmativo

English
Embroider!
yo
borda
Ud./él/ella
borde
nosotros, -as
vosotros, -as
bordad
Uds./ellos/ellas
borden

Negativo

English
Don't embroider!
yo
no bordes
Ud./él/ella
no borde
nosotros, -as
vosotros, -as
no bordéis
Uds./ellos/ellas
no borden

bordo
En la última correría íbamos ocho hombres á bordo.
muchos criollos entre los capitanes y patrones de los buques, así como entre los oficiales de a bordo.
=bordo,= side of a ship; =á --,= on board.
=libre=, free, uncumbered, exempt; =---- de gastos a bordo=, free on board, f.o.b.
--En toda la América latina, el método seguido en sus ventas por los agentes de firmas europeas es el que sigue: El precio se entiende libre de gastos a bordo (f.o.b.) en el puerto de origen.
borde
borde, _m._, edge, border, brink, bank.
Al llegar ésta al borde del precipicio, se detuvo un instante sin saber qué partido tomar.
Yo estaba sentado al borde de un camino,[1] por donde siempre vuelven menos de los que van.
y la mujer misteriosa le llamaba al borde del abismo, donde estaba suspendida, y parecía ofrecerle un beso ...
Al borde del hoyo se asomaron con curiosidad el hombre, el perro, el zorro y el mono; el águila miró desde arriba.
Me desnudé maquinalmente y permanecí sentado al borde de la cama larguísimo rato,{7-2} absorto en mis pensamientos tenebrosos.
Su necesidad de análisis, la condición algebraica de su fantasía, hácele producir tristísimos efectos cuando nos arrastra al borde de lo desconocido.
Mira, la fuente brota escondida en el seno de una peña, y cae resbalándose gota á gota por entre las verdes y flotantes hojas de las plantas que crecen al borde de su cuna.
Mientras ella hablaba así, el joven, absorto en la contemplación de su fantástica hermosura, atraído como por una fuerza desconocida, se aproximaba más y más al borde de la roca.
Á las siete y media ya la marea llegaba al borde de la calzada; sólo las cimas de las más altas rocas se descubrían sobre el nivel del mar, y muy pronto todo desapareció debajo de las turbulentas aguas.
Cuando al despuntar la mañana me veías tomar la ballesta y dirigirme al monte, no fué nunca para perderme entre sus matorrales en pos de la caza, no; iba á sentarme al borde de la fuente, á buscar en sus ondas ...
CREED EN DIOS CÁNTIGA PROVENZAL Yo fuí el verdadero Teobaldo de Montagut, barón de Fortcastell.[1] Noble ó villano, señor ó pechero, tú, cualquiera que seas, que te detienes un instante al borde de mi sepultura, cree en Dios, como yo he creído, y ruégale por mí.
Porque la luna jamás resplandece sin traerme recuerdos de la bella Annabel Lee; y cuando las estrellas se levantan, creo ver brillar los ojos de la bella Annabel Lee; y así paso largas noches tendido al lado de mi querida,--mi querida, mi vida y mi compañera,--que está acostada en su sepulcro más allá de la mar, en su tumba, al borde de la mar quejumbrosa.
En tanto que éstas permanecían recostadas aún al borde del agua con los azules ojos adormidos, aspirando con voluptuosidad el perfume de las flores y estremeciéndose ligeramente al contacto de la fresca brisa, aquellas danzaban en vertiginosa ronda, entrelazando caprichosamente sus manos, dejando caer atrás la cabeza con delicioso abandono, é hiriendo el suelo con el pie en alternada cadencia.
The mountains of Montagut, which rise to a height of 3125 teet, are situated in the province of Tarragona, Spain.] II Pastores, que seguís con lento paso vuestras ovejas que pacen derramadas por las colinas y las llanuras; si al conducirlas al borde del transparente riachuelo que corre, forcejea y salta por entre los peíiascos del valle de Montagut en el rigor del verano, y en una siesta de fuego habéis encontrado la sombra y el reposo al pie de las derruídas arcadas del monasterio, cuyos musgosos pilares besan las ondas, oidme.
It is the ancient Mons _Caunus_, celebrated in history for the defeat of the Celtiberians in the time of the consul Tiberius Sempronius Gracchus (governor of Hither Spain from 181 to 178 B.C.).] Fija la mirada en aquel fantástico ejercito de nubes que parecían correr al asalto de la peña sobre cuyo pico íba á morir la bruja, yo estaba esperando por instantes cuando se abrían sus senos para abortar á la diabólica multitud de espíritus malignos, comenzando una lucha horrible al borde del derrumbadero, entre los que estaban allí para hacer justicia en la bruja y los demonios que, en pago de sus muchos servicios, vinieran á ayudarla en aquel amargo trance.
Por último, viendo perdida toda esperanza, pidió como última merced que la dejasen un instante implorar del cielo, antes de morir, el perdón de sus culpas, y de rodillas al borde de la cortadura como estaba, la vieja inclinó la cabeza, juntó las manos y comenzó á murmurar entre dientes qué sé yo qué imprecaciones ininteligibles: palabras que yo no podía oir por la distancia que me separaba de ella, pero que ni los mismos que estaban á su lado lograron entender; Unos aseguran que hablaba en latín, otros que en una lengua salvaje y desconocida, no faltando quien pudo comprender que en efecto rezaba, aunque diciendo las oraciones al revés, como es costumbre de estas malas mujeres.
Los botes ligeros, con sus vientres blancos y azules y el mástil graciosamente inclinado, formaban una fila avanzada al borde de la playa, donde se deshacían las olas y una delgada lámina de agua bruñía el suelo, cual si fuese de cristal; detrás, con la embetunada panza sobre la arena, estaban las negras barcas del _bou_, las parejas que aguardaban el invierno para lanzarse al mar, barriéndolo con su cola de redes; y en último término los laúdes en reparación, los abuelos, junto á los cuales agitábanse los calafates, embadurnándoles los flancos con caliente alquitrán, para que otra vez volviesen á emprender sus penosas y monótonas navegaciones por el Mediterráneo; unas veces á las Baleares con sal, otras á la costa de Argel con frutas de la huerta levantina, y muchas con melones y patatas para los soldados rojos de Gibraltar.
=borde,= _m._, edge.
=borde=, _m._, edge.
=borde=, _m._, strip.
--Las haciendas cafeteras más prósperas se han instalado en el borde oriental de la altiplanicie.
--Por lo tanto,[9] la falda opuesta de la meseta, es decir el borde que mira hacia el Pacífico, no recibiendo esos vientos, debe de ser más árida.
--Sí, la reconozco, y veo que en Méjico la meseta corre paralelamente a la dirección general del país, dejando un borde de cada lado, entre ella y los océanos.
_Lettre à Lamartine_.] XLIII[1] Dejé la luz á un lado, y en el borde De la revuelta cama me senté, Mudo, sombrío, la pupila inmóvil Clavada en la pared.
--¿Cómo así?[8] --Los vientos alisios, que vienen del nordeste, al pasar por el Golfo de Méjico, se cargan de humedad, la cual depositan en forma de lluvia en las faldas de las montañas que directamente se les oponen, es decir, el borde oriental de la meseta y la vertiente norte de la Sierra Madre del Sur.
--En acosar y perseguir á los infelices pastores que se arriesgan por esa parte de monte, ya haciendo ruido entre las matas, como si fuese un lobo, ya dando quejidos lastimeros como de criatura, ó acurrucándose en las quiebras de las rocas que están en el fondo del precipicio, desde donde llama con su mano amarilla y seca á los que van por el borde, les clava la mirada de sus ojos de buho, y cuando el vértigo comienza á desvanecer su cabeza, da un gran salto, se les agarra á los pies y pugna hasta despeñarlos en la sima....
bordes
II Valles sin lindes, mares sin riberas, cavernas, bosques densos y titánicos, montañas que a los cielos desafían y hunden la base en insondables lagos, en lagos insondables siempre mudos de misteriosos bordes escarpados, gélidos lagos, cuyas muertas aguas un Cielo copian tétrico y extraño.
III Niñas de las cercanas aldeas, lírios silvestres que crecéis felices al abrigo de vuestra humildad; si en la mañana del santo Patrono de estos lugares, al bajar al valle de Montagut á coger tréboles y margaritas con que embellecer su retablo, venciendo el temor que os inspira el sombrío monasterio que se alza en sus peñas, habéis penetrado en su claustro mudo y desierto para vagar entre sus abandonadas tumbas, á cuyos bordes crecen las margaritas más dobles y los jacintos mas azules, oidme.
--Y lás mariposas blancas y las libélulas azules, que giran por el aire en extraños circulos, se paraban un momento en nuestros dentellados bordes á contarse los secretes de ese misterioso amor que dura un instante y les consume la vida.[1] [Footnote 1: y les consume la vida.
borde
borde, _m._, edge, border, brink, bank.
Al llegar ésta al borde del precipicio, se detuvo un instante sin saber qué partido tomar.
Yo estaba sentado al borde de un camino,[1] por donde siempre vuelven menos de los que van.
y la mujer misteriosa le llamaba al borde del abismo, donde estaba suspendida, y parecía ofrecerle un beso ...
Al borde del hoyo se asomaron con curiosidad el hombre, el perro, el zorro y el mono; el águila miró desde arriba.
Me desnudé maquinalmente y permanecí sentado al borde de la cama larguísimo rato,{7-2} absorto en mis pensamientos tenebrosos.
Su necesidad de análisis, la condición algebraica de su fantasía, hácele producir tristísimos efectos cuando nos arrastra al borde de lo desconocido.
Mira, la fuente brota escondida en el seno de una peña, y cae resbalándose gota á gota por entre las verdes y flotantes hojas de las plantas que crecen al borde de su cuna.
Mientras ella hablaba así, el joven, absorto en la contemplación de su fantástica hermosura, atraído como por una fuerza desconocida, se aproximaba más y más al borde de la roca.
Á las siete y media ya la marea llegaba al borde de la calzada; sólo las cimas de las más altas rocas se descubrían sobre el nivel del mar, y muy pronto todo desapareció debajo de las turbulentas aguas.
Cuando al despuntar la mañana me veías tomar la ballesta y dirigirme al monte, no fué nunca para perderme entre sus matorrales en pos de la caza, no; iba á sentarme al borde de la fuente, á buscar en sus ondas ...
CREED EN DIOS CÁNTIGA PROVENZAL Yo fuí el verdadero Teobaldo de Montagut, barón de Fortcastell.[1] Noble ó villano, señor ó pechero, tú, cualquiera que seas, que te detienes un instante al borde de mi sepultura, cree en Dios, como yo he creído, y ruégale por mí.
Porque la luna jamás resplandece sin traerme recuerdos de la bella Annabel Lee; y cuando las estrellas se levantan, creo ver brillar los ojos de la bella Annabel Lee; y así paso largas noches tendido al lado de mi querida,--mi querida, mi vida y mi compañera,--que está acostada en su sepulcro más allá de la mar, en su tumba, al borde de la mar quejumbrosa.
En tanto que éstas permanecían recostadas aún al borde del agua con los azules ojos adormidos, aspirando con voluptuosidad el perfume de las flores y estremeciéndose ligeramente al contacto de la fresca brisa, aquellas danzaban en vertiginosa ronda, entrelazando caprichosamente sus manos, dejando caer atrás la cabeza con delicioso abandono, é hiriendo el suelo con el pie en alternada cadencia.
The mountains of Montagut, which rise to a height of 3125 teet, are situated in the province of Tarragona, Spain.] II Pastores, que seguís con lento paso vuestras ovejas que pacen derramadas por las colinas y las llanuras; si al conducirlas al borde del transparente riachuelo que corre, forcejea y salta por entre los peíiascos del valle de Montagut en el rigor del verano, y en una siesta de fuego habéis encontrado la sombra y el reposo al pie de las derruídas arcadas del monasterio, cuyos musgosos pilares besan las ondas, oidme.
It is the ancient Mons _Caunus_, celebrated in history for the defeat of the Celtiberians in the time of the consul Tiberius Sempronius Gracchus (governor of Hither Spain from 181 to 178 B.C.).] Fija la mirada en aquel fantástico ejercito de nubes que parecían correr al asalto de la peña sobre cuyo pico íba á morir la bruja, yo estaba esperando por instantes cuando se abrían sus senos para abortar á la diabólica multitud de espíritus malignos, comenzando una lucha horrible al borde del derrumbadero, entre los que estaban allí para hacer justicia en la bruja y los demonios que, en pago de sus muchos servicios, vinieran á ayudarla en aquel amargo trance.
Por último, viendo perdida toda esperanza, pidió como última merced que la dejasen un instante implorar del cielo, antes de morir, el perdón de sus culpas, y de rodillas al borde de la cortadura como estaba, la vieja inclinó la cabeza, juntó las manos y comenzó á murmurar entre dientes qué sé yo qué imprecaciones ininteligibles: palabras que yo no podía oir por la distancia que me separaba de ella, pero que ni los mismos que estaban á su lado lograron entender; Unos aseguran que hablaba en latín, otros que en una lengua salvaje y desconocida, no faltando quien pudo comprender que en efecto rezaba, aunque diciendo las oraciones al revés, como es costumbre de estas malas mujeres.
Los botes ligeros, con sus vientres blancos y azules y el mástil graciosamente inclinado, formaban una fila avanzada al borde de la playa, donde se deshacían las olas y una delgada lámina de agua bruñía el suelo, cual si fuese de cristal; detrás, con la embetunada panza sobre la arena, estaban las negras barcas del _bou_, las parejas que aguardaban el invierno para lanzarse al mar, barriéndolo con su cola de redes; y en último término los laúdes en reparación, los abuelos, junto á los cuales agitábanse los calafates, embadurnándoles los flancos con caliente alquitrán, para que otra vez volviesen á emprender sus penosas y monótonas navegaciones por el Mediterráneo; unas veces á las Baleares con sal, otras á la costa de Argel con frutas de la huerta levantina, y muchas con melones y patatas para los soldados rojos de Gibraltar.
=borde,= _m._, edge.
=borde=, _m._, edge.
=borde=, _m._, strip.
--Las haciendas cafeteras más prósperas se han instalado en el borde oriental de la altiplanicie.
--Por lo tanto,[9] la falda opuesta de la meseta, es decir el borde que mira hacia el Pacífico, no recibiendo esos vientos, debe de ser más árida.
--Sí, la reconozco, y veo que en Méjico la meseta corre paralelamente a la dirección general del país, dejando un borde de cada lado, entre ella y los océanos.
_Lettre à Lamartine_.] XLIII[1] Dejé la luz á un lado, y en el borde De la revuelta cama me senté, Mudo, sombrío, la pupila inmóvil Clavada en la pared.
--¿Cómo así?[8] --Los vientos alisios, que vienen del nordeste, al pasar por el Golfo de Méjico, se cargan de humedad, la cual depositan en forma de lluvia en las faldas de las montañas que directamente se les oponen, es decir, el borde oriental de la meseta y la vertiente norte de la Sierra Madre del Sur.
--En acosar y perseguir á los infelices pastores que se arriesgan por esa parte de monte, ya haciendo ruido entre las matas, como si fuese un lobo, ya dando quejidos lastimeros como de criatura, ó acurrucándose en las quiebras de las rocas que están en el fondo del precipicio, desde donde llama con su mano amarilla y seca á los que van por el borde, les clava la mirada de sus ojos de buho, y cuando el vértigo comienza á desvanecer su cabeza, da un gran salto, se les agarra á los pies y pugna hasta despeñarlos en la sima....
borde
borde, _m._, edge, border, brink, bank.
Al llegar ésta al borde del precipicio, se detuvo un instante sin saber qué partido tomar.
Yo estaba sentado al borde de un camino,[1] por donde siempre vuelven menos de los que van.
y la mujer misteriosa le llamaba al borde del abismo, donde estaba suspendida, y parecía ofrecerle un beso ...
Al borde del hoyo se asomaron con curiosidad el hombre, el perro, el zorro y el mono; el águila miró desde arriba.
Me desnudé maquinalmente y permanecí sentado al borde de la cama larguísimo rato,{7-2} absorto en mis pensamientos tenebrosos.
Su necesidad de análisis, la condición algebraica de su fantasía, hácele producir tristísimos efectos cuando nos arrastra al borde de lo desconocido.
Mira, la fuente brota escondida en el seno de una peña, y cae resbalándose gota á gota por entre las verdes y flotantes hojas de las plantas que crecen al borde de su cuna.
Mientras ella hablaba así, el joven, absorto en la contemplación de su fantástica hermosura, atraído como por una fuerza desconocida, se aproximaba más y más al borde de la roca.
Á las siete y media ya la marea llegaba al borde de la calzada; sólo las cimas de las más altas rocas se descubrían sobre el nivel del mar, y muy pronto todo desapareció debajo de las turbulentas aguas.
Cuando al despuntar la mañana me veías tomar la ballesta y dirigirme al monte, no fué nunca para perderme entre sus matorrales en pos de la caza, no; iba á sentarme al borde de la fuente, á buscar en sus ondas ...
CREED EN DIOS CÁNTIGA PROVENZAL Yo fuí el verdadero Teobaldo de Montagut, barón de Fortcastell.[1] Noble ó villano, señor ó pechero, tú, cualquiera que seas, que te detienes un instante al borde de mi sepultura, cree en Dios, como yo he creído, y ruégale por mí.
Porque la luna jamás resplandece sin traerme recuerdos de la bella Annabel Lee; y cuando las estrellas se levantan, creo ver brillar los ojos de la bella Annabel Lee; y así paso largas noches tendido al lado de mi querida,--mi querida, mi vida y mi compañera,--que está acostada en su sepulcro más allá de la mar, en su tumba, al borde de la mar quejumbrosa.
En tanto que éstas permanecían recostadas aún al borde del agua con los azules ojos adormidos, aspirando con voluptuosidad el perfume de las flores y estremeciéndose ligeramente al contacto de la fresca brisa, aquellas danzaban en vertiginosa ronda, entrelazando caprichosamente sus manos, dejando caer atrás la cabeza con delicioso abandono, é hiriendo el suelo con el pie en alternada cadencia.
The mountains of Montagut, which rise to a height of 3125 teet, are situated in the province of Tarragona, Spain.] II Pastores, que seguís con lento paso vuestras ovejas que pacen derramadas por las colinas y las llanuras; si al conducirlas al borde del transparente riachuelo que corre, forcejea y salta por entre los peíiascos del valle de Montagut en el rigor del verano, y en una siesta de fuego habéis encontrado la sombra y el reposo al pie de las derruídas arcadas del monasterio, cuyos musgosos pilares besan las ondas, oidme.
It is the ancient Mons _Caunus_, celebrated in history for the defeat of the Celtiberians in the time of the consul Tiberius Sempronius Gracchus (governor of Hither Spain from 181 to 178 B.C.).] Fija la mirada en aquel fantástico ejercito de nubes que parecían correr al asalto de la peña sobre cuyo pico íba á morir la bruja, yo estaba esperando por instantes cuando se abrían sus senos para abortar á la diabólica multitud de espíritus malignos, comenzando una lucha horrible al borde del derrumbadero, entre los que estaban allí para hacer justicia en la bruja y los demonios que, en pago de sus muchos servicios, vinieran á ayudarla en aquel amargo trance.
Por último, viendo perdida toda esperanza, pidió como última merced que la dejasen un instante implorar del cielo, antes de morir, el perdón de sus culpas, y de rodillas al borde de la cortadura como estaba, la vieja inclinó la cabeza, juntó las manos y comenzó á murmurar entre dientes qué sé yo qué imprecaciones ininteligibles: palabras que yo no podía oir por la distancia que me separaba de ella, pero que ni los mismos que estaban á su lado lograron entender; Unos aseguran que hablaba en latín, otros que en una lengua salvaje y desconocida, no faltando quien pudo comprender que en efecto rezaba, aunque diciendo las oraciones al revés, como es costumbre de estas malas mujeres.
Los botes ligeros, con sus vientres blancos y azules y el mástil graciosamente inclinado, formaban una fila avanzada al borde de la playa, donde se deshacían las olas y una delgada lámina de agua bruñía el suelo, cual si fuese de cristal; detrás, con la embetunada panza sobre la arena, estaban las negras barcas del _bou_, las parejas que aguardaban el invierno para lanzarse al mar, barriéndolo con su cola de redes; y en último término los laúdes en reparación, los abuelos, junto á los cuales agitábanse los calafates, embadurnándoles los flancos con caliente alquitrán, para que otra vez volviesen á emprender sus penosas y monótonas navegaciones por el Mediterráneo; unas veces á las Baleares con sal, otras á la costa de Argel con frutas de la huerta levantina, y muchas con melones y patatas para los soldados rojos de Gibraltar.
=borde,= _m._, edge.
=borde=, _m._, edge.
=borde=, _m._, strip.
--Las haciendas cafeteras más prósperas se han instalado en el borde oriental de la altiplanicie.
--Por lo tanto,[9] la falda opuesta de la meseta, es decir el borde que mira hacia el Pacífico, no recibiendo esos vientos, debe de ser más árida.
--Sí, la reconozco, y veo que en Méjico la meseta corre paralelamente a la dirección general del país, dejando un borde de cada lado, entre ella y los océanos.
_Lettre à Lamartine_.] XLIII[1] Dejé la luz á un lado, y en el borde De la revuelta cama me senté, Mudo, sombrío, la pupila inmóvil Clavada en la pared.
--¿Cómo así?[8] --Los vientos alisios, que vienen del nordeste, al pasar por el Golfo de Méjico, se cargan de humedad, la cual depositan en forma de lluvia en las faldas de las montañas que directamente se les oponen, es decir, el borde oriental de la meseta y la vertiente norte de la Sierra Madre del Sur.
--En acosar y perseguir á los infelices pastores que se arriesgan por esa parte de monte, ya haciendo ruido entre las matas, como si fuese un lobo, ya dando quejidos lastimeros como de criatura, ó acurrucándose en las quiebras de las rocas que están en el fondo del precipicio, desde donde llama con su mano amarilla y seca á los que van por el borde, les clava la mirada de sus ojos de buho, y cuando el vértigo comienza á desvanecer su cabeza, da un gran salto, se les agarra á los pies y pugna hasta despeñarlos en la sima....
English to Spanish Translation

Learn Spanish today with 'Key Translations'
Get it now!

A lot of work has gone into creating an app that we would use ourselves. After a year of development and internal usage it's finally ready. It comes with a lot of amazing features. Check it out now!